Entrevista al responsable de relaciones institucionales del arzobispado de México Fray Alfredo Quintero: "La petición de perdón de López Obrador fue sorpresiva, pero 'no pidió un peso' sino dignidad"

"Hay grupos que manejan el mercado del narcomenudeo y hay grupos rivales. Hace poco hubo una incautación bastante grande de armamento. El problema de fondo es que hay varios grupos en esa área y no es fácil controlarlos. Esto está afectando mucho la paz social"

"El tema va por una cuestión de dignidad y hay que entenderlo por ahí. La cuestión de fondo es la dignidad, la que tenemos que promover unos y otros. Qué es lo que tenemos que respetar en el propio proceso de historia, de madurez que llevan las personas, la sociedad, los pueblos. Y cuál es la forma de ayudar"

"La Iglesia quiere caminar en la pacificación, entrando en las familias, trabajar ese tejido, que es lo que más se ah lastimado a nivel social en México y en el mundo". Fray Alfredo Quintero Campoy, mercedario mexicano, responsable de la oficina de Relaciones Institucionales del Arzobispado de México, charla con RD de la salud del Papa, de la situación de la Iglesia en México, las dificultades de los poderes públicos en la lucha contra el narcotráfico, la polémica petición de disculpas de López Obrador al Vaticano y a España por la Conquista o de las migraciones. Una conversación para no perderse.

-Hoy nos acompaña fray Alfredo Quintero Campoy. ¿Cómo estás?

-Muy bien.Contento de encontrarme con ustedes, y de conocer su lugar de trabajo. Un trabajo muy importante para informar y ver cómo va la historia presente en el ámbito religioso. Muy contento de saludarlos.

-Fray Alfredo es mercedario y el responsable de la oficina de relaciones institucionales del arzobispado de México, entre otras muchas cosas. Acabas de llegar de Roma, de verte con Francisco.

-Sí. Hay una serie de acontecimientos en roma. Entre estos acontecimientos fue el momento que tuvo el Scholas con el Papa en las universidades urbanianas porque lanzaban la formación en cuanto a Laudato si'. Creo que hay 50 jóvenes que van a seguir todo el proceso como embajadores de todos los jóvenes para la promoción del medio ambiente.

-En un momento además, en el que Scholas ha pasado a ser una asociación de carácter internacional erigida como persona jurídica privada dentro del ordenamiento canónico.

-Como movimiento, ya le da una parte institucional muy sólida para que más adelante se siga caminando en lo que es la misión de Scholas.

Scholas México
Scholas México

-¿Cómo viste a Francisco? Se habla mucho de su salud, pero, aunque es verdad que tiene una rémora de movilidad, parece que de energía está igual o mejor que siempre.

-Veo como destellos en sus expresiones vivas. Y aunque él se entusiasma al expresarse en sus discursos, mi impresión personal es de que ya se le ve cansado. Al acercarme a saludarlo, me fijé en su mirada fatigada. Lo encontré algo rebasado.

-¿No lo veremos en México, entonces, pronto?

-Así como está, de una forma normal, no podría decir que no, pero…

-Vienes de México, de trabajar codo con codo con el cardenal Carlos Aguiar. ¿Cuál es la situación actual de la Iglesia mexicana?

-El día de ayer, por ejemplo, sacaban una nota importante de cómo la violencia ha invadido espacios muy íntimos. Hicieron un llamado muy fuerte por la vulnerabilidad y la seguridad, que en estos años se ha ido debilitando y que nos deja muy expuestos.

-La Iglesia se posiciona en contra de la violencia y pide un estatus nuevo en la sociedad, de protección, de cuidado.

-Sí. Yo soy del norte de México y mi ciudad, Ciudad Obregón, era un sitio pacífico, podías caminar en la calle a altas horas de la noche y no te pasaba nada. Pero, por ejemplo, en las pasadas elecciones municipales, a uno de los candidatos lo mataron en plena campaña en la calle. Fue noticia a nivel nacional. Porque hay grupos que manejan el mercado del narcomenudeo y hay grupos rivales. Hace poco hubo una incautación bastante grande de armamento. El problema de fondo es que hay varios grupos en esa área y no es fácil controlarlos. Esto está afectando mucho la paz social.


Fray Alfredo Quintero
Fray Alfredo Quintero

-¿Cuál es la receta que podemos dar para alcanzar esa paz social desde la Iglesia?

En mi ciudad, por ejemplo, los hijos de una señora que pertenece a la comunidad eclesial eran líderes de esos grupos. Lo que quiero decir es que en el interior de las familias hay esta realidad. La Iglesia quiere caminar en la pacificación, entrando en las familias, trabajar ese tejido, que es lo que más se ah lastimado a nivel social en México y en el mundo. Lo que no se ha medido es que al lastimar las familias, se lastima toda la parte social.Y yo creo que un trabajo que hay que hacer es en la familia, donde se han perdido muchos valores, donde no hay respeto. Si no hay respeto en la familia, no va a haber un respeto social. Y al momento que salen de la familia, los chicos van a ocupar diferentes liderazgos. Y como vienen producidos de la familia, así va a ser el liderazgo que van a llevar. Entonces, yo creo que es una parte muy importante y que la Iglesia tiene esa misión de mantener la integración familiar, la convivencia, que es el primer espacio que tiene que alimentar. Esa es la tarea que hay que fortalecer. lo demás, a nivel social, a nivel de paz, depende en gran medida de esta opción.

-Si la célula de la familia es fuerte, podemos evitar o actuar directamente donde se producen este tipo de problemáticas. y también actuar en casos como el que decñías antes, del narcotráfico y entiendo que también en el problema de la migración.

México es un país muy sui generis en ese sentido, porque es el lugar a donde llega mucha gente de América Central, pero también un lugar donde, en la frontera con EEUU, hay ese famoso muro y esas políticas de migración complicadas, cuando menos.

¿Cómo se vive ese fenómeno en todo México. Esa entrada y ese intento de salida. México se convierte, también, en una especie de policía de EEUU. Tiene dos aguadas por donde unos quieren entrar y otros quieren salir.

-El tema migratorio en México ha crecido aún más. Porque con la política migratoria de EEUU, muchos que transitan por México y no pasan, o regresan o se quedan en México. En las calles hay presencia de más migrantes que no tienen la posibilidad de conseguir un buen trabajo o establecerse en un hogar. Y entonces, los ves moviéndose en las calles. Gentes de diferentes colores y lenguas. Es un tema bastante fuerte.

Hace poco, platicando con uno de los obispos que están en la frontera con Guatemala, me hablaba de que estaba muy comprometido y mencionaba precisamente eso, en esa parte de Guatemala. Pero en la parte de EEUU, tú vas a Ciudad Juárez, a Laredo y ves muchos migrantes que se ha quedado allí.

-Ciudades prefabricadas para esas personas que se han quedado a las puertas del destino final de su viaje. México también se convierte en lugar de acogida.

-Claro. Cuál es la exigencia ética que tenemos, y también social para brindar esa misericordia. hay que entender y ser compasivos. Pero también, cuál es la forma de ayudar. La Iglesia está en ese sentido, como siempre se ha caracterizado, en instrumentalizar espacios de comida, de estancia.

Pero cuando grupos grandes pasan por la Ciudad de México, de repente, se ven rebasados.

Scholas y el cardenal Aguiar
Scholas y el cardenal Aguiar



-¿Cuántos millones de habitantes puede tener ciudad de México?

La pura ciudad andará por los nueve millones. La zona metropolitana tiene más de veintidós. Ya con la zona urbana del Estado de México.

-¿Cómo se gobierna una diócesis tan grande?

-Para empezar, el cardenal lo que ha hecho es primero, una renovación; creó tres nuevas diócesis. Ese paso, que era un paso fácil, con la visión de tener más atención con las comunidades. El objetivo es estar más ceca de la gente, y ahora, con la visita pastoral, lo que está haciendo, al reducir la geografía de la arquidiócesis, pues tener más oportunidad de encontrarte con la gente, crear más calidad pastoral.

-¿Cómo es don Carlos?

-Don Carlos es una persona con una nitidez en su inteligencia, De ahí le viene lo que él mismo ha expresado, que es hacer las cosas con visión. No para el momento, sino pensando en el futuro. Lo que estamos haciendo ahora es pensando en lo que viene.

-Los frutos del futuro.

-Claro. Él trabaja hoy pensando en lo que se va a producir. Es una persona de comunión, de Iglesia, pero además, es una persona de decisión.

-Se habrá granjeado algún que otro enemigo.

Sí. Como tiene claridad, dice: esto sí, esto no. Él es una persona muy libre. Y es una persona también de procesos. Los entiende. Entonces, cuando sabe que algo no entra en un proceso, es algo que no tiene futuro, dice no. Pero aquello que genera una visión, que genera un proceso, lo impulsa con la paciencia que corresponde.



Fray Gabriel Chávez de la Mora con el presidente López Obrador
Fray Gabriel Chávez de la Mora con el presidente López Obrador

-Es complicado ese ten con ten, de las autoridades que tienen que trabajar en comunión y sinodalidad, pero también saber, en un momento determinado, decir que no.

-Sí. Pero don Carlos percibe cuando algo no tiene futuro y tiene que decir que no. Es decidido, y tiene mucha claridad.

-¿Cómo vivisteis desde allá esa petición que hizo el presidente López Obrador, de petición de perdón, o de reconocimiento de los abusos tanto del imperio español como de la Iglesia católica en el proceso de evangelización, o de conquista. ¿Fue una polémica hinchada, o algo que es realmente importante para las comunidades mexicanas?

-Primero fue algo sorpresivo. Y luego, hay formas de comunicar esas posturas menos abruptas. Y creo que la gente tiene los elementos como para hacer el tránsito. Hay una expresión de un amigo empresario refiriéndose al presidente y al Gobierno, que dice que son personas que 'no han pedido un peso'. Esto también hay que decirlo porque creo que eso también tiene mucho valor.

-Que no estamos hablando de una reparación económica, sino más bien de una cuestión moral e histórica, también; veces la historia solo la cuentan los que ganan y no quedan registros de los que perdieron. Y hablamos de tener la misma capacidad y derecho a la memoria que nosotros, por lo menos.

¿Cómo se nos ve desde México a España, y cómo crees que os vemos?

-Creo que la relación, siempre es una relación muy positiva. En la parte personal, de mucha cercanía.Somos una sangre en la que la historia se ha comunicado. Estamos en una relación de vida profunda. La otra parte de la madurez, de la autonomía, como pasa en las familias cuando los hijos tienen que salir, que crecer. Pues México, ya en la parte de su historia tiene que crecer. Y lo mejor es el respeto, pero también la historia que nos vincula. Así lo vemos.

-Es la manera para construir un futuro compartido.

-Lo importante es saber respetar y reconocer. Cuando vas a México, a la parte colonial, ves los templos y las ruinas, preguntas cuándo se hizo y quién lo hizo. Cuáles fueron los abusos que hubo y que ya no se puede seguir abusando. Pero es un lenguaje de diálogo.

-Y es lo que dices tú, ellos no pidieron un peso y eso es importante porque también se acusó, en algún momento, de que todo era una cuestión de económica, de recuperar, y no se trata de eso, sino de dignidad.

-Sí, el tema va por una cuestión de dignidad y hay que entenderlo por ahí. La cuestión de fondo es la dignidad, la que tenemos que promover unos y otros. Qué es lo que tenemos que respetar en el propio proceso de historia, de madurez que llevan las personas, la sociedad, los pueblos. Y cuál es la forma de ayudar.

-Pues en eso estamos, en el respeto de la dignidad de todos y de cada uno. De las diferencias. De esa maravillosa convivencia en poliedro, como dice a veces el papa Francisco que es la Iglesia, pero también la sociedad donde estamos, benditamente condenados a entendernos, a comunicarnos y a querernos y a construir juntos. Muchas gracias por ayudarnos a hacerlo, fray Alfredo. Bienvenido a España, esta es tu casa y te esperamos cuando quieras.

Lean en su blog de Religión Digital las reflexiones dominicales que hace todas las semanas.

-Un gustazo y yo estoy aquí para colaborar de la mejor forma y con el gusto de saber que tienen un instrumento de mucho alcance, de mucho bien y un espacio de mucha libertad.

-Somos buenos compañeros de camino.

-Así es.

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis

Etiquetas

Volver arriba