Piden al gobierno garantizar un trabajo digno a todos los profesionales de la salud. La arquidiócesis primada asegura que en México hace falta un plan nacional de salud: "El sistema no funciona"

En México hace falta un plan nacional de salud: Arquidiócesis Primada de México
En México hace falta un plan nacional de salud: Arquidiócesis Primada de México

Debido a que el gobierno mexicano anunció la contratación de 500 médicos cubanos para aminorar el rezago de médicos que existe en México, la comunidad médica y parte de la sociedad mostraron indignación ante la noticia, por lo que la Arquidiócesis Primada de México dedicó la editorial de su órgano informativo Desde la Fe a este tema para tratar de evitar de nuevo la polarización en el país. 

“Y a los médicos cubanos habría que advertirles que se verán en la necesidad de trabajar en condiciones precarias, con pocos insumos y desabasto, quizás aquí tendrán que agregar a su práctica cotidiana, el escapar de la violencia del crimen organizado. No quitarán a los médicos mexicanos y tampoco resolverán el gran desafío que tiene el Estado”

Faltan médicos, pero también falta un plan nacional de salud, afirmó la Arquidiócesis Primada de México en la editorial de su órgano informativo ‘Desde la Fe’

La Iglesia de la Ciudad de México hizo un llamado urgente para que el Estado Mexicano atienda el abandono en salud de miles de personas

Las universidades tienen que retomar la formación de auténticos humanistas, capaces de atender de manera integral la salud del ser humano. Pero para que esto suceda, el Estado tiene que garantizar un horizonte de trabajo, seguridad y vida digna para las y los profesionales de la salud. Además, se tiene que ampliar la oferta de plazas y mejorar las condiciones de trabajo y salarios para los médicos especialistas”. 

Mons. Luis Manuel Pérez Raygoza, durante su visita al Hospital Pediátrico Moctezuma

Todo esto debido al anunció que realizó el gobierno mexicano de contratar 500 médicos cubanos para aminorar la falta de especialistas en el país. Sin embargo, en la editorial advierten que será necesario poner sobre aviso a los médicos cubanos de cuáles será las condiciones de trabajo que tendrán que soportar. 

“Y a los médicos cubanos habría que advertirles que se verán en la necesidad de trabajar en condiciones precarias, con pocos insumos y desabasto, quizás aquí tendrán que agregar a su práctica cotidiana, el escapar de la violencia del crimen organizado. No quitarán a los médicos mexicanos y tampoco resolverán el gran desafío que tiene el Estado”. 

La editorial afirma que efectivamente desde hace mucho tiempo, como lo ha señalado el presidente existen regiones históricamente desatendidas en salud, a las que los médicos no quieren ir, pero también destacan que se ha rebajado a los médicos generales y por eso se tiene médicos egresados sobre-especializados que están lejanos de la mayoría de personas en México. 

“Pero ¿Por qué no quieren ir? Las causas son multifactoriales, pero un problema fundamental tiene que ver con la desaparición del “médico general”, ese humanista capaz de entender y atender casi todo. En el modelo de salud vigente, “quedarse” como médico general, sin especialidad, equivale a ser “de segunda”, a no tener oportunidad de una plaza, a vivir con muy bajos ingresos”. 

En el texto, aseguran que sacerdotes que se encuentran en regiones marginadas, son testigos de personas que están muriendo no por la enfermedad, sino por su pobreza y la falta de acceso a la salud.

Médicos protestan por sus condiciones labores en Tezuitlán, Puebla

“Cuando se requiere de atención de segundo o tercer nivel, estas personas tienen como único horizonte rezar por un milagro o una buena muerte. El sistema de salud no funciona y no ha funcionado, no hay medicina preventiva eficaz, ni acceso a la salud en México para todos, ni hoy ni antes”, señalaron. 

Además de que lamentaron que personal del salud tenga condiciones laborales malas. 

“Hace poco se hizo público el caso de una doctora que renunció a su plaza en un hospital del IMSS, cuando se veía obligada a atender, bajo estándares de “productividad”, a más de 16 pacientes en su turno, además de emergencias, interconsultas, etc. Ante la incapacidad de un ejercicio profesional de calidad y las presiones laborales decidió retirarse”. 

Y así se encuentran miles de profesionales de la salud, sobrecargados, frustrados por no poder atender con calidad a sus pacientes, sin insumos y muchos de ellos sin la seguridad de tener un contrato permanente de trabajo”, finaliza el texto. 

México

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis

Volver arriba