Un misionero desde Brasil: "No he aguantado el pregón de este año. Oportunidad perdida" Por un pregón del DOMUND más digno y menos personalista

Tamara Falcó
Tamara Falcó

"Soy misionero desde hace 50 años en Brasil. Soy de origen palentino. Me llamo Vidal Enrique. Soy sacerdote misionero del IEME, de la diócesis de Madrid"

"¡Que cosa tan ridícula y absurda con esa marquesa, con José Mª Calderón y todo ese ambiente!"

"Ahí, en esa iglesia, están enterrados nuestros Tarancón e Iniesta. A ver si para otra vez podemos levantar un poco más el nivel"

Vivo como misionero desde hace 50 años en Brasil. Soy de origen palentino. Me llamo Vidal Enrique. Soy sacerdote misionero del IEME, de la diócesis de Madrid. He vivido y trabajado en varias comunidades de nuestras periferias y en la pastoral de la vivienda en la diócesis de São Paulo.

Ya he pasado en las vacaciones por ese Consejo de Misiones; siempre he agradecido mucho vuestros trabajos y todos los detalles. Seguimos unidos en la oración y y en la solidaridad misionera.

El motivo de escribiros estas líneas es porque no he aguantado el pregón del DOMUND de este año. Oportunidad perdida. Sé que no es de vuestra responsabilidad directa.

Tamara

¡Que cosa tan ridícula y absurda con esa marquesa, con José Mª Calderón y todo ese ambiente! Ahí, en esa iglesia, están enterrados nuestros Tarancón e Iniesta.

A ver si para otra vez podemos levantar un poco más el nivel. En agosto de 2019 estaba en la Prelatura de São Felix de Araguaia cuando murió nuestro Pedro Casaldáliga, misionero, profeta y poeta. Con tantos testigos del evangelio seguimos "na Caminhada do Senhor Jesus". Abrazos a tod@s que colaboran. Vuestro, amigo Vidal

Calderón y Tamara
Calderón y Tamara

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba