Ubicado en el estado de Portuguesa, el icónico edificio presenta un serio deterioro La Iglesia venezolana inicia una colecta para reparar el santuario de la Virgen de Coromoto

Santuario de la Virgen de la Coromoto
Santuario de la Virgen de la Coromoto

El templo, ubicado en el estado Portuguesa, "presenta serias afectaciones en su infraestructura, producto de las filtraciones en el techo que cubre esta imponente obra de arquitectura", dice una nota de prensa de la Diócesis de Guanare publicada por la CEV

l presbítero de la iglesia, Allender Hernández, insta al Estado a atender esta situación "antes que el techo del santuario colapse por completo"

"Este santuario es un ícono para la fe de los cristianos en Venezuela", señala, y "no solo el techo se ha visto afectado, sino también algunos vitrales de este templo con «valor histórico y patrimonial»"

La Iglesia católica de Venezuela empezó a colectar fondos que permitan reparar el icónico santuario «Nuestra Señora de Coromoto», que alberga a la llamada «patrona» del país, informó este lunes la Conferencia Episcopal (CEV).

El templo, ubicado en el estado Portuguesa, «presenta serias afectaciones en su infraestructura, producto de las filtraciones en el techo que cubre esta imponente obra de arquitectura», dice una nota de prensa de la Diócesis de Guanare publicada por la CEV.

En este sentido, las autoridades del santuario han puesto a disposición de los feligreses un número de cuenta bancaria para «quien desee sumarse económicamente a la recuperación de la Basílica», si bien no explicaron cuánto dinero necesitan ni en cuánto tiempo prevén recaudarlo.

Esfuerzos hasta ahora insuficientes

El presbítero de la iglesia, Allender Hernández, explicó, según la nota de prensa, que los esfuerzos hechos hasta ahora han sido insuficientes, por lo que insta al Estado a atender esta situación «antes que el techo del santuario colapse por completo».

“Este santuario es un ícono para la fe de los cristianos en Venezuela», remarcó el sacerdote tras detallar que no solo el techo se ha visto afectado, sino también algunos vitrales de este templo con «valor histórico y patrimonial», inaugurado por el papa Juan Pablo II en febrero de 1996.

El rector del santuario señaló necesario un presupuesto «acorde» para hacer las reparaciones y que alcance para adecuar la jardinería, el tendido eléctrico, el agua y el transporte que «de igual forma se han visto afectados».

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba