En apoyo del proyecto social y político del candidato "No nos robarán la esperanza": Comunidades y Organizaciones Católicas de Chile por Gabriel Boric

Gabriel Boric
Gabriel Boric

Compartimos esta declaración ante el momento histórico y crucial que estamos viviendo como pueblo de Chile e inspirados por el Espíritu de Jesús

Nos duele que el apelativo de cristiano (l argumento tremendo de Kast) pretenda ser apropiado por un programa y una candidatura que, según lo que entendemos, dista tanto del proyecto del Reino anunciado por Jesús de Nazaret

Chile, su pueblo, sus familias, sus niños y niñas merecen más…

No es posible callar en estos momentos que vivimos como país. Por eso queremos públicamente manifestar nuestra adhesión al proyecto colectivo, dialogante, abierto, feminista, ecológico y territorial expresado en la candidatura de Gabriel Boric

Queridos hermanos y hermanas, ante el momento histórico y crucial que estamos viviendo como pueblo de Chile e inspirados por el Espíritu de Jesús, hemos querido compartir esta Declaración, ya han apoyado más de 400 personas y diferentes organizaciones y comunidades de Iglesia. Acogiendo la opción de Jesús y su horizonte de liberación es que hemos decidido públicamente alzar la voz y apoyar un proyecto social y político encabezado por la candidatura de Gabriel Boric. Súmate a este apoyo!!
#NoNosRobaránLaEsperanza

"No nos robarán la esperanza"
Declaración de Comunidades y Organizaciones Católicas x Boric

Como miembros de diversas comunidades católicas, a lo largo de todo nuestro país, nos hemos organizado para manifestar nuestro deseo de Unidad y Paz que es fruto de la Verdad y la Justicia. Lo que nos mueve, y más aún en este tiempo de Adviento que comienza, es la esperanza. La esperanza en un país de hermanos y hermanas, la esperanza en la posibilidad de generar una sociedad cada vez más inclusiva, dialogante, compasiva y cargada de bondad, que se verifique en un sistema tributario más equitativo y que disminuya tantos privilegios de los más ricos y poderosos de nuestro país.

Por este motivo, junto al Papa Francisco y junto a muchos y muchas testigos de la Iglesia de base, queremos decir hoy día ¡No nos robarán la esperanza!!

Sabemos que los valores y principios éticos que nos mueven no se transforman fácilmente en estructuras sociopolíticas ni en programas de gobierno. El Evangelio de Jesús y el espíritu de las Bienventuranzas (Mt 5, 1-12), apuntan a un horizonte que moviliza nuestra vida ética, nuestras acciones y espiritualidad. En ese sentido es un camino que se construye entre todos y todas, desde lo pequeño y cotidiano.

Así mismo, la opción del Dios de Jesús al haberse encarnado en medio del pueblo, nos impele a una palabra y, sobre todo, una acción concreta en vistas del compromiso con los y las empobrecidas, luchando por la justicia y dignidad, en defensa de los derechos humanos, la vida digna y el cuidado de la casa común.

No es posible callar en estos momentos que vivimos como país. No es posible mirar la realidad desde el balcón de la neutralidad. Por eso queremos públicamente manifestar nuestra adhesión al proyecto colectivo, dialogante, abierto, feminista, ecológico y territorial expresado en la candidatura de Gabriel Boric.

Cristo, liberador
Cristo, liberador

Nos duele que el apelativo de cristiano pretenda ser apropiado por un programa y una candidatura que, según lo que entendemos, dista tanto del proyecto del Reino anunciado por Jesús de Nazaret. Eso nos mueve, aún con más fuerza, a elevar una palabra profética y esperanzadora.

Chile, su pueblo, sus familias, sus niños y niñas merecen más. Merecen amor y no odio, merecen dignidad humana y no competencia neoliberal, merecen respeto a los derechos humanos y no negacionismo, merecen un medio ambiente libre de contaminación y no la explotación de la naturaleza y sus especies, merecen inclusión y respeto a la diversidad y no discriminación. En definitiva merecen belleza, fiesta y alegría.

Contra el miedo y en favor de la testaruda esperanza, por un Chile multicolor y polifónico, donde todos y todas puedan decir “ahí quepo yo”, apoyamos el proyecto colectivo de Gabriel Boric y les invitamos a sumarse a este proceso, que cuenta con nosotros y nosotras.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba