La comida robada

Procedamos a escuchar la cantiga n.º 159, que pertenece, claro está, a las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio. El título de la misma es Non sofre Santa María de seeren perdidosos.

Como siempre, vamos con la introducción: Como Santa María fez descubrir ũa pósta de carne que furtaran a ũus roméus na vila de Rocamador. Algunos peregrinos se quedaron en una posada y compraron pan, vino y carne para la comida. Fueron a rezar a la iglesia y, mientras tanto, les robaron las viandas. Los peregrinos le pidieron a la Virgen que los ayudase. De pronto, la pieza de carne saltó de donde estaba escondida y llegó hasta ellos. Fueron todos a darle las gracias a la Virgen de Rocamador.

Puede encontrarse más información sobre esta cantiga haciendo clic aquí.

La interpretación es de Esther Lamandier.

Volver arriba