Otros 500 mil piden el reconocimiento de refugiados La Iglesia peruana se compromete a atender a más de un millón de inmigrantes venezolanos

La Iglesia peruana se compromete a atender a más de un millón de inmigrantes venezolanos
La Iglesia peruana se compromete a atender a más de un millón de inmigrantes venezolanos

La comunidad católica de Arequipa continúa brindando asistencia espiritual y material a miles de familias de otros países, en su mayoría venezolanos

En paralelo a la labor pastoral, Caritas Arequipa y organizaciones como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) proveen de alimentos, material escolar, kits de cocina y kit de higiene

También trabajan coordinados, Cáritas Arequipa y Cáritas Perú, así como el Centro de Integración Perú - Venezuela, la Universidad Católica San Pablo (UCSP) y la Fundación Alemana Hanns-Seidel-Stiftung

La situación de los migrantes en Perú es diferente en comparación con otros países de América del Sur. La Comisión CEP de la Pastoral de la Movilidad Humana acaba de publicar el primer informe para el año 2021

El informe indica que cerca del 90% de la población venezolana en el Perú se dedica a actividades económicas relacionadas con el comercio informal, sin contrato de trabajo ni acceso a protección social

La comunidad católica de Arequipa continúa brindando asistencia espiritual y material a miles de familias de otros países, en su mayoría venezolanos, que se refugian en esta ciudad, en busca de mejores condiciones de vida. El equipo de Pastoral de los Migrantes de la arquidiócesis, coordinado por el P. Juan Sebastián Portela y la Hermana María Angélica Agip, organizó varios encuentros en los alojamientos de las familias venezolanas, para prepararlos para los sacramentos del bautismo, la confirmación y el matrimonio, mientras están integrados en las comunidades parroquiales.

La nota enviada a la Agencia Fides por la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), informa que en paralelo a la labor pastoral, Caritas Arequipa y organizaciones como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) han hecho posible la entrega de alimentos, material escolar, kits de cocina y kit de higiene. A través de la parroquia "Inmaculada Concepción", en Mollendo, se brindó alimentación y alojamiento a los migrantes en tránsito en esa ciudad portuaria.

Por su parte, Cáritas Arequipa, en coordinación con Cáritas Perú, implementó el proyecto EuroPana de atención y protección a los migrantes, a través del cual se distribuyeron más de 6.000 paquetes de alimentos. Como parte del mismo programa, se ofreció alojamiento y traslado a migrantes en tránsito, apoyo psicológico, asistencia legal, ropa de abrigo, kits de higiene personal, subsidios para pagar el alquiler, etc. Casi 15.000 personas se han beneficiado hasta ahora.

El Centro de Integración Perú - Venezuela, la Universidad Católica San Pablo (UCSP) y la Fundación Alemana Hanns-Seidel-Stiftung (HSS) también promueven la integración de refugiados y migrantes en la región de Arequipa, brindando asesoría legal, asistencia psicológica y empresarial, programas para emprender su propio negocio, promoviendo campañas de sensibilización contra la xenofobia, así como cursos, conferencias y programas de educación continua.

La situación de los migrantes en Perú es diferente en comparación con otros países de América del Sur. La Comisión CEP de la Pastoral de la Movilidad Humana acaba de publicar el primer informe para el año 2021. Según el documento, que recoge datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática e información de la plataforma de coordinación para refugiados y migrantes, hasta el momento son aproximadamente 1.043.460 los ciudadanos venezolanos registrados regularmente en Perú. A estos se suman otras 500.000 solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado presentadas a la Comisión Especial de Refugiados del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El informe indica que cerca del 90% de la población venezolana en el Perú se dedica a actividades económicas relacionadas con el comercio informal, sin contrato de trabajo ni acceso a protección social o seguridad social; Lamentablemente, la mayoría de estas actividades no se llevaron a cabo debido a la cuarentena por parte del estado de emergencia a causa de la pandemia.

Volver arriba