El arzobispo de Buenos Aires celebró la misa central de san cayetano Cardenal Poli: "No existe peor pobreza que aquella que priva de la dignidad del trabajo"

Fiesta de San Cayetano
Fiesta de San Cayetano

Le pidió al santo del pan y del trabajo que "nos dé una mano para que no falte lo que sostiene a nuestras familias"

Fue en una ceremonia transmitida a causa de la pandemia, en una fiesta atípica que permite venerar al patrono desde afuera del templo

También rogó por salud "para seguir construyendo una patria de hermanos, acompañando el sueño del Papa Francisco

La figura del santo puede venerarse en las escalinatas del templo. Los peregrinos pasan delante de la imagen del santo, se detienen un instante y hacen un oración, y prosigue el avance de la fila ordenada al aire libre y con distancia social

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli advirtió este sábado que "no existe peor pobreza como aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo" en la misa central de la fiesta de San Cayetano que celebró sin presencia de fieles en una fecha en que tradicionalmente el santuario de Liniers es visitado por miles de peregrinos que le encomiendan sus necesidades laborales y familiares.

En la ceremonia que fue transmitida por los medios desde las 11 a causa de la pandemia, el arzobispo de Buenos Aires afirmó que "hoy nos ponemos frente a la imagen del patrono del Pan y del Trabajo: pedimos que nos dé una mano e interceda ante el «Dios que ama la vida» para que no falte lo que sostiene a nuestras familias, nos dignifica y es causa de alegría para todos".

En la homilía pronunciada desde el templo porteño de la calle Cuzco, en el segundo año en que la fiesta se realiza en contexto de pandemia de coronavirus, el purpurado también rogó por salud "para seguir construyendo una patria de hermanos, acompañando el sueño del Papa Francisco que nos invita a que "seamos capaces de reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras".

"San Cayetano: con corazón agradecido te pedimos paz, salud y trabajo. Es el lema elegido para este 7 de agosto y expresa los más profundos deseos del pueblo trabajador y creyente, que desea salir de la pandemia mejor de cuando nos ha sorprendido", agregó.

El santuario dispuso que este año la festividad sea en parte virtual y en parte presencial. El padre Lucas Arguimbau, rector del lugar, explicó que es una fiesta “distinta, desde la virtualidad, con misas, bendiciones y oraciones transmitidas por las redes sociales del santuario”.

A la vez, la figura del santo puede venerarse en las escalinatas del templo. Los peregrinos pasan delante de la imagen del santo, se detienen un instante y hacen un oración, y prosigue el avance de la fila ordenada al aire libre y con distancia social. La imagen estará expuesta todo el mes para evitar aglomeraciones.

La fiesta con el lema “San Cayetano con corazón agradecido, te pedimos paz, salud y trabajo” comenzó la tarde del viernes cuando la imagen del santo se exhibió en el atrio, a la vista de todos los que pasan por el santuario de Cuzco 150.

Por la pandemia, el año pasado el templo permaneció cerrado el día de San Cayetano.

Volver arriba