Mensaje del CELAM tras la publicación de la exhortación apostólica post sinodal "Querida Amazonía" Miguel Cabrejos: "Nos unimos al sueño, a la visión profética del Papa Francisco"

Miguel Cabrejos Vidarte, presidente de CELAM
Miguel Cabrejos Vidarte, presidente de CELAM

La Exhortación nos muestra con claridad que la Iglesia está íntimamente unida con la Amazonía, caminando al lado de los pueblos y comunidades indígenas y de todo lo creado

Invitamos también a los Estados en coordinación con las Conferencias Episcopales de cada país a proteger la Amazonía, enfrentando con decisión

Que la Bienaventurada Virgen María “La Madre de la Vida” reine en el “corazón palpitante de la Amazonía” y a ella confiamos que la proteja y cuide

Estimados hermanos y hermanas:

Desde el CELAM, acogemos con gratitud, alegría y como un reto la Exhortación Apostólica “Querida Amazonía” que hoy nos ha regalado el Papa Francisco.

El CELAM, que reúne a las Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, recibe la invitación del Papa Francisco, como Él lo dice: “Sueño con una Amazonía que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida; con una Amazonía donde se preserve esa riqueza cultural que tiene; con una Amazonia que custodie la hermosura natural que la engalana, con una vida que llene sus ríos y selvas; y sueño con comunidades cristianas capaces de encarnarse en la Amazonía” (Cf. n. 7)

La Exhortación nos muestra con claridad que la Iglesia está íntimamente unida con la Amazonía, caminando al lado de los pueblos y comunidades indígenas y de todo lo creado, como su fiel aliada en la defensa y promoción de sus derechos, en la preservación y cuidado del ambiente y en la construcción de una vida digna, como lo expresa el Papa Francisco en su sueño social, cultural, ecológico y eclesial.

Invitamos también a los Estados en coordinación con las Conferencias Episcopales de cada país a proteger la Amazonía, enfrentando con decisión: la deforestación, el flagelo de la trata de personas, la contaminación ambiental, entre otros graves problemas, porque la Amazonía es el Corazón del Planeta.

Como Presidente del Consejo Episcopal de América Latina y el Caribe me uno con mis hermanos en el Episcopado al sueño, visión profética del Papa Francisco retomando la Exhortación en el n. 110: “Todo esto nos une. ¿Cómo no luchar juntos? ¿Cómo no orar juntos y trabajar codo a codo para defender a los pobres de la Amazonía, para mostrar el rostro santo del Señor y para cuidar su obra creadora?”

Que la Bienaventurada Virgen María “La Madre de la Vida” reine en el “corazón palpitante de la Amazonía” y a ella confiamos que la proteja y cuide.

Paz y Bien

La Presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano

Amazonía palpitante
Amazonía palpitante

Volver arriba