El arzobispo de La Plata respondió a preguntas de los trabajadores rurales Monseñor Fernández denuncia que, en Argentina, hay "madres haciendo largas colas para dar de comer a sus hijos"

Monseñor Fernández, arzobispo de La Plata
Monseñor Fernández, arzobispo de La Plata

El arzobispo de La Plata respondió mediante un videomensaje preguntas de productores del campo sobre pobreza, hambre, planes de asistencia y contribución del sector rural al desarrollo regional

"La crisis alimentaria se ha agravado, el año pasado hubo momentos dramáticos, momentos que evidenciaron que no había una estructura preparada para una crisis de este tipo, según la información de Cáritas"

"Hoy funciona mejor pero con un flujo enorme de alimentos y eso dispara la pregunta: qué pasará después, porque es una situación indigna que no se puede sostener"

"Frente al hambre, el campo tiene una función social que está llamada a integrarse en su región para aportar al desarrollo de esa región; de ese modo no solo se supere el hambre sino que se logra muchísimo más todavía"

(AICA).- El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, envió un videomensaje a los productores del campo, en el que reconoció que el también proviene de una zona rural y está “acostumbrado a mirar el cielo abierto y por eso, a veces, me cuesta la vida de la ciudad”.

El arzobispo respondió algunas de las preguntas que los productores rurales le enviaron y al final les transmitió una palabras que definió muy personales y sinceras, a partir de su propia experiencia.

Campo de cultivoi
Campo de cultivoi

La crisis alimentaria se ha agravado, el año pasado hubo momentos dramáticos, momentos que evidenciaron que no había una estructura preparada para una crisis de este tipo”, planteó sobre la base de información de Cáritas Argentina.

“Hoy funciona mejor pero con un flujo enorme de alimentos y eso dispara la pregunta: qué pasará después, porque es una situación indigna que no se puede sostener. Madres haciendo largas colas para dar de comer a sus hijos, cuando lo que quieren es trabajar y vivir dignamente. Es de esperar que hay una recuperación de la economía que revierta esto, pero es posible que quede un porcentaje escandaloso de personas sin acceso a un trabajo digno y que seguirán dependientes”, advirtió.

Monseñor Fernández respondió otras preguntas sobre diferencia entre baja calidad nutricional y hambre, dignidad del pobres, trabajo y empleo, planes de asistencia; además de considerar “un muy mal negocio en todos los sentidos” la migración del interior a la ciudad.

Al ser consultado sobre el campo frente al hambre, el arzobispo platense respondió hablándoles con el corazón y desde su experiencia como hombre del interior llegado desde un pueblito cordobés de la pampa gringa. 

“También la actividad del campo tiene una función social, que está llamada a integrarse en su región para aportar al desarrollo de esa región; de ese modo no solo se supere el hambre sino que se logra muchísimo más todavía. En esta línea, ustedes saben que el campo no es la actividad que produce más empleos directos; pero a veces el esfuerzo por diversificar la producción hace posible generar más puestos de trabajo y más diversificados”, sostuvo.

“Esto depende mucho de la creatividad de ustedes; pero ocurre si hay sentido social, si hay sentido social. El hombre de campo puede tener el gusto de crecer, de prosperar y al mismo tiempo el gusto de ayudar a desarrollar su región; que sea un gusto enorme, que vale la pena. “Al final de la vida uno siente más satisfacción si aportó en el desarrollo de la región que si acumuló un montón. Que Dios los bendiga. Muchas gracias por su trabajo y por su aporte al país”.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba