Bergoglio quiere evitar que transfieran sus fondos y no compensar a las víctimas El Papa recibe al líder del Sodalicio con el escándalo del movimiento de su dinero a paraísos fiscales sobre el tapete

Luis Fernando Figari
Luis Fernando Figari

Al igual que 'Los Legionarios de Cristo' en México, en Perú, el Sodalicio ha movido el dinero primero en Panamá, luego a Denver con el fin de evitar reparar a los cientos de sobrevivientes desde que se fundó la agrupación católica en 1971

El papa Francisco se reunió el pasado domingo con José Domingo Correa, el director general del Sodalicio tras la salida de Alessandro Moroni, bajo cuyo mandato explotó el escándalo en el 2015

¿Cómo se hizo el milagro de lucrar sin que el Estado los supervise? A través del astuto mecanismo que implicaba que sus cementerios sean extraterritoriales, aunque era una fórmula rechazada en 2001

Correa informó de las reformas en las constituciones del Sodalicio y de los intentos de reparación a los sobrevivientes siguiendo la máxima de 'El gatopardo': "cambiar todo para que nada cambie"

La pregunta que cae de madura en el caso del sodálite perpetuo y representante del Sodalicio ante la Santa Sede, Enrique Elías Dupuy, es ¿ha informado al Vaticano o no que es parte de la offshore Fundación Santa Rosa como tesorero?

(LR).- Al igual que ‘Los Legionarios de Cristo’ en México que movieron el dinero para no reparar a sus sobrevivientes; en Perú, el Sodalicio ha movido el dinero primero en Panamá, luego a Denver con el fin de evitar reparar a los cientos de sobrevivientes desde que se fundó la agrupación católica en 1971.

Según informaron fuentes eclesiásticas a La República, el Vaticano se encuentra a la espera de las explicaciones del Sodalicio con el fin de garantizar las reparaciones a sus cientos de sobrevivientes.

De hecho, según reveló el portal Crux, el papa Francisco se reunió el pasado domingo con José Domingo Correa, el director general del Sodalicio tras la salida de Alessandro Moroni, bajo cuyo mandato explotó el escándalo de la agrupación tras la salida del libro Mitad monjes, mitad soldados en el 2015.

Durante esa cita, según las mismas fuentes eclesiásticas, Correa informó de las reformas en las constituciones del Sodalicio y de los intentos de reparación a los sobrevivientes siguiendo la máxima de Giuseppe Tomasi di Lampedusa en El gatopardo: “cambiar todo para que nada cambie”.

El hecho de que el procurador del Sodalicio ante la Santa Sede, Enrique Elías Dupuy, sea tesorero de la offshore Fundación Santa Rosa, que junto con “Providential Inc” está moviendo dinero del Sodalicio en Perú a Estados Unidos, revelado por La República, agrava las cosas en el Vaticano para la organización que en diciembre próximo cumplirá 50 años.

La pregunta que cae de madura en el caso del sodálite perpetuo y representante del Sodalicio ante la Santa Sede, Enrique Elías Dupuy, es ¿ha informado al Vaticano o no que es parte de la offshore Fundación Santa Rosa como tesorero? La respuesta se conocerá en los próximos días porque las aguas en el Vaticano siguen agitadas para el Sodalicio.

En tanto, el experto en religiosidad, el teólogo y sociólogo José Luis Pérez Guadalupe dijo a La República que “el problema es legal: el Vaticano no puede hacer nada hasta que la justicia se pronuncie sobre (Luis Fernando) Figari. El arzobispo de Lima, Carlos Castillo, cuando recién asumió tuvo una actitud muy proactiva”.

Al tiempo que agregó: “En la semana santa llevo a víctimas del Sodalicio y les lavó los pies” (al referirse al sobreviviente del Sodalicio José Rey de Castro y su esposa).

“Sé que (el arzobispo de Lima) Carlos Castillo fue a la Santa Sede a plantear sus propuestas, pero vino la pandemia y no he vuelto a escuchar más del tema”, indicó.

Simplemente que se les quite la licencia como organización religiosa, como pensaba hacer el arzobispo de Lima en un inicio. A ver qué hacen. En mi diócesis no tendrían ninguna facultad sacerdotal. Se tendría que hacer a nivel de Iglesia, porque ya le están sacando la vuelta, se están burlando de todos, incluido el papa”, refirió Pérez Guadalupe. “Frente a estos grupos que le están haciendo daño a la Iglesia católica debemos tomar una decisión radical, atacar el problema desde la raíz”, concluyó.

El 9 de diciembre del 2020, el abogado José Carlos Ugaz Sánchez Moreno, en representación de exsodálites, interpuso una denuncia canónica contra Luis Fernando Figari Rodrigo y los que resulten responsables, en la cual requirió que se sirva disponer que el Sodalicio ni ninguna de sus asociaciones o misiones vinculadas opere bajo la cobertura del concordato.

A pesar del tiempo transcurrido, no existe ninguna novedad sobre la referida denuncia que fue presentada ante el vicario judicial de Lima.

La isla tributaria

¿Cómo se hizo el milagro de lucrar sin que el Estado los supervise? A través del astuto mecanismo que implicaba que sus cementerios sean extraterritoriales.

¿Qué significa ser extraterritorial? En sus propias palabras: “Ser fiscalmente una isla tributaria” o sea que estén rodeados de un muro de concreto invisible que pueda impedir ser fiscalizados por ninguna entidad del Estado y estar inafectos del pago de tributos. Sin embargo, esta aplicación ya había sido rechazada en el 2001 por la Dirección de Asuntos Eclesiásticos del Ministerio de Justicia, durante la Séptima Sesión de la Comisión R.M. N° 317–2001–JUS, lo cual era de conocimiento del abogado Gonzalo Flores Santana, que coincidentemente era vocal de la offshore Fundación Santa Rosa de Lima, vinculada al Sodalicio.

A pesar de ello, el Sodalicio habría continuado operando loscementerios como si fuera una isla tributaria. Formalmente logró una opinión a su favor en el 2003, gracias a la intervención del nuncio apostólico Rino Passigato que, según declararon a La República exsodálites que pidieron no ser identificados, habría tenido una relación bastante cercana con Luis Fernando Figari Rodrigo y Jaime Baertl Gómez.

“Un soldado de Cristo nunca es destruido sino coronado (San Cipriano). Cuando lo persiguen por causa de Jesús, nunca es vencido sino premiado”, dice en Twitter el factótum empresarial del Sodalicio SA, Jaime Baertl Gómez. Quizás por ello hasta el día de hoy no ha querido responder ningún requerimiento a la prensa que se le ha solicitado desde el año 2011, inclusive.

Veremos si en un futuro próximo, el primer sacerdote ordenado en el Sodalicio rompe el silencio ante sus jefes directos en el Vaticano y nos cuenta toda la verdad de cómo se constituyó el imperio económico de la organización católica.

¿Qué pasa con el concordato firmado entre Perú y el Vaticano?

El 19 de julio de 1980, se suscribió el Acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú. En 2015, la Sunat consultó al Ministerio de Relaciones Exteriores si el artículo I del acuerdo alcanza a las entidades que forman parte de la Iglesia católica tales como colegios.

Cancilleríadio una respuesta positiva a la pregunta de laSunat tomando como base el acuerdo y el Convenio de Viena (Privilegio de misiones diplomáticas). Si bien la transferencia de bienes o la prestación de servicios que efectúan las entidades que forman parte de la Iglesia católica, vinculadas a sus actividades y fines propios, hay obligación de cumplir al menos con las obligaciones formales establecidas por las leyes tributarias, obligaciones que las entidades se niegan a hacer.

El 2004, el Ministerio de Justicia emitió un Informe indicando que la controversia sobre la interpretación de los alcances de los artículos I y X del acuerdo, en materia tributaria, concierne a las partes, es decir, ala Nunciatura Apostólica, como representante diplomático de la Santa Sede, y al Ministerio de Relaciones Exteriores en coordinación con el sector involucrado, esto es el MEF.

Existe solicitud de opinión pendiente desde 2018 entre Sunat y MEF. La discusión gira en torno a (i) el desarrollo de actividades, funciones y fines de la Iglesia católica que están reguladas por el Derecho Canónico y se rigen por el artículo I del acuerdo; (ii) las actividades y fines no propios de la Iglesia católica se rigen por el artículo X, referido a actividades y fines no propios de esa Iglesia.

Reveladores documentos

Decreto episcopal N° 013-00, del 24 de junio del 2000, emitido por el obispo de Lurín. Decreto que crea la Misión Cementerio Católico Parque del Recuerdo, para “promover las actividades pastorales que se realizan en su jurisdicción”.

Decreto episcopal N° 013-00, del 24 de junio del 2000, emitido por el obispo de Lurín. La creación de la Misión Cementerio Católico Parque del Recuerdo a pedido de la Asociación Civil San Juan Bautista, como donante.

Contrato de donación sujeta a cargo de condición resolutoria que celebran la Asociación Civil San Juan Bautista y la Misión Cementerio Católico Parque del Recuerdo con intervención del Sodalitium Christianae Vitaey la Fundación San Ignacio.

Asamblea general extraordinaria del 23 de junio del 2000 de la Asociación Civil San Juan Bautista. El presidente de la Asociación Civil San Juan Bautista, José A. Eguren, informó a los asistentes que el obispo de Lurín aceptó su propuesta de crear una persona jurídica canónica para “que se haga de lo pastoral que se realiza en el cementerio Parque del Recuerdo”.

"La forma en que el concordato es usado excede al tratado en sí"

Entrevista a Klever Espinoza, abogado tributarista.

¿Cuáles son las diferencias tributarias en el manejo de un cementerio por parte de una asociación sin fines de lucro y una misión de la Iglesia católica?

Una asociación solo está exonerada del impuesto a la renta, pero debe cumplir con los otros tributos como el IGV, impuesto predial, arbitrios. En cambio, una entidad de la Iglesia católica no está sujeta a ningún tributo de acuerdo a la interpretación del concordato.

¿Quiénes mueven sus empresas de un paraíso fiscal a Estados Unidos? Solo quienes buscan ocultar información porque Panamá se ha vuelto una entidad cooperante y ya no se guarda nada.

Esperemos que cualquier sociedad jurídica que se forme fuera del país no haga pensar a sus responsables que pueden evadir impuestos con facilidad.

¿Cuál sería la finalidad de mover las offshore a Estados Unidos?

Una sociedad offshore puede ser útil si se busca proteger a los titulares o si debe operar en varios países. Esto no aplica para la propiedad y las inversiones de una entidad de la Iglesia católica, no tiene por qué ocultar titulares y tampoco es un emprendimiento de tecnología que opera en varios lugares. Solo queda pensar que buscaba ir a un territorio donde sea más difícil el intercambio de información.

¿Por qué el concordato tiene tantos huecos y se ha dejado al Estado fuera de cualquier fiscalización?

La forma en que el concordato está siendo utilizado excede al tratado en sí, porque... ¿quién certifica por parte del estado peruano que una entidad X me dice que es de la Iglesia católica, para no pagar tributos? Alguien tiene que verificarlo. En segundo lugar, ¿quién verifica que los tributos que no se pagan se destinan a actividades de la fe católica?

El concordato interpretado de manera correcta solo debería permitir que no se grave a la Iglesia en sus actividades propias de la misma. Pero las interpretaciones que se han venido forzando solo alientan que grupos económicos puedan sacarles provecho a las inafectaciones para lucrar y alejarse de los fines propios de la Iglesia como tal. Se debe evaluar si el crecimiento económico termina en manos de la Iglesia o de los grupos que usan el concordato y las personas detrás de eso.

¿Por qué el Sodalicio interviene como garante en el contrato de donación del cementerio al Arzobispado si es que no tenía ninguna titularidad del cementerio que le pertenecía a la asociación civil y la offshore?

En una situación normal eso no tienen ningún sentido económico, salvo que sea el verdadero titular.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba