Mensaje de salutación tras su nombramiento en Orihuela-Alicante Munilla, a sus diocesanos de Alicante: "La Iglesia pone en mis manos una responsabilidad que me supera"

Munilla
Munilla

"No he estado nunca en vuestra tierra, por lo que soy consciente de que necesitaremos de paciencia para llevar a cabo el proceso de integración e inculturación necesario".

"Confío en que la experiencia adquirida hasta el momento sea beneficiosa para la diócesis de Orihuela Alicante, al tiempo que estoy seguro que iré aprendiendo",

“Con paz, alegría y esperanza, os digo: Aquí me tenéis a vuestra disposición. Mi deseo es el de emplear todos los dones que Dios me ha dado a vuestro servicio. No tengo otro proyecto, ni otra intención”, ha dicho José Ignacio Munilla a sus diocesanos de Orihuela-Alicante en el mensaje de salutación que les ha dirigido tras su nombramiento y ante los actos de toma de posesión de la sede episcopal el próximo 12 de febrero.

“Cuando nos impulsa a todos –como estoy convencido de que nuestro caso- una buena voluntad, es mucho más sencillo acometer adecuadamente los retos de futuro. Y, además, no podemos olvidar que cuando Dios nos pide algo, no nos abandona a nuestras solas fuerzas, sino que nos da su gracia para realizarlo”, prosigue.

“Saludo con todo afecto a la Diócesis de Orihuela Alicante: Soy José Ignacio Munilla, hasta ahora obispo de San Sebastián y a partir de ahora vuestro obispo. Recibo con «gratitud», con «ilusión» y con «confianza» la encomienda que me ha hecho el Papa Francisco para ser pastor de vuestra Diócesis”, afirma el prelado.

Subrayo especialmente la última palabra «con confianza» porque, aunque la Iglesia pone en mis manos una responsabilidad que me supera, y en ese sentido podría sentir temor, no me cabe la menor duda de que voy a contar con una gran colaboración y de comprensión por parte de vosotros.

 “Todavía no os conozco personalmente, ni tampoco he estado nunca en vuestra tierra, por lo que soy consciente de que necesitaremos de paciencia para llevar a cabo el proceso de integración e inculturación necesario. Pero el milagro de la catolicidad de la Iglesia hace que me sienta ya en familia entre vosotros, incluso antes de haber llegado”, dice.

“Llevo ya más de 15 años de obispo y hasta ahora he sido pastor en dos diócesis: Palencia, donde estuve algo más de tres años, y San Sebastián, donde he estado doce años. Confío en que la experiencia adquirida hasta el momento sea beneficiosa para la diócesis de Orihuela Alicante, al tiempo que estoy seguro que iré aprendiendo en la medida en que caminemos”, afirma Munilla.

“Me encomiendo a la intercesión de San Vicente Ferrer, patrono de vuestra Diócesis, además de hacerlo a la intercesión de la Santísima Virgen en todas las advocaciones que veneráis. Me encomiendo a vuestras oraciones de todo corazón. Yo también, como el Papa Francisco, os digo como un mendigo que solo sabe pedir: ¡Rezad por mí! ¡Que sepáis que desde que conocí la noticia de mi nombramiento, yo rezo por vosotros!”, concluye.

Munilla
Munilla

Primero, Religión Digital
Volver arriba