Europa tiene raíces artísticas comunes Arte medieval de Cataluña y Noruega en la exposición 'Nord & Sud”

Museo Episcopal de Vic
Museo Episcopal de Vic

El Museu Episcopal de Vic en España reúne por primera vez el arte medieval de Cataluña y Noruega en la exposición 'Nord & Sud”, que estará abierta al público hasta el próximo 17 de mayo 

En la muestra se aprecia una similitud iconográfica y cromática impresionante de las obras en estas dos regiones, a pesar de los miles de km de distancia

¿Por qué no hay rastro de esta unidad cultural en el resto de Europa? En Utrecth, Holanda, conocida por su tradición cristiana, "la destrucción ha sido muy intensa", explica Micha Leeflang, curador del Museo del Convento Catharijne

(Vatican News).- Una Europa unida por raíces cristianas comunes. Esto se evidencia en la belleza de los objetos de arte religioso y el mobiliario de altar ofrecido al público en el Museo Episcopal de la diócesis de Vic en España que estará abierta al público hasta el próximo 17 de mayo de la exposición "Norte y Sur. Arte medieval de Noruega y Cataluña 1100- 1350".

La exposición muestra cómo entre los siglos XIII y XIV una cultura cristiana única se extendió por toda Europa occidental. Una era y un espacio geográfico de miles de kilómetros cuadrados donde el arte religioso no conocía fronteras. Esta unidad sustancial que en ese momento pudo encontrar un peregrino catalán en Noruega o un viajero polaco en Portugal, prácticamente ha desaparecido a lo largo de los siglos. Las huellas de esto permanece solo en dos regiones ubicadas en los extremos del Viejo Continente: Noruega y Cataluña.

Se trata de una exposición además, que reúne, por primera vez, testimonios selectos de las artes del altar medieval procedentes de estas dos regiones, separadas por tres mil kilómetros. Dichos objetos no sólo hablan del rico patrimonio noruego y catalán, sino sobre todo de un paisaje artístico y espiritual medieval común en toda Europa. La exposición, que cuenta con una veintena de obras, explica por qué las obras de estas dos regiones son "sorprendentemente similares, pese a los miles de kilómetros de distancia" que las separan.

La historia ha pasado por varias fases de Iconoclasia

Frentes de altar, tabernáculos, estatuas de madera, mesas pintadas: la similitud iconográfica y cromática entre las colecciones artísticas catalanas de Vic y Barcelona y las del Museo de la Universidad de la ciudad noruega de Bergen es impresionante.

¿Por qué no hay rastro de esta unidad cultural en el resto de Europa? En Utrecth, Holanda, conocida por su tradición cristiana, "la destrucción ha sido muy intensa". Micha Leeflang, curador del Museo del Convento Catharijne lo explica: “la ciudad ha experimentado tres fases de iconoclasia. Es por eso que desafortunadamente quedan tan pocos objetos de los siglos XII y XIII. Gracias a las colecciones guardadas en Cataluña y Noruega podemos tener una idea de cómo deberían haber sido las iglesias de esa época en los Países Bajos".

También debe considerarse - señala Justin Kroesen, del Museo Universitario de Bergen - que a diferencia de los Países Bajos, Noruega se convirtió en luterana yno experimentó la crisis iconoclasta: "estos factores han permitido la supervivencia del arte del siglo XIII. Solo después del siglo XIX, algunas iglesias medievales fueron demolidas, pero las obras de arte sagradas que albergaban se alojaron en los museos de arte medieval de Bergen, Utrecht y Vic".

La exposición, dice Judit Verdaguer del Museu Episcopal de Vic, ofrece a los visitantes "el frente de San Olaf de Trondheim, desde el lugar de la coronación de los soberanos noruegos". Se exhibe junto a obras similares realizadas por trabajadores catalanes y conservadas en el Museo de Vic, Santa Margarida y Sant Cebrià. Los valiosos relicarios de Filefjell provienen de Bergen: "una obra en particular en la que se representan cabezas de dragón, evocando las antiguas decoraciones vikingas". En cambio, de Dinamarca proviene la Madonna di Múli, una escultura de madera "encerrada dentro de una estructura denominada en los antiguos inventarios medievales islandeses "casa de dos puertas"". "Se trata de un tabernáculo del altar, muy similar a otro espécimen encontrado recientemente en el Vallan d'Aran en Cataluña, que también está en exhibición" explica Judit.

Volver arriba