Mangantes arrepentidos Después de robar objetos de una iglesia, los ladrones se disculpan por carta

Objetos devueltos
Objetos devueltos

Se llevaron de una parroquia un candelabro grande y un cuadro del Vía Crucis de un templo alemán

Con el correr de los días aparecieron los bienes acompañados de una misiva donde admitían su "grave error" que cometieron por influencia del alcohol

Unos desconocidos ingresaron a una iglesia de Alemania y tomaron un candelabro y un cuadro, pero después los devolvieron y se disculparon en una carta contrita.

El viernes pasado, los feligreses de la iglesia de Zons, ubicada en el estado de Renania del Norte-Westfalia descubrieron que, entre otras cosas, se habían robado un gran candelabro y una imagen del Vía Crucis.

El hecho produjo una gran incomprensión en Zons y los presuntos responsables aparentemente experimentaron un mal despertar acompañado de la conciencia intranquila.

Al menos así lo expresaron después en una carta anónima a la parroquia en la que, legiblemente contritos, pidieron perdón por este "grave error" que dicen que ha ocurrido bajo la influencia considerable del alcohol.

Los bienes robados fueron cuidadosamente empaquetados y apoyados contra el edificio, y los responsables prometieron en su carta que querían hacer una compensación económica por una vela dañada.

Si bien las posibilidades de un perdón celestial son altas, las investigaciones de la policía criminal aún no han terminado.

La policía les ofreció a los ladrones "confesar" ante las autoridades, lo que explicó que sería contemplado en un posterior proceso penal.

Zons

Volver arriba