Manifiesto crítico de religiosos cubanos contra el régimen castrista Conferencia Cubana de Religiosas y Religiosos: "La situación es insostenible, el pueblo se asfixia"

Protestas en Cuba
Protestas en Cuba

Han elaborado una carta dirigida a las autoridades locales para "presentarle las situaciones dolorosas que estamos viviendo como pueblo con el objetivo de solicitarles alternativas para su alivio"

Señala la escasez de alimentos y el "uso de la fuerza policial" y el accionar de "grupos de choque” para frenar la libertad de expresión

Desde CONCUR proponen al Gobierno castrista algunas medidas tales como asegurar que los precios de los productos básicos se queden por debajo del salario mínimo y la pensión mínima, entre otros

Los religiosos cubanos dan un paso al frente para defender a un pueblo frente a la deriva de un país que “que está causando tanto dolor y asfixia”. Así lo han puesto de manifiesto la Conferencia Cubana de Religiosas y Religiosos (CONCUR) desde la región de Camagüey, donde los dieciocho institutos de vida consagrada presentes han elaborado una carta dirigida a las autoridades locales para “presentarle las situaciones dolorosas que estamos viviendo como pueblo con el objetivo de solicitarles alternativas para su alivio”.

“Sentimos que el pueblo no aguanta más, es una situación insostenible”, denuncian los consagrados, en un texto que rompe con el lenguaje diplomático que la Iglesia suele utilizar al referirse en público a la realidad que se vive en Cuba.

Así, enumeran en su escrito las principales “clamores de los cubanos y cubanas que requieren ser escuchados”. Entre ellos, critican los salarios insuficientes, las subidas de precio de las tarifas del agua o la electricidad, las dificultades para la atención médica y el acceso de medicamentos, el desabastecimiento de productos básicos en las tiendas, las viviendas hacinadas…

En un documento eminentemente descriptivo, los consagrados expresan, por ejemplo, las colas en las farmacias, un mercado negro para los alimentos o la existencia de comedores sociales para ancianos cuya “calidad no es digna para un ser humano”. Para ellos, los ciudadanos viven “con las manos atadas sin oportunidades” lo que causa “mucha angustia, sufrimiento y agotamiento”.

Tampoco dudan los religiosos en condenar “la falta de confianza y libertad para expresarse” que sufren los cubanos. “Existe el miedo a la exclusión”, exponen con la conciencia de que estos temores “no son infundados”. De hecho, llegan incluso a expresar cómo “se ha utilizado la fuerza policial y de grupos de choque de manera coercitiva, violentando el disfrute de la libertad e incumpliendo con el artículo 54 de la Constitución que dice ‘El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión’”.

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Frente a ello, instan a que se garantice la libertad de expresión y “el respeto a su integridad y dignidad humana independientemente de sus ideas”. En este sentido, reclaman derechos tan básicos en una democracia como difícilmente aplicables en un régimen totalitario tales como “crear espacios de diálogo igualitario entre el Estado y los diversos actores sociales”.

Desde CONCUR no se detienen ahí, sino que proponen al Gobierno castrista algunas medidas tales como asegurar que los precios de los productos básicos se queden por debajo del salario mínimo y la pensión mínima, más abastecimiento en las tiendas y en las farmacias, hacer efectivos los subsidios sociales y liberalizar “las fuerzas productivas del país tanto estatales como no estatales”.

Volver arriba