Nicaragua celebra las elecciones nacionales el 7 de noviembre de 2021 Rolando Álvarez a los políticos: "Nicaragua necesita estadistas que con claridad hagan propuesta de nación"

Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa
Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa

El obispo de Matagalpa también instó a los políticos a no prestarse al "juego" de grupos que persiguen intereses particulares, y no de la nación

Pide una política seria y de altura, que mire los intereses nacionales; algo que significaría un paso adelate para el país y dejaría al descubierto a los políticos que persiguen sus propios intereses

Por su lado, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, criticó en su homilía a aquellos que viven preocupados por el "clima de negocios" e hizo un llamado a estar atentos "a no convertir nuestro corazón en un mercado"

El obispo de la diócesis nicaragüense de Matagalpa, Rolando Álvarez, exhortó este domingo a los políticos de Nicaragua a hablar “claro” y con la “verdad” a la ciudadanía de cara a las elecciones generales que están previstas a celebrarse el 7 de noviembre próximo.

“No hagan de Nicaragua un mercado donde algunos con sus estrategias escondidas pretenden venderse al mejor postor o sacar ventaja de los otros o seguir halando agua para su molino”, señaló el obispo nicaragüense en su homilía, transmitida a través de las redes sociales.

El religioso también instó a los políticos a no prestarse al “juego” de grupos que persiguen intereses particulares, y no de la nación.

“O buscar como en río revuelto, tener ganancia de pescadores, como dice el refrán”, de “quienes, desde el anonimato o tras bambalinas, manejan los hilos de quienes se presentan a su juego o a intereses particulares o de grupos”, continuó.

“Los nicaragüenses necesitamos que hablen claro, que den la cara y que no pretendan darnos atol con el dedo (engaño)”, añadió.

Escuchar el mensaje

Para el obispo, aquellos políticos que hablen con “claridad y franqueza” marcarán la diferencia en las próximas elecciones.

“Pienso que quien hable con claridad, franco y directo estaría dando un paso adelante. Podría incluso hacer la diferencia”, anotó.

En tanto, dijo, aquellos que buscan “apoyos externos, en grupos anónimos y ocultos, en discursos agitados, confrontativos, descalificando, alentando rencores, resentimientos, ahondando heridas y llevando al país al despeñadero, quedarán al descubierto, como un vendedor de falsas ilusiones, planes equivocados, erróneos y desviados”.

Álvarez dijo que Nicaragua necesita estadistas que con claridad hagan propuesta de nación, tengan visión de presente y futuro, “juntos, sin exclusiones ni estigmatizaciones, aportando cada uno su granito de mostaza podamos aportar a un país en paz, justicia, libertad, equidad y prosperidad”.

¿Clima de negocios o estabilidad institucional?

Por su lado, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, criticó en su homilía a aquellos que viven preocupados por el “clima de negocios”, aunque eso signifique asegurar la ganancia económica de “unos pocos” por encima del futuro de un país.

“El crecimiento económico sin valores éticos, sin compromiso en favor de los más pobres y a costa de la estabilidad institucional de la sociedad, no produce por sí mismo ni mayor inclusión social ni un estado de bienestar para todos”, argumentó el religioso.

En su homilía, Báez llamó a los políticos nicaragüenses a no aprovecharse de las personas y buscar “solo el propio provecho, no hagamos las cosas por interés personal, sino con amor generoso y solidario”.

Por tanto, hizo un llamado a estar atentos “a no convertir nuestro corazón en un mercado”.

“No vendamos nuestra conciencia al mejor postor, no perdamos nuestra dignidad solo por tener más, no actuemos en modo injusto o inmoral por afán de dinero. Estemos atentos a no convertir en un mercado nuestras relaciones con los demás”, abogó.

Nicaragua tiene previsto celebrar elecciones nacionales el 7 de noviembre de 2021 y el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), con el presidente Daniel Ortega a la cabeza y que retornó al poder en enero de 2007, busca conservarlo por cinco años más.

Los opositores, en cambio, buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Ortega, de 75 años, que en enero cumplió 14 años consecutivos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Volver arriba