Elévate, alma mía

eleve-toi-bonis

¡Feliz lunes! La semana va a empezar con una breve composición de una mujer que de vez en cuando aparece por aquí, siempre con sus exquisiteces y sus pequeños bombones que nos dejan un intenso sabor de boca. Hoy pasará lo mismo.

mel-bonis

La música de hoy es de Mélanie Hélène Bonis (1858-1937), compositora francesa nacida en París y más conocida como Mel Bonis. A lo largo de su vida como compositora recibió influencias de Saint-Saëns, Franck y Fauré. Creció en un hogar muy religioso y estricto, pero eso no le impidió que su talento al piano fuese reconocido desde que era joven. Empezó estudiando con Franck y, en 1877, fue admitida en el conservatorio de París. En cuestión de dos años empezó a ganar premios en la institución. Su familia le pidió que abandonase la música para buscar marido y un «trabajo más femenino». En 1883 se casó con un hombre que ya tenía cinco hijos, y ambos tuvieron otros tres más. Se las arregló para tener tiempo para seguir componiendo en un ambiente que le era manifiestamente hostil.

Vamos a escuchar su pieza titulada Élève-toi mon âme, op. 22. Data de 1894 y su texto es un poema de Amédée-Louis Hettich. La obra está compuesta para soprano o tenor, violonchelo y piano. En esa bella pieza, se le dice al alma que se eleve al cielo como el águila herida y que vierta su sangre a través del éter. La música de Bonis va pareja con el texto, de forma que la voz parece que se aleja hacia el cielo como el texto sugiere. La francesa nos regala este delicado bombón para hacernos más llevaderos estos calores.

La interpretación es de Laetitia Grimaldi (soprano), Ammiel Bushakevitz (piano) y Talia Erdal (chelo).

Volver arriba