Mensaje navideño episcopal se solidariza con las dificultades del tiempo presente Los obispos piden: "Que los cubanos no tengamos que buscar fuera del país lo que debemos encontrar dentro"

Navidad en Cuba
Navidad en Cuba

La presencia de Jesús en el pesebre de Belén, afirman, “es un rayo de luz que ilumina las pobrezas materiales de aquella Noche Santa y las innumerables noches de la historia de los hombres, en las que las sombras del desaliento hacen desaparecer la esperanza y la alegría de los corazones”

“Cualquier proyecto social debe abrir espacios para los proyectos de vida personal y familiar de los ciudadanos y debe armonizarse mutuamente”

"Que cesen todos los bloqueos, externos e internos, y dar paso a la iniciativa creadora, a la liberación de las fuerzas productivas y a leyes que favorezcan la iniciativa de cada cubano"

(Holguín católico).- En un mensaje de Navidad a todos los cubanos y al mundo entero, los obispos católicos de Cuba expresan su solidaridad con “un pueblo cansado y agobiado, y sintiéndonos parte de él, invitamos a dirigirnos a Jesús, el Hijo de Dios que se hace hombre, para que podamos encontrar el alivio y el consuelo, la paz y la esperanza que tanto necesitamos”.

El mensaje dado a conocer el 12 de diciembre en el Sitio Web de la Conferencia de Obispos Católicos, ante la cercanía de la Navidad, reitera el anuncio de la Buena Noticia del Nacimiento de Jesucristo, el Salvador, acontecimiento que “ha motivado la dicha, generando compromiso y fundamentando la esperanza de muchos hombres y mujeres que, desde hace mas de 2000 años, han acogido con fe el anuncio del ángel en la Nochebuena”.

En un momento de grandes dificultades para el mundo y especialmente para el pueblo cubano, los Obispos hacen notar que “el nacimiento de Jesús ocurrió en medio de grandes privaciones”.

La presencia de Jesús en el pesebre de Belén, afirman, “es un rayo de luz que ilumina las pobrezas materiales de aquella Noche Santa y las innumerables noches de la historia de los hombres, en las que las sombras del desaliento hacen desaparecer la esperanza y la alegría de los corazones”.

Belén cubano

El mensaje destaca que su contenido esta en continuidad con el Magisterio Episcopal que han expresado a través de los años y citan palabras de su mensaje el 8 de septiembre de 2013 ‘La Esperanza no defrauda’, que decían ya entonces: “Al observar la realidad que vivimos, al escuchar y sentir en nosotros los anhelos, las esperanzas y las frustraciones de los hijos de Dios en esta tierra, con la confianza puesta en el Señor y alentados por el amor de Nuestra Madre de El Cobre”. Y vuelven a recordar  que “cualquier proyecto social debe abrir espacios para los proyectos de vida personal y familiar de los ciudadanos y debe armonizarse mutuamente”.

Obispos de Cuba

El mensaje identifica elementos concretos del momento presente y afirman que “las carencias materiales, el cansancio espiritual, la insuficiente economía personal, familiar y nacional que afectan duramente la vida presente y ensombrecen el futuro, están pesando en el alma de la inmensa mayoría de los cubanos”.

Añaden que “la crisis económica ya existente, la pandemia de la COVID-19 y las consecuencias de los fenómenos naturales provocan en la población temores e incertidumbres”.

Ante esta realidad, los obispos expresan su “cercanía hacia los más desfavorecidos: los pensionados, los desempleados, las madres solteras, los enfermos, los presos y los ancianos que viven solos y en situación de necesidad”. Indican que detrás de estas categorías “ hay rostros y nombres concretos que están reclamando, por parte del Estado y de toda la sociedad, una atención cuidadosa y eficaz a fin de aliviar los sufrimientos y socorrerlos en sus necesidades. Dios pone ante nosotros la gran oportunidad de practicar la caridad para con los más vulnerables”. 

El mensaje reconoce las propuestas de solución aportadas por las autoridades del país y afirma que se han dado otras, “fruto del genuino amor y compromiso de los cubanos con su patria y por ello hacen un llamado al diálogo con palabras del Papa Francisco en su reciente Carta Encíclica Fratelli Tutti : “La falta de diálogo implica que ninguno, en los distintos sectores, está preocupado por el bien común, sino por la adquisición de los beneficios que otorga el poder o, en el mejor de los casos, por imponer su forma de pensar”.

Navidad en Cuba

Recordando que  la Navidad es Buena Noticia, señalan lo que serían buenas noticias para los cubano en el momento presente:

• que las cosas cambien para bien y en paz. 

•que el agobio por conseguir los alimentos se convierta en un sereno compartir el pan cotidiano en familia.

• que el anunciado reajuste de la economía nacional, lejos de aumentar las preocupaciones de muchos, ayude a que cada cual pueda sostener a su familia con un trabajo digno, con el salario suficiente y con la siempre necesaria justicia social.

• que se evite la violencia, la confrontación, el insulto y la descalificación para crear un ambiente de amistad social y fraternidad universal

• que la intolerancia dé paso a una sana pluralidad, al diálogo y a la negociación entre los que tienen opiniones y criterios distintos.

• que los cubanos no tengamos que buscar fuera del país lo que debemos encontrar dentro; que no tengamos que esperar a que nos den desde arriba lo que debemos y podemos construir nosotros mismos desde abajo.

• que cesen todos los bloqueos, externos e internos, y dar paso a la iniciativa creadora, a la liberación de las fuerzas productivas y a leyes que favorezcan la iniciativa de cada cubano .

Y la más grande noticia, subrayan “que Jesús el Hijo de Dios, es el único Mesías, Salvador y Señor”.

Navidad en Cuba

María y José hacia Belén

Para identificar al verdadero Mesías ofrecen las señales del Evangelio: “no hace ruido, da paz. Nace con dolor, pero provoca alegría. No nace en palacios, sino en un establo con los más pobres y sin techo, el verdadero Salvador no busca las luces!

Se refieren al mundo moderno y sus comunicaciones y señalan los obispos “hoy pudiéramos decir que no es mediático, sino que ayuda a encender la luz que cada cual lleva dentro y no apaga la mecha vacilante. No promete, se sacrifica. No arenga, se entrega. No aliena a los pobres de la tierra con un cielo que nunca llega, sino que siembra paz, libertad y esperanza, para que podamos comenzar la construcción del Reino de los Cielos ya en la tierra, pero sabiendo que aquí nunca se encuentra la verdadera felicidad”.

Jesús nació en un pesebre

Al mismo tiempo el mensaje  no pasa por alto “tantas realizaciones bonitas en este año que termina: la entrega sacrificada de médicos y personal sanitario, permanecer en la casa durante más tiempo, compartir los alimentos con tantas personas por parte de las comunidades católicas y de los buenos vecinos, los mensajes televisivos con contenido religioso como la retransmisión de la Santa Misa desde el Santuario de El Cobre, algunas celebraciones del Papa, alocuciones, radiales y por WhatsApp”.  

El mensaje recuerda que la Virgen María, por su fe, hizo posible el nacimiento de Jesús y sigue acompañando y enseñando a vivir confiando en Dios. Invitan a mirar a Jesús, a la Virgen María y a San José, la Sagrada Familia “que nos alienta a vivir y celebrar con esperanza la Navidad de este año 2020, que ha sido de pruebas y temores”.  Recuerdan que los cubanos tienen la compañía de la Virgen de la Caridad durante mas de cuatro siglos y en Ella , su fortaleza y su consuelo confían  “para afrontar los desafíos y la pesadumbre del momento actual que vivimos”.

Virgen de la Caridad

Etiquetas

Volver arriba