Con mascarillas, distancia social y registro anticipado Las diócesis de EE.UU. eligen Pentecostés para reabrir los templos

Pentecostés
Pentecostés

Diócesis y arquidiócesis católicas alrededor del país se están preparando para reabrir completamente para la fiesta de Pentecostés, que se celebrará el 23 de mayo

Arzobispo de Atlanta: "Pentecostés es el cumpleaños de la iglesia y un momento en el que debemos dejar que el Espíritu Santo guíe nuestro camino. Es un momento apropiado para dar el siguiente paso hacia la reapertura total de nuestras iglesias"

"Para nosotros, los católicos, el contacto inmediato con la presencia real del cuerpo y la sangre de Nuestro Señor al ofrecer este sacrificio a Dios Padre es insustituible y esencial", señalaron las pautas de reapertura diocesana

Con excepciones para aquellos que están enfermos, confinados en casa, en una categoría de alto riesgo — que incluye a los mayores de 65 años — o para aquellos que temen enfermarse por asistir a la iglesia, puntulizó

Algunas diócesis reabrieron sus parroquias el año pasado y otras no lo han hecho por completo, pero están aflojando las restricciones en las misas y preparándose para el regreso de los católico

Se planeó un evento parroquial para el 23 de mayo con los ministerios proporcionando información sobre cómo unirse o reincorporarse a sus actividades a medida que continúan mejorando

 

(CNS) — Muchas diócesis y arquidiócesis católicas alrededor del país que cerraron las puertas de sus parroquias al comienzo de la pandemia el año pasado, y las han abierto gradualmente a una ocupación limitada en el último año, se están preparando para reabrir completamente para la fiesta de Pentecostés, que se celebrará el 23 de mayo.

Es un día que tradicionalmente marca el comienzo de la iglesia

“Pentecostés es el cumpleaños de la iglesia y un momento en el que debemos dejar que el Espíritu Santo guíe nuestro camino. Es un momento apropiado para dar el siguiente paso hacia la reapertura total de nuestras iglesias”, expresó Mons. Gregory J. Hartmayer, arzobispo de Atlanta, en un mensaje a sacerdotes y líderes parroquiales y escolares a finales de abril.

El arzobispo agradeció a los sacerdotes de la arquidiócesis por idear “formas de entregar los sacramentos a sus fieles durante una peligrosa pandemia mundial”.

Él también señaló que varios de ellos tuvieron que enterrar a “muchos” y se arriesgaron para servir a sus feligreses.

Comunión en el estacionamiento

Sin embargo, el arzobispo señaló que los sacerdotes no pueden dar la Eucaristía a los feligreses virtualmente, “no de la manera que Jesús pretendía”, y sostuvo que ahora que las vacunas están más disponibles es “el momento de comenzar a traer más personas físicamente de regreso a la iglesia”.

El arzobispo Hartmayer dijo que el 22 de mayo, antes de la celebración de la vigilia de Pentecostés, expirará la dispensa general de la obligación de asistir a la misa dominical. Él también expuso que habrá excepciones para aquellos que están enfermos, confinados en casa, en una categoría de alto riesgo — que incluye a los mayores de 65 años — o para aquellos que temen enfermarse por asistir a la iglesia.

La Diócesis de Charlotte, Carolina del Norte, de igual forma está restableciendo la obligación de asistir a la misa dominical a partir de Pentecostés, también con excepciones por motivos de salud.

Es importante que comencemos a regresar a la misa, cuando y donde sea posible, en reconocimiento de la naturaleza esencial y central de la Eucaristía en nuestras vidas”, dijo la diócesis en su sitio web.

Las nuevas pautas señalaron que las parroquias diocesanas se habían adaptado para proteger la salud de los feligreses durante la pandemia con precauciones de seguridad, límites de capacidad, protocolos de limpieza rigurosos y, por supuesto, misas transmitidas en vivo — que, si bien cumplen una función importante, no reemplazaban por completo la asistencia a misa en persona.

“Si bien las misas transmitidas en vivo han sido un medio para ayudarnos a nutrir nuestras almas cuando no podíamos estar físicamente presentes en la iglesia, debemos recordar que la adoración ‘virtual’ no es la norma. Dios no vino a nosotros virtualmente. Él vino a nosotros — y continúa viniendo a nosotros — en carne”, expresó.

“Para nosotros, los católicos, el contacto inmediato con la presencia real del cuerpo y la sangre de Nuestro Señor al ofrecer este sacrificio a Dios Padre es insustituible y esencial”, señalaron las pautas de reapertura diocesana.

En algunas áreas, obispos católicos se han unido a otros obispos del estado para levantar la dispensa de la obligación de asistir a la misa dominical en persona. Los obispos de Colorado hicieron justamente esto para que los católicos puedan asistir a misa a partir de Pentecostés. Los obispos de Ohio, por otro lado, anunciaron a los católicos en el estado que levantarían la dispensa a partir del fin de semana del 5 al 6 de junio para la fiesta de Corpus Christi el 6 de junio.

Otros obispos también eligieron la fecha del 6 de junio como el momento para reabrir por completo. El arzobispo de Nueva Orleans, Gregory M. Aymond, anunció en una carta del 1 de mayo a los católicos arquidiocesanos que la obligación de asistir a la misa dominical se restablecería el 6 de junio, con excepciones para aquellos que están confinados en casa, enfermos, o temerosos de enfermarse.

“Para aquellos de nosotros que hemos comenzado a ir de compras con más frecuencia, socializar, ir al gimnasio, y participar en otras actividades fuera de nuestros hogares, y aún no hemos regresado a misa, los animo de manera especial a considerar la invitación del Señor a ‘volver a la mesa ‘”, él escribió.

El arzobispo Aymond también señaló que la pandemia, para muchos, ha sido un “tiempo de renovación espiritual, (para cultivar) un aprecio más profundo por la misa, y un deseo de recibir a Cristo en la Eucaristía”.

Algunas diócesis reabrieron sus parroquias el año pasado y otras no lo han hecho por completo, pero están aflojando las restricciones en las misas y preparándose para el regreso de los católicos.

Alrededor del país, a medida que reabren completamente, la mayoría de las parroquias continúan transmitiendo misas en vivo, lo que empezaron a hacer al comienzo de la pandemia.

A partir de Pentecostés, la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington reanudará su programa completo de misas dominicales “pre pandémicas”. La basílica también reanudará sus dos misas diarias.

Monseñor Walter Rossi, rector de la basílica, dijo que el levantamiento de las restricciones de capacidad para los lugares de culto por parte del Distrito de Columbia a partir del 21 de mayo fue oportuno ya que cae cerca de Pentecostés.

“Esperamos que mientras buscamos regresar a nuestras operaciones normales, sin restricciones, podamos servir mejor a los fieles”, agregó.

Por ahora, se deben usar mascarillas en todo momento y las medidas de distanciamiento social seguirán vigentes en la basílica. Se solicita el registro anticipado a través del sitio web de la basílica para quienes asisten a las misas los domingos y días santos y para otras misas especiales.

En la Arquidiócesis de Baltimore, donde la dispensa de la obligación de asistir a misa los domingos y días festivos se mantenía vigente a mediados de mayo, la arquidiócesis anunció el 13 de mayo que las parroquias relajarían algunas restricciones.

Las parroquias arquidiocesanas ahora pueden reducir el distanciamiento social en las iglesias de 6 pies a 3 pies entre los feligreses de diferentes hogares. No se requerirían mascarillas faciales a menos que esto sea un requisito de la jurisdicción local, aunque todavía se recomiendan las mascarillas para aquellos que no están vacunados. Las parroquias de la ciudad también podrían aumentar su capacidad del 33 por ciento al 50 por ciento.

“La Arquidiócesis de Baltimore está adoptando un enfoque gradual para aumentar la capacidad de nuestras iglesias”, dijo el anuncio, después de que se relajaron las pautas estatales para los lugares de culto.

Mons. Richard Hilgartner, párroco de la Parroquia de San José en Cockeysville, Maryland, dijo que la parroquia ampliará su capacidad el fin de semana del 22 al 23 de mayo.

“Que el domingo de Pentecostés sea el nuevo espíritu y la renovación”, dijo. También señaló que la parroquia ha estado llevando a cabo una serie de mensajes de cuatro semanas antes de Pentecostés para que la gente vuelva a comprometerse con la parroquia participando en la misa, sirviendo como lectores, catequistas, o en otros ministerios.

Se planeó un evento parroquial para el 23 de mayo con los ministerios proporcionando información sobre cómo unirse o reincorporarse a sus actividades a medida que continúan mejorando.

“Esperamos generar ese impulso y preparar a la gente para volver a comprometerse, al menos regresando a misa, si no más”, dijo el pastor.

Espíritu
Espíritu

Volver arriba