Durante la celebración de de san José hoy, viernes 19 de marzo Francisco recordó a su comunidad porteña de Flores: "Salúdenlo a San José de parte mía"

Basílica de San José de Flores
Basílica de San José de Flores

Francisco recordó a su comunidad parroquial en San José, del barrio porteño de Flores, en el marco de la celebración de san José hoy, viernes 19 de marzo

Al dirigirse a los feligreses de su "parroquia", esa que -añadió- lo vio crecer y trabajar en la Acción Católica, Francisco les pidió: "Salúdenlo a San José de parte mía, es un buen amigo, un buen padre, tiene un gran corazón"

Por su parte, el párroco de la basílica, el padre Bourdieu, rogó para que en el año de San José "todos podamos meternos en el corazón del Padre, en el corazón de Dios, que nos ofrece a José para estar cerca de Jesús"

El presbítero Martín Rebollo, vicario parroquial del templo, afirmó que toda persona que pasa por la basílica San José de Flores, queda "ciertamente impactada". Fue aquí donde Bergoglio sintió su llamado

(AICA).- El papa Francisco recordó a su comunidad parroquial en San José, del barrio porteño de Flores, en el marco de la memoria litúrgica que se celebra hoy, viernes 19 de marzo, y del año jubilar por los 150 años de la proclamación del santo como patrono de la Iglesia.

San José que cuidó a Jesús con corazón de padre, el mismo corazón de padre lo tiene para con nosotros, cada vez que lo invoquemos”, recordó, y agregó: “Santa Teresa, que hizo tanto bien a la Iglesia, decía que nunca le pidió una gracia que no hubiera sido concedida, y yo puedo decir más o menos lo mismo”.

El Papa aseguró que cuando pidió con fe, San José "arregló las cosas"

Al dirigirse a los feligreses de su “parroquia”, esa que -añadió- lo vio crecer y trabajar en la Acción Católica, Francisco les pidió: “Salúdenlo a San José de parte mía, es un buen amigo, un buen padre, tiene un gran corazón”.

“Y recen por mí, que Dios los bendiga”, concluyó.

Confesionario
Confesionario

Una plegaria especial por los enfermos

“Hoy estamos celebrando a nuestro querido patrono, con muchísima alegría, muchísima gratitud y también muchas intenciones en el corazón. Estamos recibiendo a tantos peregrinos que se acercan y ponemos en el corazón de San José, especialmente, la salud de tantos enfermos, de tantos hermanos que sufren”, expresó el presbítero Martín María Bourdieu, párroco de la basílica, en un saludo a pedido de AICA.

El sacerdote porteño rogó para que en el año de San José “todos podamos meternos en el corazón del Padre, en el corazón de Dios, que nos ofrece a José para estar cerca de Jesús”.

"Todos quedan ciertamente impactados"

El presbítero Martín Rebollo Paz, vicario parroquial del templo, afirmó que toda persona que pasa por la basílica San José de Flores, queda “ciertamente impactada”. 

“Es muchísima la gente que pasa, aun en este tiempo de pandemia, a encontrarse con Jesús, a buscar un momento de descanso, reposo, de volver a Dios, de reparar las fuerza”, destacó.

“Así también lo vivió aquel Jorge Bergoglio en su tiempo, por eso la basílica es un lugar muy significativo para todo el barrio, para toda la zona oeste de la ciudad de Buenos Aires. Aquí también cuando tenía 17 años, en 1953, un día de la primavera, Jorge Bergoglio sintió su llamado. Decidió pasar antes de irse de picnic con sus amigos, y confesarse. Por eso el confesionario, de la entrada de la basílica, hay una placa que recuerda ese momento”, indicó.

A modo de anécdota, el vicario contó que Bergoglio iba siempre a la basílica, particularmente cuando era cardenal, pero también en su época de obispo auxiliar. “Era una visita cotidiana. Él venía entre semana, y se quedaba sentadito en el fondo, rezando”, describió.

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Volver arriba