Expresó que los sacerdotes merecen un respeto especial “Que la guerra sea entre nosotros”, propone líder de cártel mexicano ante los asesinatos de jesuitas

“Que la guerra sea entre nosotros”, propone líder de cártel mexicano ante los asesinatos a jesuitas
“Que la guerra sea entre nosotros”, propone líder de cártel mexicano ante los asesinatos a jesuitas

El Cartel Jalisco Nueva Generación realizó un video que difundió en redes sociales llamando a otros grupos delictivos a no meterse con sacerdotes, doctores, enfermeros y profesores. 

Tras una ola de atentados que surgen como consecuencia de la violencia generada por la delincuencia organizada, México ha tenido 30 sacerdotes asesinados en la última década según datos del Centro Católico Multimedial, esto sin contar con las amenazas, extorsiones entre otros agravios, que varios obispos mexicanos han denunciado con más fuerza en los últimos meses. 

A través de un video que circula por redes sociales, hombres enmascarados y fuertemente armados que se identifican como parte del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), señalaron que  los cárteles no debían meterse con ninguna religión, “especialmente con los católicos”.

El Cartel Jalisco Nueva Generación nació como un grupo pequeño, siendo una fracción del extinto Cartel del Milenio, hace poco más de una década. Desde entonces, le disputa al Cártel de Sinaloa el control de las rutas de la droga del país y el continente.

“Por éste medio me comunico con todos los cárteles, para invitarlos a que la guerra sea entre nosotros y no meternos con quien no nos debemos de meter, no meternos con ninguna religión, ni sus pastores o seguidores, especialmente con los católicos, no molestar a los sacerdotes como se ha estado viendo últimamente”, afirmó Nemesio Oseguera Cervantes, conocido como “El Mencho”, líder del grupo criminal.

En ese mismo mensaje expresó que los sacerdotes merecen un respeto especial al ser personas que “solamente se dedican a dar la Palabra de Dios y a ayudar a quien lo necesitan”, por lo que pidió a no agredir ni golpear cuando éstos circulen en su medio de transporte, pues aseguró que su cártel no se mete con ninguna religión.

Recientemente un sacerdote del estado de Michoacán, Mateo Calvillo, denunció haber sido atacado por un sicario en los alrededores de Queréndaro. “Fue un ataque profesional, me bloquearon el carro, me agredieron a golpes”, declaró con un rostro totalmente ensangrentado.

Para finalizar exhortó a los demás grupos criminales a no molestar a los doctores, enfermeros y maestros que viajan a rancherías y pueblos, dejarlos hacer su trabajo afirmando que “nosotros somos gente con la gente”.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba