Colombia celebra el sexto aniversario de la firma de los acuerdos de paz con las FARC Monseñor Henao: "Somos capaces de voltear la página y abrirnos a un horizonte completamente nuevo"

Monseñor Héctor Fabio Henao
Monseñor Héctor Fabio Henao

En el sexto aniversario de la firma de los acuerdos de paz, compartimos el mensaje de Monseñor Héctor Fabio Henao, delegado para las relaciones Iglesia-Estado de la Conferencia Episcopal Colombiana, el representante oficial de la Iglesia para facilitar los diálogos de paz

Monseñor Henao: "Puede haber justicia y reconciliación y una democracia mucho más fortalecida y mucho más activa en el país"

Gustavo Petro: "La Paz Total tiene que ver con el cumplimiento de lo ya firmado, incumplir su palabra es un generador de la violencia"

(Vatican News).- El 24 de noviembre de 2016 fue un día histórico para el pueblo colombiano: se efectuó la firma del acuerdo de paz con las FARC. Seis años más tarde, el lunes 21 de noviembre, en Caracas, las delegaciones del Gobierno colombiano y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) efectuaron un acto conjunto para la reinstalación de la mesa de los diálogos de paz.

En este contexto, desde la Iglesia católica, consideran que se ha iniciado una fase muy importante, en la que las negociaciones se deben hacer sobre la base del reconocimiento y la dignidad de cada persona, de cada comunidad. Lo enfatiza Monseñor Héctor Fabio Henao, delegado para las relaciones Iglesia-Estado por la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC) y representante de la Iglesia para facilitar estos diálogos.

"Puede haber justicia y reconciliación y una democracia mucho más fortalecida y mucho más activa en el país"

Desde el IX Congreso Nacional de Reconciliación, Henao expresa a Vatican News que, en los diálogos, “hay representatividad de múltiples sectores de la sociedad y aquí hay que hacer un ejercicio de reconocimiento y de valoración de la dignidad de cada quien”, comenta Henao. También alienta a mantener la esperanza, desde todos los sectores, de que “somos capaces de voltear la página y abrirnos a un horizonte completamente nuevo”. En ese horizonte, puede haber justicia y reconciliación y una democracia mucho más fortalecida y mucho más activa en el país, según Henao: “Aquí se trata de transformaciones en el mundo de la democracia”.

El delegado del Episcopado recuerda el mensaje que el Santo Padre les transmitió durante su viaje apostólico al país, en 2017, sobre la importancia de detener el odio y la violencia. En efecto, Francisco decía, durante un encuentro de oración por la reconciliación nacional: “No tengan miedo a pedir y a ofrecer el perdón. No se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades. Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias. Es la hora para desactivar los odios, y renunciar a las venganzas, y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno”.

Henao insiste en la imperiosa necesidad de dejar atrás las décadas de muerte y violencia, pues “la justicia social que buscamos no llegará de la mano de la violencia, sino a través del diálogo”. Además, reivindicó: “Tenemos que trabajar para alcanzar las transformaciones sociales que requiere nuestro país con urgencia”.

De acuerdo con Henao, “hace falta una nueva espiritualidad que abra el camino de la reconciliación, y ese es el aporte fundamental de la Iglesia, su labor por el desarrollo humano integral, junto a las víctimas, para lograr una nación reconciliada y en paz”.

El pronunciamiento del gobierno colombiano

En un acto de conmemoración del sexto aniversario de la firma del acuerdo de paz, el Presidente de la República, Gustavo Petro, dijo que es tiempo suficiente para realizar una evaluación y reconoció que “la Paz Total tiene que ver con el cumplimiento de lo ya firmado, incumplir su palabra es un generador de la violencia”. Según recoge el periódico local El Tiempo, Petro fue enfático en decir que su proyecto de paz total implica un cambio político mundial. Y respecto al papel de América Latina, explicó que la región debe conjugar esfuerzos para cambiar algunas de las políticas mundiales.

“El compromiso de este gobierno es cumplir el acuerdo de paz con las FARC y llevar a negociaciones que también implicarían transformaciones de la estructura económica y política del país, hacia los otros actores de la violencia en Colombia. El pacto sigue vigente”, concluyó el mandatario.

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’
Volver arriba