El Nacimiento de Jesús en la Lengua Valenciana del siglo XV “Ixque lo Senyor del ventre virginal de la mare sua, sens darli ninguna dolor”

Grabado del "Vita Christi", de sor Isabel de Villena, abadesa del Monasterio de la Trinidad.
Grabado del "Vita Christi", de sor Isabel de Villena, abadesa del Monasterio de la Trinidad.

 

“Una coveta cavada en la roca, en la qual havia un pesebre hon la pobra gent posaven les seues besties”.

“O eternal Deu e S, vos, Senyor, vos, qui lo mon haveu creat tant gran e tant spayos, ¿tant estreta posada e tan pobra haveu elegida per al vostre unigenit fill? “.

José y María  caminaron por las calles de Bethleem,”… anant de casa en casa demanant posada… e no trobaren james qui acullirlos volgues ne donar un troç de cubert; e de aço Joseph stava tant atribulat e congoixat que ja no podía moure los peus”, relata en la preciosa Lengua Valenciana que se hablaba y escribía en el siglo XV nuestra paisana escritora clásica sor Isabel de Villena en sus aposentos del Monasterio de las Clarisas de la Trinidad, cenobio que áun sigue en pie.

Detallista, delicada, tierna, orfebre de la literatura, gran teóloga, Isabel de Villena describe de manera fílmica lo que ella interiorizó ocurrió en Belén con ocasión del nacimiento del Niño Jesús, el Niño Dios, que es el centro de las fiestas que en gran parte del mundo se conmemora estos días. Ante el cansancio y desespero de José, María le tranquiliza, “les tribulacions  deuien esser ab plaer aceptades”. “Car vos, senyora, sou  una gran suavitat e dolçor de la mia anima, pau e alegría en les tribulacions mies”, responde José.

En ese instante –cuenta la abadesa Isabel de Villena- se les aparece una doncella, llamada sancta Pobrea, que dice: “Veniu, ma Senyora que yo us he trobat  casa tal com lo senyor fill vostre la vol”.  Ambos le siguieron hasta “una coveta cavada en la roca, en la qual havia un pesebre hon la pobra gent posaven les seues besties, e trobaren aquí ligats un bou e un ase”. María al ver la estancia “tant chich e tan miserable” rompió a llorar y dijo “O eternal Deu e S, vos, Senyor, vos, qui lo mon haveu creat tant gran e tant spayos, ¿tant estreta posada e tan pobra haveu elegida per al vostre unigenit fill? “.

Mientras tanto, José, llorando,  “prengue un ramaç que trobà aquí e començà  a apartar lo fem e agranar un troç de terra hon la senyora sigués…. Joseph anà a per aigua a una Font qui stava aquí prop, e ab uns poques de panses e pan soparen  los dos,  que de tot lo dia no havien menjat”. Allí estuvieron la noche del viernes y todo el sábado.

“Venint la nit del diumenge en lo qual el fill de Deu se havia a presentar al mon, la senyora se agenollà,… acostantse la mija nit fon aquí lo gran princep sanct Miquel ab tota la cort del cel  ,… besarentli la ma,… i ordenà tota aquella multitut que stiguessen entorn de la excellent senyora, qui prestament devia parir, ab diversos instruments de musicha de singular armonía”. María estava de rodillas, “ab les manes plegades, los ulls al cel, la cara resplandent e tota angelica”.

Prosigue el piadoso relato de la escritora diciendo: “venint la hora e temps per lo Pare eternal, ixque lo Senyor del ventre virginal de la mare sua sens sens darli ninguna dolor, leixantla verge e pura segons David havia prophetat,…lo Fill de Deu exia de aquell talem excellent del purissim ventre de la mare sua, vestit de aquella nova vestidura de natura humana”.

An Miguel y los otros arcángeles “prengueren lo Senyor prestament per a que no caygues en terra, e adoraren sa magestat ab profunda reverencia e presentarenlo a la senyora mare sua, qui ab goig infinit lo mirava, la qual lo adorà antes de tocarlo, reconeixentlo esser son Deu e Senyor”. Lo tomó María en us manos y lo puso sobre sus faldas abrazándolo y besánadolo con ternura de madre,” com a fill seu verdader e natural, e lo Senyor fermà los seus amables ulls en la faç de la sua sanctissima mare”.

Un dolor le atravesó el corazón a María “com lo sentí plorar de fret,e, acompanyantlo en son plor ab sobirana pietat, embolca´l ab summa diligencia… lo Senyor leixà lo plorar , mostrant que havia pres plaer ab aquella robeta que´l estalviava del fret”. Jesus se encontraba “calfat e recreat ab aquestes pobrellets drapellets… e prenia la senyora los peuets del seu fill, e calfava´ls  ab les propies mans no havent altra manera de foch”.

Se presentó luego el dilema de donde poner la criatura, las doncellas que le asistían al decir del texto de sor Isabel de Villena le aconsejaron depositarlo entre el burro y el asno que allí estaban. cans li prestaran ab molt plaer la dita menjadora e´l reconeixeran per son Deu e creador elegit lo senyor fill vostre”.  Un hecho muy simbólico y significativo, después de que los humanos le negaran cobijo hasta para el momento de nacer.

Leyendo “Vita Christi” de sor Isabel de Villena, advertimos que se trata se un monumento de la literatura clásica de la Lengua Valenciana en su Siglo de Oro, pero además la mucha teología que sabía, pues del análisis de lo que aparentemente podría ser un ingenuo, claro, sencillo y descriptivo texto literario de la vida de Jesús, se hace de él una bella Cristología, al alcance de gentes sencillas y doctas por igual, traducción de su realidad humana y divina, de su antropología y teología, aparte de ser un interesante y prolijo banco lingüístico, un tesoro valiosísimo, además de poco conocido y menos leído, de  la genuina Lengua Valenciana, de la que gozábamos hace más de seis siglos.

Etiquetas

Volver arriba