Ante la violencia contra los migrantes en Iquique tras una protesta contra la inmigración ilegal Obispos de Chile: "La agresión a personas en situación vulnerable mientras se gritaba 'vivas' a Chile, nos llena de vergüenza y de estupor"

Iquique. Violencia contra migrantes
Iquique. Violencia contra migrantes

Este 27 de septiembre el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile ha dado a conocer una declaración expresando el dolor y rechazo a los actos de violencia cometidos contra hermanos inmigrantes en la ciudad de Iquique

se señala comprender que la llegada de numerosos migrantes a determinadas localidades puede hacer difícil la convivencia de estos hermanos con la comunidad local, pero, por lo mismo, “se requiere una acción coordinada de las autoridades locales y nacionales

“No podemos olvidar que detrás de la migración hay situaciones de pobreza, de violencia y de crisis de las que se huye. Por eso la migración, junto con ser un hecho doloroso, es también un derecho humano. fue lo vivido por muchos chilenos en otra época

Llamamos a las autoridades a asumir la problemática migratoria, y coordinar acciones internacionales a nivel regional que permitan enfrentar el problema en común

Finalmente el Comité Permanente invita a los católicos a “no asumir ni promover actitudes hostiles al inmigrante. Una mentalidad xenófoba y replegada sobre sí misma, sea por la consideración que sea, no puede prevalecer por encima de las más hondas convicciones de fe

 

Este 27 de septiembre el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile ha dado a conocer una declaración expresando el dolor y rechazo a los actos de violencia cometidos contra hermanos inmigrantesen la ciudad de Iquique, ocurridos en los últimos días.

Al inicio del mensaje se expresa: “Como obispos de la Iglesia Católica en Chile, nos unimos al dolor y al rechazo que han ocasionado los actos de violencia cometidos contra hermanos inmigrantes en la ciudad de Iquique, ocurridos en los últimos días. Observar la agresión a personas en situación de vulnerabilidad, incluidos niños y adolescentes, junto a la destrucción de sus pocas pertenencias, mientras se gritaba “vivas” a Chile, nos llena de vergüenza y de estupor. No es ese el Chile al que todos aspiramos”.

Luego se señala comprender que la llegada de numerosos migrantes a determinadas localidades puede hacer difícil la convivencia de estos hermanos con la comunidad local, pero, por lo mismo, “se requiere una acción coordinada de las autoridades locales y nacionales para hacer frente a una situación que no se puede dejar a la deriva. No puede haber indolencia o negligencia de parte del Estado, pues ello solo agrava el problema”, agregando que no contribuyen las actitudes xenófobas y violentas, pues dañan la dignidad humana. “Todo emigrante es una persona humana que, en cuanto tal, posee derechos fundamentales inalienables que han de ser respetados por todos y en cualquier situación” (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 62).

“No podemos olvidar que detrás de la migración hay situaciones de pobreza, de violencia y de crisis de las que se huye. Por eso la migración, junto con ser un hecho doloroso, es también un derecho humano, porque las personas tienen derecho a buscar una vida mejor y a huir de la desesperación” recuerdan los obispos, añadiendo que fue lo vivido por muchos chilenos en otra época, “cuando fueron acogidos y encontraron un espacio de desarrollo en otros países de nuestro continente. Si la dignidad de la persona humana no queda a salvo y, por el contrario, consideramos a algunos menos valiosos o descartables, no hay futuro ni para la fraternidad ni para la sobrevivencia de la humanidad”.

Llamamos a las autoridades a asumir la problemática migratoria, ofreciendo espacios de acogida en condiciones dignas, que permitan no cargar a las comunidades locales con situaciones urbanas indeseadas. También pedimos facilitar los procesos de regularización de acuerdo con la ley y coordinar acciones internacionales a nivel regional que permitan enfrentar el problema en común. Todos estamos de acuerdo en que la migración debe ser regulada, pero regular no es lo mismo que prohibir o hacerla imposible inflexiblemente. La migración no debe ser vista solo como una amenaza, sino como una oportunidad para construir un futuro de paz”, es la solicitud de los representantes del episcopado chileno.

Finalmente el Comité Permanente invita a los católicos a “no asumir ni promover actitudes hostiles al inmigrante. Una mentalidad xenófoba y replegada sobre sí misma, sea por la consideración que sea, no puede prevalecer por encima de las más hondas convicciones de fe, que nos hacen sostener el valor de cada persona humana y la ley suprema del amor fraterno” recordando que ayer, el Papa Francisco celebró la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, llamando a no cerrar la puerta a la esperanza de los migrantes, invitándonos a "caminar juntos, sin prejuicios, sin miedos, poniéndonos al lado de los más vulnerables: migrantes, refugiados, víctimas de la trata, descartados... estamos llamados a construir un mundo cada vez más inclusivo, que no excluya a nadie”.

Comunicado completo

Ante la violencia contra los inmigrantes en Iquique1.Como obispos de la Iglesia Católica en Chile, nos unimos al dolor y al rechazo que han ocasionado los actos de violencia cometidos contra hermanos inmigrantes en la ciudad de Iquique, ocurridos en los últimos días. Observarlaagresión a personas en situación de vulnerabilidad, incluidos niños y adolescentes, junto aladestrucción de sus pocas pertenencias, mientras se gritaba “vivas” a Chile, nos llena de vergüenza y de estupor.No es ese el Chile al que todos aspiramos.

2.Comprendemos que la llegada de numerosos migrantes a determinadas ciudades y localidadesmuchas veces puede hacer difícil la convivencia de estos hermanos con la comunidad local, pero,por lo mismo,se requiere una acción coordinada de las autoridades locales y nacionales para hacer frente a una situación que no se puede dejar a la deriva. No puede haber indolencia o negligenciade parte del Estado, pues ello soloagrava el problema. Tampoco contribuyen las actitudes xenófobas y violentas, pues dañan la dignidadhumana.“Todoemigrante es una persona humana que, en cuanto tal, posee derechos fundamentales inalienablesque han de ser respetados por todos y en cualquier situación” (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 62)

3.No podemos olvidar que detrás de la migración hay situaciones de pobreza, de violencia y de crisis de las que se huye. Por eso la migración, junto con ser un hecho doloroso, es también un derecho humano, porque las personas tienen derecho a buscar unavida mejor y a huir de la desesperación. Es lo que vivieron muchos chilenos en otra época, cuando fueron acogidos y encontraron un espacio de desarrollo enotros países de nuestro continente. Si la dignidad de la persona humana no queda a salvo y, por el contrario, consideramos a algunos menos valiosos o descartables, no hay futuro ni para la fraternidad ni para la sobrevivencia de la humanidad (cf. Papa Francisco, Fratelli Tutti, 107)

4.Llamamos a las autoridades a asumir la problemática migratoria, ofreciendo espacios deacogida en condiciones dignas,que permitan no cargar a las comunidades locales con situaciones urbanas indeseadas. También pedimos facilitar los procesos de regularización de acuerdo con la leyy coordinar acciones internacionales a nivel regional que permitan enfrentar el problema en común.Todos estamos de acuerdo en que la migración debe ser regulada, pero regular no es lo mismo que prohibir o hacerla imposibleinflexiblemente. La migración no debe ser vista solo como una amenaza, sino como una oportunidad para construir un futuro de paz.

5.Invitamos a los católicos a no asumir ni promover actitudeshostiles al inmigrante. Una mentalidad xenófoba y replegada sobre sí misma, sea por la consideración que sea, no puede prevalecer por encima de las más hondas convicciones de fe, que nos hacen sostener el valor de cada persona humana y la ley suprema del amor fraterno. Justo ayer, celebrando en Roma la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, Francisco nos ha llamado a no cerrar la puerta a la esperanza de los migrantes, invitándonos a "caminar juntos, sin prejuicios, sin miedos, poniéndonos al lado de los  más vulnerables: migrantes, refugiados, víctimas de la trata, descartados... estamos llamados a construir un mundo cada vez más inclusivo, que no excluya a nadie”.

EL COMITÉ PERMANENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE

+ Celestino Card. Aós Braco. Cardenal Arzobispo de SantiagoPresidente

+ Fernando Chomalí Garib. Arzobispo de ConcepciónVicepresidente

+ Juan Ignacio González Errázuriz. Obispo de San Bernardo

+ Ricardo Morales Galindo. Obispo de Copiapó

+ Sergio Pérez de Arce Arriagada. Obispo de Chillán. Secretario General.

Santiago, 27 de septiembre de 2021 

Volver arriba