Para el arzobispo de San Antonio, las armas en USA son "un problema sistémico" Gustavo García Siller : "Hay que proteger a las personas, no el derecho a tener armas"

Gustavo García Siller consuela a las madres
Gustavo García Siller consuela a las madres

El Obispo Siller, visitó ayer el Hospital Uvalde Memorial, donde fueron llevadas muchas de las víctimas de la masacre de la Escuela Primaria Robb, y luego celebró una misa en la Iglesia del Sagrado Corazón para toda la comunidad y los directamente afectados por la tragedia

"Hemos hecho con las armas como hacemos con los ídolos y en nuestra fe, llamaríamos a esto idolatría, pero las armas son sagradas hasta el punto de no tomar medidas para prevenir estas situaciones. Es horrible"

Siller insistió en la oración y el apoyo espiritual y humano a las víctimas, pero no se puede ignorar que las armas en Estados Unidos son "un problema sistémico"

"Cuando decimos que respetamos la vida, ¿cómo lo hacemos en este ámbito? ¿Cómo vamos a hacer brillar la dignidad de la persona humana?"

(SIR).- La voz del arzobispo de San Antonio, Gustavo García-Siller, temblaba cuando se disponía a visitar el hospital donde se encontraban las víctimas del tiroteo que ayer hirió a la comunidad de Uvalde, en Texas, a pocos kilómetros de la frontera con México. La de la escuela primaria Robb es la enésima masacre en una escuela estadounidense. Es el enésimo niño que ayer se perdió la cena familiar, los padres, los abuelos. Es el profesor que no volverá hoy a su puesto de trabajo, o el asesino de este tiroteo sin sentido que se produjo en la escuela de Uvalde, Texas.

Las cifras son escalofriantes: 19 niños muertos; tres adultos muertos: dos profesores y la abuela del asesino; 16 heridos, entre ellos 11 alumnos y dos agentes. Estados Unidos aún no ha enterrado a los diez afroamericanos, asesinados hace menos de dos semanas en un supermercado de Buffalo, en el estado de Nueva York, por un supremacista blanco impregnado de teorías racistas, que siguen lidiando con la sangre, las lágrimas y el terror.

Gustavo García Siller
Gustavo García Siller

Y la lista de tiroteos masivos que han tenido como objetivo iglesias, escuelas, conciertos, bares y tiendas a lo largo de los años se alarga.

El asesino es Salvador Rolando Ramos, un estudiante de secundaria local. En cuanto cumplió la mayoría de edad, el pasado 18 de mayo, decidió comprar dos fusiles. Una que blandió ayer, junto con una pistola, y no perdonó ninguna de las jóvenes vidas que encerró en el aula, disparando sin piedad. Poco antes, había matado a la abuela que se había dado cuenta de sus intenciones. Un agente de la brigada de asalto logró detenerlo, matándolo antes de que siguiera sembrando el terror, no sólo dentro del aula de cuarto grado, sino en toda la escuela.

El obispo Siller visitó ayer el Uvalde Memorial Hospital, donde fueron trasladadas muchas de las víctimas, y después celebró una misa en la iglesia del Sagrado Corazón para toda la comunidad y los afectados directamente por la tragedia. Uvalde tiene una población de unos 16.000 habitantes, no especialmente acomodada, y la escuela primaria Robb tiene algo menos de 600 alumnos, el 80% de los cuales son hispanohablantes y de ascendencia latina. Monseñor Siller, entrevistado por el sitio web Crux, tuvo palabras de condena hacia la cultura de las armas dominante en Estados Unidos y la incapacidad de los políticos elegidos para controlarla.

La escuela de la matanza de Uvalde

"Estamos en el límite. Y aunque no sabemos mucho sobre la persona que cometió estos asesinatos, las armas siguen estando disponibles y la gente muere. Hemos hecho con las armas como hacemos con los ídolos y en nuestra fe, llamaríamos a esto idolatría, pero las armas son sagradas hasta el punto de no tomar medidas para prevenir estas situaciones. Es horrible", dijo el obispo con firmeza.

Añadió que es "escandaloso" ver cada día cuántas personas mueren por culpa de las armas "y nosotros protegemos el derecho a poseerlas, mientras que debemos proteger a las personas". Siller insistió en la oración y el apoyo espiritual y humano a las víctimas, pero no se puede ignorar que las armas en Estados Unidos son "un problema sistémico".

En una declaración pública, la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. lamentó que "ha habido demasiados tiroteos en escuelas, demasiados asesinatos de inocentes" y prometió oraciones y simpatía por las víctimas y por el propio arzobispo, instando a todos a preguntarse qué más pueden hacer para comprender esta epidemia de maldad y violencia, al tiempo que "suplican a los funcionarios públicos que ayuden en la acción".

Siller desafió abiertamente a sus hermanos, invitándoles a ser más explícitos sobre el tema. "Cuando decimos que respetamos la vida, ¿cómo lo hacemos en este ámbito? ¿Cómo vamos a hacer brillar la dignidad de la persona humana?", reiteró el arzobispo, añadiendo que "faltan personas que traten estos temas con integridad y dignidad".

Matanza de Uvalde

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis

Etiquetas

Volver arriba