Dirige la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary tras 8 años al frente de ARCO Carlos Urroz : "En Comillas aprendí valores"

Carlos Urroz, antiguo alumno de Comillas, deja ARCO para dirigir la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary
Carlos Urroz, antiguo alumno de Comillas, deja ARCO para dirigir la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary José Ángel Molina

Tras dejar voluntariamente la dirección de ARCO, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid, después de más de ocho años al frente, Carlos Urroz dirige la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary

Conocido como el director del consenso, es abogado de formación, antiguo alumno de Comillas ICADE, y un enamorado del arte desde aquella primera visita al Museo del Prado en la que quedó completamente cautivado

(Universidad Pontificia de Comillas).- Carlos Urroz espera sentado en un banco frente al Museo Lázaro Galdiano, una auténtica joya poco conocida, en pleno centro de la capital, que alberga importantes obras de Goya o El Bosco. La mañana está primaveral y el cielo de Madrid se ve de un azul intenso.

Antiguo alumno de la licenciatura en Derecho (E-1) de Comillas, anunció que dejaba la dirección de ARCO, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid, tras ocho años al frente. Su objetivo es dedicarse a otros menesteres que, por ahora, prefiere no desvelar. “Es muy curioso. He formado parte de ARCO como empleado, como expositor y como visitante. Esta feria ha sido una realidad constante en mi trayectoria personal y profesional. Un universo al que siempre he pertenecido”, afirma este madrileño.

El Lázaro Galdiano, que servirá como escenario de nuestra sesión, abre sus puertas con puntualidad. Mientras avanzamos por salas repletas de obras de arte en busca de una localización para las fotos, Urroz recuerda con cariño su paso por Comillas ICADE. Califica aquel tiempo de “extraordinario”. “Comillas es una buena universidad en la que a la excelencia académica se suma también la formación en el fomento de los principios morales y de los valores humanos enfocados al servicio a los demás”.

"Mi inclinación por el mundo del arte me viene desde la infancia"

De Madrid a Nueva York

Confiesa que se decantó por el Derecho porque consideró que era “una opción muy versátil. Era la abogacía orientada a la empresa”. Sin embargo, el arte le había atrapado siendo un niño. “Mi inclinación por el mundo del arte viene desde mi infancia. Con mi familia visitábamos regularmente los museos de Madrid. El Prado me cautivó desde la primera visita escolar". Descubrió el arte 'contemporáneo', en el que es especialista, durante un viaje a Nueva York. "Me impactó el dinamismo creativo de la ciudad. Me sorprendió el hecho de constatar cómo las obras y las formas de expresión de algunos artistas como Basquiat, por ejemplo, que realizaban sus trabajos en las tapias o los muros de la calle, llegaban a los museos en muy poco tiempo. Y, finalmente, descubrir los impresionantes espacios y colecciones del MOMA o el Guggenheim que me sedujeron desde el instante en que los conocí”, recuerda.

"ARCO ha sido una realidad constante en mi trayectoria"

Asegura que estudiar Derecho le ha servido para entender que los fundamentos del derecho, como la justicia y la equidad, han de aplicarse pero que son necesarias estructuras jurídicas y económicas que respeten y tengan en cuenta a quienes son más vulnerables. También para mediar entre las partes interesadas y devolver a ARCO el consenso. “He tratado de conciliar todas las voluntades. Dar a cada una de las partes respuesta a sus aspiraciones y necesidades. Unir esfuerzos y no crear divisiones”, asegura. De esta etapa como director ha aprendido, sobre todo, “a escuchar a todo el mundo y a procurar entender sus motivaciones, a desarrollar empatía”, afirma.

Ha sido director de la Galería Helga de Alvear y asesor de Artes Plásticas de la Comunidad de Madrid. Y antes de dirigir ARCO emprendió su propio proyecto de comunicación cultural, Urroz Proyectos. “Fue una experiencia fundamental, una gran responsabilidad. Tuve que afrontar compromisos nuevos, como pagar las nóminas de otros, responder ante los clientes y proveedores sin perder de vista el factor de trato humano. Aprendí mucho”.

Futuro prometedor

Urroz deja tras de sí un ARCO fuerte y consolidado. “Además de una gran feria nacional que facilita la visualización para el público de la creación artística internacional, supone un gran volumen de negocio para las galerías de arte de España y de otros países”, argumenta.

Cuando hicimos esta entrevista, la pregunta sobre su futuro resulta obligada. Aunque él prefirió no decir nada, no resultaba difícil, analizando su trayectoria en el ámbito de la gestión, imaginarlo con algún cargo de responsabilidad política en el ámbito de la cultura. “De momento no me lo planteo. Yo entiendo los cargos públicos como un servicio a la sociedad. Lo que los ingleses denominan civil servant y es dentro de este criterio en el supuesto en el que yo me siento más cercano a lo que supone dedicarse a lo público. Si es sobre las disciplinas de partido creo que no soy una persona dispuesta a ello”. Antes del cierre de este número se resuelve el misterio y se anuncia que dirigirá la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary.



Volver arriba