"Son carias de Dios, para la gente que se siente sola y triste" Mercedes Loring, Padre Ángel, obispo de Braganza, testigos de la Iglesia en salida que quiere el Papa

Placa a Mercedes Loring
Placa a Mercedes Loring

"La misión de la Iglesia, esencial, es ser la multinacional del sentido de todos los sentidos, del Sentido Último"

"Y ahí está Francisco poniendo la Iglesia patas arriba, a pesar de toda la resistencia. Y el problema es realmente las resistencias"

"Y ahí está Francisco poniendo la Iglesia patas arriba, a pesar de toda la resistencia. Y el problema es realmente las resistencias"

1. Hoy celebramos en la liturgia católica la fiesta de la Ascensión de Jesús al Cielo. Evidentemente, cuando se habla de la Ascensión, no se hacen descripciones geográficas, sino que se intenta expresar simbólicamente que Jesús entró en la plenitud de la Vida que es Dios.

Antes de la despedida prometió a sus discípulos el Espíritu Santo, el Espíritu de Dios que es Amor, esa luz y fuerza que ilumina, vivifica, da valor, consuelo, confianza. Y les dijo, según los Hechos de los Apóstoles, de San Lucas: "Vosotros seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra". Desapareció de su vista y "como tenían los ojos fijos en el cielo, al que Jesús se alejaba, de repente aparecieron dos hombres vestidos de blanco y les dijeron: "¿Por qué miráis así al cielo? Y les comentó que ahora su misión era irse, para cumplir la misión que Jesús les había dado.

Esta es la misión de la Iglesia. Sí, mirar al cielo, anunciar el sentido de la vida, el sentido último de la existencia humana, que no se mueve hacia la nada, sino hacia la plenitud de la vida en Dios. La misión de la Iglesia, esencial, es ser la multinacional del sentido de todos los sentidos, del Sentido Último. Al mismo tiempo, y por esta misma razón, no puede quedarse quieto y mirar al cielo. No puede abandonar el mundo, la tierra, la creación de Dios. Aquí es donde vivimos y la misión de la Iglesia es continuar el proyecto de Jesús, concretarlo, aquí, porque queremos, como es el plan de Jesús, vivir en un mundo que pertenece a todos y que debe ser para todos, en justicia, en igualdad radical, en dignidad libre y libertad digna, en un mundo donde todos puedan vivir en paz y realizar su dignidad humana y divina.

Iglesia de Canavezes de Siza Vieira

La misión de la Iglesia tiene este doble aspecto: mirar al cielo en la tierra. La iglesia de Marco de Canavezes, de Siza Vieira, lo dice como sólo un artista puede decirlo. Tiene una puerta de 10 metros de altura y cuando sales de la celebración, se abre y todavía tienes los pies en la tierra, pero ante ti, se abre el cielo.

2. Durante mucho tiempo se ha impuesto una espiritualidad de huida del mundo, de desprecio y de abandono del mundo, olvidando que es, repito, la creación de Dios y que es en Él donde debemos encontrar a Dios, unos con otros. Pero también es necesario transformar el mundo. Porque el mundo, en el Evangelio, aparece en un doble sentido: por un lado, en el sentido positivo, es la creación de Dios; por otro, en el sentido negativo, puede ser un lugar de tentación, puede ser sucio. Por eso existe el contrapunto entre el cosmos, que significa, en griego, hermoso (¿de dónde viene el cosmético?), y el caos, su opuesto: el desorden; y el mundo (limpio, hermoso, universo), que tiene su opuesto en el mundo-i. ¿No es necesario limpiar el mundo, también el mundo humano, de su suciedad? La vida humana, y por consiguiente la vida cristiana también, está y está, por lo tanto, continuamente en tensión.

La Iglesia como organización también necesita limpieza. El pasado jueves 20 de mayo, el Padre Adolfo Nicolás, antiguo Superior General de los Jesuitas, murió en Tokio. En un emotivo texto, José M. Castillo revela cómo en su último encuentro en Roma, pocos días antes de conocerse la dimisión del papado de Benedicto XVI, cuando se despedían, le dijo algo que le marcó profundamente: "Reza, reza mucho por la Iglesia. Para peor de lo que es ahora, no creo que pueda caer". Y ahí está Francisco poniendo la Iglesia patas arriba, a pesar de toda la resistencia. Y el problema es realmente las resistencias. En una reciente entrevista, el conocido vaticanista Marco Politi dijo: "No son una minoría. El 30% del clero, obispos y laicos más comprometidos en el mundo están en contra de Francisco. Hay una parte de la Iglesia que no está de acuerdo con Francisco y ya está tratando de influir en el próximo cónclave. Nunca ha habido tantos ataques contra un Papa".

Con esta pandemia, nos hemos dado cuenta de muchas realidades de que hemos estado muy alejados. Una de ellas es que hay que atender a la naturaleza, a los ecosistemas, a la biodiversidad, a la "ecología integral" de la que habla Francisco, hay que vivir con más moderación, y la Iglesia, concretamente, ya que tiene que dar ejemplo, no puede seguir en el lujo ni utilizar símbolos, ni siquiera en la liturgia, que no son más que signos de poder y ostentación. Es necesario vivir con sencillez, según el estilo de Jesús. Para dar sólo un ejemplo, Sor Mercedes Loring, 95, una monja de la Asunción, sugirió: "¿Sería posible pedir al Papa que ponga fin a las inútiles mitras de los obispos, que dan la impresión de 'alto rango'? Me pone de mal humor cuando veo una ceremonia religiosa, especialmente la Eucaristía, y al obispo con la mitra. O cuando veo un grupo de obispos, todos con sus mitras. No puedo imaginar a Jesús con esas pretensiones".

Padre Ángel
Padre Ángel

Ya después de que esta petición se hiciera viral, la hermana Mercedes Loring, que dedicó su vida a la promoción de los pobres, volvió a la carga, dialogando con José Manuel Vidal, director de Religión Digital: "Las mitras episcopales siempre me parecieron ridículas. Ahora, con el encierro, he participado en muchas misas en Internet, algunas presididas por obispos, todas ellas con la mitra. Y el viejo malestar ha vuelto. Esa tira y poner la mitra suena ridículo". Añadió: "Si pudiera realizar el sueño de ver al Papa, le diría que acabara con la mitra por él y también por los obispos.

Claro que Francisco no va a satisfacer la petición de Sor Mercedes, porque no puede añadir otro problema, ya tiene muchos. Hace poco tiempo, encontró al Padre Ángel, un ejemplo notable de cuidador atento y eficiente de los más pobres y frágiles. El Papa le preguntó: "¿Cómo estás, Ángel?" Respuesta: "Me voy, con mis problemas". "¿Y tú?" Francisco: "¿Mis problemas? Ni siquiera te lo diré..."

De todos modos, aquí está el eco de la hermana Mercedes, de 95 años. Por ejemplo, un extracto de un poema del famoso obispo-poeta Pedro Casaldáliga, también de noventa años (92 años): "Tu MITRA será un sombrero de paja del sertanejo. / Tu BÁCULO será la verdad del Evangelio / y la confianza de tu pueblo en ti. / Tu ANILLO será la fidelidad a la Nueva Alianza del Dios Libertador / y la fidelidad al pueblo de esta tierra. / No tendrás otro OÍDO / más allá de la Esperanza / y la libertad de los hijos de Dios".

Pedro Casaldáliga
Pedro Casaldáliga

3. No hace mucho tiempo, llamé al obispo de Braganza-Miranda, José Cordeiro. Para expresarle mi total simpatía. Porque vi en JN un reportaje de la periodista Glória Lopes sobre él, vestido normalmente y, como era necesario, con una máscara, distribuyendo alimentos y medicinas en las calles a los necesitados. También se necesitan, y quizás a veces es lo más importante y necesario, palabras de consuelo, "una caricia de Dios", como él dice, en esta época de pandemia, cuando la gente se siente más sola y triste. Lo hace dos veces por semana, reuniéndose no sólo con personas mayores, sino también con inmigrantes y estudiantes extranjeros del Instituto Politécnico de Braganza.

"Sentí el deber de acompañar el trabajo de la Cáritas Diocesana como un signo en toda la Diócesis, porque no puedo acompañar a todas las instituciones. Esta crisis sanitaria se convirtió rápidamente en una crisis económica y social", subrayando que "no se trata de caridad, sino de un amor en salida (aquí os recuerdo que Francisco no se cansa de repetir que quiere "una Iglesia a la salida"), para ser solidario y salir al terreno "para estar cerca de la gente y decirle que no podemos tener miedo".

Estoy convencido de que el Obispo de Braganza no es el único caso. Pero es un excelente ejemplo de la Iglesia saliente, que mira al cielo, con los pies en la tierra, distribuyendo "caricias de Dios". Para que un mundo mejor pueda llegar.

Obispo de Braganza

Etiquetas

Volver arriba