Ante la escalada en la tensión política tras el atentado a chner La Iglesia ratifica su llamado a rezar por el país, pero se despega de una convocatoria kirchnerista

Argentina
Argentina

El Episcopado invitó a orar este fin de semana por "la paz y la fraternidad entre los argentinos"

Entonces, el kirchnerismo convocó a una misa para este sábado en Luján, pero los obispos se desvincularon de esa iniciativa por el temor a su uso político

En la Argentina de la grieta y donde todo se politiza hasta las convocatorias a rezar por la convivencia puede disparar un conflicto

En la Argentina de la grieta y donde todo se politiza hasta las convocatorias a rezar por la convivencia puede disparar un conflicto.

Está ocurriendo a raíz de que la Iglesia católica llamó este miércoles a sus fieles a rezar este fin de semana “por la paz y la fraternidad entre los argentinos”. En ese marco, sectores políticos y movimientos sociales -a los que se sumarían organizaciones sindicales- ligados al kirchnerismo convocaron a una misa este sábado en la basílica de Luján.

Sin embargo, la Conferencia Episcopal -que fue la que invitó a los católicos a orar por el país- salió rápidamente a despegarse de la celebración en el santuario bonaerense: Fuentes del organismo eclesiástico -que agrupa a todos los obispos de todo el país- dijeron a Clarín que la movida kirchnerista podría ser vista -o directamente constituir- como “un aprovechamiento político de una iniciativa estrictamente religiosa”. Por eso salieron aclarar que “la Iglesia no tiene nada que ver”.

La saga comenzó el martes cuando la Conferencia Episcopal informó que había propuesto a “todas las parroquias, capillas, comunidades eclesiales, movimientos e instituciones católicas de todo el país para que, junto a sus sacerdotes, religiosas y religiosos, diáconos y animadores este próximo fin de semana, en el contexto de la tradicional Colecta Nacional Más por Menos, se rezara por la paz y la fraternidad entre todos los argentinos y argentinas”.

Además de invitar a otras confesiones cristianas y religiones a orar juntos, cada uno según su creencia, destaca la importancia del “testimonio elocuente de los creyentes para una sociedad fragmentada y escéptica”. No solo piden “elevar esta oración por la ansiada paz social”. También, “por el dialogo entre los líderes y los responsables de las distintas dirigencias”, es decir, por la practica de un insumo elemental de una sociedad democrática .

Desde que la tensión política escaló tras el pedido del fiscal de 12 años de prisión para Cristina Kirchner en la causa de la obra pública, los choques con la policía cerca del domicilio de la vicepresidenta y el fallido atentado en su contra, la Iglesia manifestó su preocupación en diversas declaraciones. El propio Papa Francisco, luego de hablar con Cristina para solidarizarse, abogó por la “preservación de la armonía social”.

Además, la Conferencia Episcopal, la DAIA , el Centro Islámico y el Instituto de Diálogo Interreligioso difundieron una declaración -a la que se sumó la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas- en la que no solo rechazaron “cualquier forma de violencia e incitación a ella”, sino también “todos los discursos que nos enfrentan e impiden aquellos debates imprescindibles en los que discutamos ideas”.

Pero este jueves el kirchnerismo quiso sumarse a la propuesta de la Iglesia católica a sus fieles. El intendente de Luján, Leonardo Boto, convocó a una misa en la basílica de su ciudad para este sábado a las 13 “por la paz y la fraternidad de los argentinos”

Siguiendo la Carta a los Obispos de la Conferencia Episcopal Argentina, entendemos que es un día donde debemos animarnos a unirnos en la oración que cura las heridas, levanta la mirada y nos hace testigos de fraternidad y diálogo sincero”, dice Boto un un comunicado.

Y añade: “Por ello, invito a todas las fuerzas políticas y sus representantes, a nuestros hermanos y hermanas de otras confesiones cristianas y religiosas, a reconocernos y encontrarnos en esta oración por la ansiada paz social, el diálogo entre líderes y los responsables de nuestras dirigencias”.

Luego, la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, decidió invitar a la oposición a la misa, pero varios referentes de Juntos por el Cambio rechazaron el convite por considerarlo partidario y dijeron que solo lo considerarían si el oficio religioso era convocado por la Iglesia

A su vez, los movimientos sociales kirchnerista como el Movimiento Evita y Somos Barrios de Pie comenzaron a convocar a una marcha hacia la basílica de Luján para este sábado. Estos movimientos tienen entre sus lideres a Emilio Pérsico y Daniel Menéndez, funcionarios del gobierno.

El miércoles se especulaba con la posible presencia en la misa del presidente Alberto Fernández, aunque se descartaba la de Cristina Kircher y su hijo Máximo.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba