"Con las explicaciones dadas en mi despedida...ya no caben ni se me han solicitado más detalles" Raúl Berzosa: "Si así lo determina la iglesia, sería muy feliz como pastor al servicio de una diócesis, que es lo propio de un obispo"

Raúl Cecilio Berzosa
Raúl Cecilio Berzosa

"Sigo siendo el obispo emérito de Ciudad Rodrigo y, por lo tanto, seguiré sirviendo como obispo de la Iglesia en las tareas que se me encomienden"

"Tambien en 'algunos ambientes' se ha comentado que estaba enfermo, que había perdido la fe, o que no había gestionado bien la economía..."

"Comentarios muy dañinos al igual que los rumores de los que usted se hace eco. Todos estos comentarios difamatorios dañan la dignidad y el respeto de las personas"

"Este año de “gracia” ha sido como una segunda luna de miel ministerial. Lo resumo con el título de mi próximo libro: 'Déjate sorprender por tu Dios y por los hermanos. Es el arte de vivir como resucitados'"

En el pueblo de su familia, cerca de Aranda, monseñor Cecilio Raúl Berzosa recibió la noticia de que Roma le levanta el 'retiro' anual que le había impuesto y le destina a Roma durante un año. Se lo hizo saber el propio cardenal Ouellet, prefecto de Obispos. Monseñor Berzosa deplora los comentarios "difamatorios" que se han vertido sobre su persona, asegura que ya ha dado suficientes explicaciones a sus diocesanos de Ciudad Rodrigo y espera volver a ejercer pronto su ministerio episcopal "al servicio de una diócesis, que es lo propio de un obispo".

La nota oficial dice que va usted destinado a Roma durante el curso 2019-2020. ¿Cuál va a ser su puesto en Roma, a qué se va a dedicar?

Como afirma la nota publicada, estaré enteramente al servicio de lo que la Santa Sede determine en cada momento. Con sincera y total entrega en la medida de las capacidades, intelectuales y pastorales, que Dios me ha concedido.

¿En Roma, seguirá usted siendo obispo y actuará como tal?

Sigo siendo el obispo emérito de Ciudad Rodrigo y, por lo tanto, seguiré sirviendo como obispo de la Iglesia en las tareas que se me encomienden, y siempre en comunión con mis hermanos obispos.

Berzosa de rodillas
Berzosa de rodillas

¿La decisión sobre su marcha a Roma es del Papa y/o del cardenal Ouellet, prefecto del dicasterio de Obispos? ¿Contaron con su opinión al respecto?

La decisión, de forma inmerecida y generosa, me fue comentada y comunicada personalmente, en Roma, por la Congregación de obispos, unos días antes a su aprobación definitiva por el Papa Francisco.

¿Qué siente ante el giro que ha tomado su vida?

Un gran agradecimiento a la Providencia de Dios y al Santo Padre. Sigo estando muy feliz al servicio de la Iglesia.

Cono decía von Balthasar, “tu, como pequeña y humilde tesela, no eliges el lugar que te corresponde en el gran mosaico eclesial”

¿Qué mensaje quiere enviarle a sus otrora diocesanos de Ciudad Rodrigo?

El mismo que el día de mi despedida: agradecimiento sincero por todo lo recibido; mucha  confianza en el futuro; y deseos de que se fortalezcan cada vez mas la comunión y la fraternidad humana y eclesial. 

Raúl Berzosa

¿No cree que sus diocesanos merecen una explicación de por qué dejó de ser su obispo?

Creo humildemente que con las explicaciones dadas personalmente a los presbíteros, en mi despedida, y al pueblo en general, aquel mismo día, ya no caben ni se me han solicitado más detalles. Siento que el respeto, la comprensión y el afecto han sido la tónica general.

En algunos ambientes se ha acusado a Amelia y María José, la madre y la hija que vivieron durante años con usted como una familia, de ser las causantes de todos sus males. ¿Confirma o desmiente tales acusaciones?

También en “algunos ambientes” se ha comentado que estaba enfermo, que había perdido la fe, o que no había gestionado bien la economía... Comentarios muy dañinos al igual que los rumores de los que usted se hace eco. Todos estos comentarios difamatorios dañan la dignidad y el respeto de las personas. Afortunadamente he percibido que la gran mayoría es suficientemente conocedora de la realidad. Por desgracia hay quienes, aún conociendo la verdad, divulgan la falsedad. Pero Dios es grande, y nadie mejor que Él, conoce el corazón de cada  persona.

¿Qué aprendió durante este año de 'retiro'? ¿Continúa con ganas y fuerzas para seguir siendo obispo? ¿Le gustaría volver a regir una diócesis española, después de este año 'romano'?

Vengo afirmando que este año de “gracia” ha sido como una segunda luna de miel ministerial. Lo resumo con el título de mi próximo libro: “Déjate sorprender por tu Dios y por los hermanos. Es el arte de vivir como resucitados". Me siento  muy agraciado y fortalecido como obispo. Y, por supuesto, si así lo determina la Iglesia, sería muy feliz cono pastor al servicio de una diócesis, que es lo propio de un obispo. Una última palabra: de nuevo, gracias, por estar en buenas manos humanas y eclesiales y en las grandes manos divinas de la Providencia.

Raúl Berzosa

Etiquetas

Volver arriba