Consideran 'un paso adelante' la propuesta de "regular las viviendas de emergencia de acuerdo con la identidad de género" Obispos de EE.UU. : "La vivienda es un derecho universal e inviolable para todos"

Vivienda, derecho universal
Vivienda, derecho universal

En una nota, los obispos de Estados Unidos reafirman el derecho universal e inviolable de la vivienda que debe ser accesible a todos, especialmente a las personas más vulnerables

La afirmación se produce tras la propuesta de modificación de la normativa del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (Hud), que deja margen a los distintos Estados sobre cómo "acoger, definir, evidenciar o limitar la 'identidad de género'"

"Es importante asegurar la flexibilidad para que esos alojamientos de emergencia sean lo más posible beneficiosas para todos, sin dejar de ser fieles a su misión"

(Vatican News).- "La vivienda es un derecho universal e inviolable para todos" y debe garantizarse sobre todo "a las personas más vulnerables":  lo afirma la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos (Usccb), en una nota firmada por los monseñores Paul S. Coakley, Thomas G. Wenski y David A. Konderla, presidentes respectivamente de las Comisiones Episcopales de Justicia Interna, Libertad Religiosa y Promoción y Defensa del Matrimonio.
"Como católicos", afirman los obispos, "nos esforzamos por satisfacer las necesidades de todos los que llegan a nuestras puertas, siguiendo a Jesús que dice: 'Era forastero y me acogisteis'.
La declaración de los prelados se produce en el momento en que, en el país, se ha propuesto modificar la normativa promulgada por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (Hud). En 2016, de hecho, el Hud exigió que los alojamientos y las viviendas de emergencia se regularan de acuerdo con la "identidad de género" del individuo. Esto - señalan los obispos - no se estaba reflejado en ninguna ley del Congreso y había creado problemas a la privacidad y la seguridad de los usuarios, como por ejemplo, a las madres solteras. La propuesta presentada ahora, en cambio, introduce una especie de flexibilidad, ya que deja margen a los distintos Estados sobre cómo "acoger, definir, evidenciar o limitar la 'identidad de género'".

La modificación propuesta, "aunque no es perfecta y no responde a todas las cuestiones" sobre la emergencia habitacional, es, según Uscbb, "un justo paso adelante hacia la mejora de la flexibilidad, en el respeto, al mismo tiempo, del derecho de todas las personas a una vivienda de emergencia". "Las unidades de vivienda individuales -añaden los prelados- funcionan según circunstancias, estructuras y recursos diferentes y pueden tener un programa específico para las personas vulnerables". Por lo tanto, una regulación estándar para todos, "puede no ser siempre adecuada". Por el contrario, "es importante asegurar la flexibilidad para que esos alojamientos de emergencia sean lo más posible beneficiosas para todos, sin dejar de ser fieles a su misión".

Hud

Volver arriba