El obispo Sándigo llamó a la alegría y a no tener miedo Celebran la popular "Gritería Chiquita" en Nicaragua, en honor a la Asunción de María

Celebración de la popular "gritería de penitencia" en Nicaragua
Celebración de la popular "gritería de penitencia" en Nicaragua

Cientos de personas celebraron este sábado la popular 'Gritería Chiquita', en la ciudad colonial de León, en honor de la Asunción de María

Como todos los años desde 1947, la fiesta inició oficialmente en el altar mayor de la Real e Insigne Basílica Catedral de la ciudad de León con el tradicional grito de "¿Quién causa tanta alegría?"

Este año, el obispo de la diócesis nicaragüense de León y Chinandega, Socrates René Sándigo, llamó a la "alegría" y a "no tener miedo", mientras se quitaba su mascarilla frente a la multitud

El obispo animó a sus fieles a "sentir alegría", ya que los seres queridos que fallecieron a causa de la pandemia están celebrando "a los pies del señor"

La inauguración contó con una multitud, pero la plaza frente a la catedral no atrajo la cantidad de personas que en los años previos a la pandemia

Cientos de personas celebraron este sábado la popular “Gritería Chiquita”, en la ciudad colonial de León, en honor de la Asunción de María, lo que representa una de las tradiciones más importantes del noroeste de Nicaragua.

Como todos los años desde 1947, cuando los leoneses prometieron festejar a la Virgen de la Asunción a cambio de que detuviera una erupción del volcán Cerro Negro, la fiesta inició oficialmente en el altar mayor de la Real e Insigne Basílica Catedral de la ciudad de León, con el tradicional grito de “¿Quién causa tanta alegría?”, a lo que los feligreses respondieron: “La Asunción de María”.

Contrario al año pasado, cuando el obispo de la diócesis nicaragüense de León y Chinandega, Socrates René Sándigo, solicitó prudencia por la pandemia de la covid-19, este año el religioso llamó a la “alegría” y a “no tener miedo”, mientras se quitaba su mascarilla frente a la multitud.

Obispon de León. Nicaragua
Obispon de León. Nicaragua

Queridos hermanos, no debemos tener miedo a la palabra ‘alegría’, no le debemos tener miedo aún en momentos y en circunstancias difíciles, como es el de sucumbir ante una pandemia, el de perder un ser querido”, dijo Sándigo, al inaugurar la festividad.

El obispo animó a sus fieles a “sentir alegría”, ya que los seres queridos que fallecieron a causa de la pandemia están celebrando “a los pies del señor”.

“Cómo no sentir alegría, queridos hermanos, cuando estamos completamente seguros que ese amigo, esa amiga, esa mamá, esa abuela, ese abuelo, que hoy ya no está entre nosotros gritando la ‘Gritería Penitencial’ porque sucumbió ante la pandemia, está allá a los pies del señor, junto a la Santísima Madre, celebrando”, afirmó.

La inauguración contó con una multitud, pero la plaza frente a la catedral no atrajo la cantidad de personas que en los años previos a la pandemia, según constó en las imágenes compartidas por los asistentes en sus redes sociales.

La fiesta consiste en que los fieles recorren en grupos las calles de León, y se detienen ante cada altar de la Virgen que encuentran a su paso, para entonar cantos, rezos, y gritar “¡¿Quién causa tanta alegría?!”, responder “La Asunción de María”, y a cambio reciben regalías de los dueños del sagrario, generalmente dulces, frutas o alimentos.

Al igual que en 2020, algunas personas se sumaron a la celebración con altares elaborados en sus viviendas en diferentes ciudades de Nicaragua, aunque sin ofrecer regalías.

La llamada “Gritería Chiquita” se hizo popular de inmediato entre los fieles católicos nicaragüenses, quienes consideran un milagro el cese de la erupción en 1947 del volcán Cerro Negro, de 728 metros de altura y uno de los más activos de Nicaragua.

Volver arriba