Monseñor Lozando aboga por que sea un acontecimiento espiritual CELAM invita a preparar el Jubileo de 2025 "en solidaridad con los que más sufren"

Monseñor Jorge Eduardo Lozano
Monseñor Jorge Eduardo Lozano

"Se trata de un regalo de Dios que permite mantener viva la confianza, esa certeza de que Él cumplirá sus promesas, pero además es un horizonte, una meta, porque invita a pensar en el carácter peregrino de la existencia humana que sin advertirlo transcurre y nos prepara cada día para el gran encuentro con Dios"

El Jubileo o Año Extraordinario de la Misericordia, fue un momento muy especial para los creyentes que lo vivieron como un tiempo de reconciliación y conversión. Además, porque permitió que previo cumplimiento de los requisitos, miles de creyentes de todo el mundo obtuvieran la indulgencia plenaria

(Adn Celam).- El Jubileo propuesto por el Papa Francisco para el año 2025 y su importancia respecto al momento histórico que vive el mundo es el eje central de la reflexión semanal de Monseñor Jorge Eduardo Lozano.

Desde Roma, el secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano, recordó el anuncio del Papa Francisco que convoca a un Jubileo para el año 2025 con el lema «Peregrinos en la esperanza,» frase que tiene un importante significado para los creyentes.

Esperanza: don y horizonte

Retomando el contenido de la carta, Monseñor Lozano recuerda que el Papa Francisco nos dice que la esperanza es un don y un horizonte, en primer lugar, porque se trata de un regalo de Dios que permite mantener viva la confianza, esa certeza de que Él cumplirá sus promesas, pero además es un horizonte, una meta, porque invita a pensar en el carácter peregrino de la existencia humana que sin advertirlo transcurre y nos prepara cada día para el gran encuentro con Dios.

Con miras a la llegada de este tiempo jubilar, el arzobispo de Cuyo nos recuerda que la petición del Papa Francisco es a reflexionar sobre el camino que debemos emprender para salir de la pandemia, un tiempo duro que ha herido la esperanza de la humanidad y es preciso recobrar para superar el dolor y salir adelante.

La invitación de Monseñor Lozano es a preparar el corazón para vivir el Jubileo como un acontecimiento espiritual y de solidaridad para con los que más sufren y así crecer en la alegría de la fe y la esperanza que no declina.

El segundo Jubileo del Papa Francisco

Antes de finalizar el 2021 el Papa Francisco convocó un año santo para el 2025, será el segundo de su pontificado. El Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, liderado por Monseñor Rino Fisichella será el encargado de la preparación de este acontecimiento para la Iglesia universal.

El proceso se inició con una reunión preliminar entre la Secretaría de Estado vaticano, la administración del Patrimonio de la Sede Apostólica y de la Secretaría para la Economía, dependencias de la Santa Sede involucradas en la primera fase de lo que representa la preparación de un Jubileo, proceso ampliamente conocido por el prelado que también organizó el anterior.

El primer jubileo convocado por el Papa Francisco se vivió entre el 29 de noviembre de 2015 y el 20 de noviembre de 2016, tras la promulgación de la bula titulada «Misericordiae Vultus«.

El Jubileo o Año Extraordinario de la Misericordia, fue un momento muy especial para los creyentes que lo vivieron como un tiempo de reconciliación y conversión. Además, porque permitió que previo cumplimiento de los requisitos, miles de creyentes de todo el mundo obtuvieran la indulgencia plenaria.

De acuerdo con la comunicación enviada por el Papa Francisco a Monseñor Rino Fisichella, la intención del Jubileo 2025 es que se viva desde la preparación como una experiencia de fe intensa y caridad operante que ha restablecer la esperanza y la confianza; un signo de renacimiento para la humanidad de cara al sufrimiento de los últimos tiempos causado principalmente por los efectos de la pandemia.

Primero, Religión Digital

Etiquetas

Volver arriba