Además del sacerdote hay otros muertos y heridos Un sacerdote mexicano muere en un tiroteo entre narcotraficantes

Padre Juan Antonio Orozco Alvarado, OFM, la víctima
Padre Juan Antonio Orozco Alvarado, OFM, la víctima

La mañana del sábado 12 de junio, el Padre Juan Antonio Orozco Alvarado, OFM, víctima, junto con otras personas, de un enfrentamiento entre miembros del cártel de Jalisco y el cártel de Sinaloa 

La comunidad católica de Guadalajara informó que el sacerdote perdió la vida mientras se dirigía a celebrar misa en la comunidad de Tepehuana de Pajaritos

La Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) deploró el hecho. El "Padre Juanito", como se le conocía, apenas había comenzado su labor pastoral en Jalisco hace 6 meses

(Agencia Fides).- El Ministro Provincial de la Provincia Franciscana de los Santos Francisco y Santiago en México, Padre Ángel Gabino Gutiérrez Martínez, OFM, informó de la muerte violenta de su cohermano, el Padre Juan Antonio Orozco Alvarado, OFM, víctima, junto con otras personas, de un enfrentamiento. entre bandas armadas entre los cárteles que disputan el territorio.

La comunicación del Superior franciscano tiene fecha del 12 de junio y fue recibida por la Agencia Fides el domingo 13 de junio, fiesta de San Antonio de Padua. La noticia fue confirmada por una nota de la Prelatura de Jesús María (del Nayar), sufragáneo de Guadaljara, que señala la mañana del sábado 12 de junio como fecha del sangriento suceso, en el que además del sacerdote hay otros muertos y heridos.

La comunidad católica de Guadalajara informó que el sacerdote perdió la vida mientras se dirigía a celebrar misa en la comunidad de Tepehuana de Pajaritos. Algunos miembros armados del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el cártel de Sinaloa comenzaron a dispararse, el sacerdote y el pequeño grupo de fieles de la comunidad que lo habían acogido e iban a la iglesia con él, se encontraron en el medio del violento encuentro.

Violencia en México

El padre Juan Antonio Orozco Alvarado tenía 33 años, era párroco en Santa Lucía de la Sierra, en el municipio de Valparaíso en el estado de Zacatecas, Jalisco. El "Padre Juanito", como se le conocía, apenas había comenzado su labor pastoral en la zona hace 6 meses.

La Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) deploró el hecho, esperando que Nuestra Señora de Guadalupe "consuele nuestro dolor con el corazón de su madre y restaure la justicia y la paz en nuestra sociedad". La CEM también recordó que Fray Juan - originario de Monclova - fue "víctima de la violencia que existe en nuestro país".

México, violencia

Volver arriba