"¡El pueblo obrero despide al compañero!", cantaban a su paso Miles de personas despiden a Mariano Puga, el "cura obrero" de Chile

Mariano Puga falleció este sábado a los 88 años tras una vida dedicada a los pobres y a la defensa de los derechos humanos

La plaza Los Héroes de la capital chilena fue el punto de encuentro de la multitud y a donde llegó el cortejo fúnebre, que salió desde capilla Cristo Liberador de Villa Francia

Antonia Enríquez, presente en la despedida: "Nos deja un legado muy grande de humanidad y justicia. Es un padre que siguió las enseñanzas del maestro Jesús, por eso el pueblo chileno lo quiere tanto"

"Aun en sus últimos días, su última actividad fue una misa por los presos políticos (de las protestas). Apenas podía hablar, estaba en silla de ruedas y estaba dando ese mensaje de humanidad", añade

Miles de personas se congregaron este domingo en el centro de Santiago para homenajear y dar su último adiós al sacerdote chileno Mariano Puga, conocido como el "cura obrero", quien falleció este sábado a los 88 años tras una vida dedicada a los pobres y a la defensa de los derechos humanos.

La plaza Los Héroes de la capital chilena fue el punto de encuentro de la multitud y a donde llegó el cortejo fúnebre, que salió desde capilla Cristo Liberador de Villa Francia, donde Puga (1931-2020) desarrolló parte de su labor y donde terminó sus días.

El féretro, pintado a mano con colores, llegó encima de un camión y marchó rodeado de gente a lo largo de la avenida La Alameda, entre pancartas y cánticos en recuerdo y homenaje a Puga, hasta llegar a la iglesia San Francisco, donde tuvo lugar la misa funeral.

"¡El pueblo obrero despide al compañero!", era uno de los cánticos, junto a otros que se han convertido en himno desde que el pasado 18 de octubre estallaran las protestas sociales en el país contra el Gobierno de Sebastián Piñera: "¡Chile despertó!".

En la tarde, las actividades continuaron con una "Fiesta de la Resurrección" en la Villa Grimaldi de Santiago, con manifestaciones artísticas y musicales que se alargarán hasta la medianoche.

"Amor y pasión por los más pobres"

"Puga es un sacerdote que representa a una Iglesia que se hace parte de la realidad del pueblo", dijo a Efe la monja Gabriela Vergara, una de las miles de personas que acudió hoy a la despedida del "cura obrero".

"Su principal legado es el amor y la pasión por los más pobres. Él supo descubrir a Jesús en medio de los pobres y desde ahí vivió su sacerdocio y su ministerio", agregó Vergara.

Otra de las personas que acudió a los actos fúnebres de este domingo, Pedro Lautaro, dijo a Efe que tiene un gran respeto por todos los curas que, como Puga, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) "estuvieron al lado del pueblo y se la jugaron por los derechos humanos de los perseguidos".

Algunos de los presentes, como una mujer llamada Antonia Enríquez, también recordaron que Puga salió en la defensa de los derechos humanos durante el actual estallido social que vive Chile, en cuyo marco las fuerzas del orden están siendo cuestionadas por la comisión de abusos a la hora de contener las protestas.

"Aun en sus últimos días, su última actividad fue una misa por los presos políticos (de las protestas). Apenas podía hablar, estaba en silla de ruedas y estaba dando ese mensaje de humanidad", dijo a Efe Enríquez.

"Nos deja un legado muy grande de humanidad y justicia. Es un padre que siguió las enseñanzas del maestro Jesús, por eso el pueblo chileno lo quiere tanto", agregó.

Puga, de origen aristocrático, empezó a estudiar Arquitectura. Durante un trabajo relacionado con vivienda social entró en contacto con la extrema pobreza, optando por abandonar sus estudios universitarios para ingresar al Seminario Pontificio.

Fue ordenado sacerdote en 1959 y dedicó su vida a trabajar por los más pobres y vivir con ellos en algunos de los lugares más humildes de Chile, como la Villa Francia, ubicada en la comuna santiaguina de Estación Central; en las también poblaciones capitalinas de Pudahuel o La Legua; o en la Región de Los Lagos (sur), específicamente en la localidad de Colo, isla de Chiloé.

En su labor en pos de los más desfavorecidos, Puga lideró una resistencia pacífica contra la dictadura de Pinochet protegiendo a los perseguidos y denunciando los lugares de tortura de los servicios secretos, llegando a estar detenido y encarcelado por el régimen.

Puga tampoco no ha sido ajeno al estallido social que vive Chile y días después del comienzo de las protestas publicó una carta en la que criticaba que "Piñera no entiende lo que está detrás del clamor de la gente".

Volver arriba