El anuncio de Gustavo Petro despierta la esperanza del episcopado Colombia inicia el año con un alto el fuego y los obispos lo celebran: "Una buena y alentadora noticia"

Colombia
Colombia

El acuerdo multilateral, que rige a partir del 1º de enero de 2023, lo anunció el presidente de Colombia la noche de fin de año

"Esta noticia nos alienta a seguir caminando y acompañando todos los esfuerzos posibles y necesarios, para avanzar hacia una paz duradera del amado pueblo colombiano en este nuevo año", manifestaron los obispos

Barreto: "Para quienes viven en lugares donde la presencia de estos grupos es muy fuerte, la decisión puede representar el inicio de una nueva vida. Ahora bien, "Colombia debe resolver el conflicto social para resolver el tema del conflicto armado", apunta

(AICA).- Los obispos colombianos recibieron "con esperanza el anuncio del presidente de la República, Dr. Gustavo Petro, sobre el cese del fuego a partir del 1ero. de enero de 2023, y durante seis meses, con los grupos armados”.

“Esta noticia nos alienta a seguir caminando y acompañando todos los esfuerzos posibles y necesarios, para avanzar hacia una paz duradera del amado pueblo colombiano en este nuevo año”, manifestaron los prelados de Colombia.

En la víspera de Año Nuevo, el presidente de Colombia hizo el sensacional anuncio del alto el fuego bilateral, con una duración de seis meses, firmado con cinco grupos armados activos en el país: la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, los dos grupos de la disidencia de las FARC que se opusieron al acuerdo de paz de 2016 (Segunda Marquetalia y Estado Mayor Central), los paramilitares del Clan del Golfo (Autodefensas gaitanistas de Colombia) y otro grupo paramilitar,

“La noticia que dio el presidente Gustavo Petro de un alto el fuego bilateral, en acuerdo con las principales estructuras armadas que operan en el país, es una buena noticia para iniciar este nuevo año”, expresó por su parte monseñor Juan Carlos Barreto, obispo de Soacha y presidente de la comisión de pastoral social de la Conferencia Episcopal Colombiana. 

 "Para quienes viven en zonas no particularmente involucradas en situaciones de guerra y violencia, esta decisión puede parecer innecesaria, pero para quienes viven en lugares donde la presencia de estos grupos es muy fuerte, la decisión puede representar el inicio de una nueva vida. Además, el alto el fuego representa la mejor manera de iniciar el proceso de 'paz total' que necesita el país. Poner fin a la guerra es el primer paso para una paz sólida. La sociedad colombiana debe regocijarse con esta noticia y los grupos ilegales deben mostrar seriedad ante este compromiso”, expresó el obispo de Soacha.

Cardenal Barreto

Eso sí, el obispo no oculta que serán necesarios otros pasos más estructurales: “Colombia debe resolver el conflicto social para resolver el tema del conflicto armado. El cese del fuego, sin embargo, es fundamental para crear condiciones de paz en un país que, a través del diálogo y la justicia socioambiental, pueda superar las causas estructurales de la violencia”.

“En fidelidad al Evangelio de la paz y en línea con la invitación del papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial de Oración por la Paz 2023, reafirmamos nuestro compromiso de acompañar todos los esfuerzos encaminados a poner fin a los conflictos y la violencia, que en Colombia siguen generando víctimas y pobreza”, se lee por su parte en un comunicado oficial de la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC).

“Confiamos en que la respuesta positiva de los grupos armados a este compromiso redundará en una drástica reducción de la violencia y del sufrimiento de las comunidades afectadas por el conflicto y la violencia, y forje cimientos de confianza, para avanzar de manera decidida en los diálogos en curso”, continuaba el mensaje, en el que se subrayó también: “El cese del fuego progresivo es fundamental para la paz integral que necesita el país”.

Esta Navidad, Religión Digital
Volver arriba