David López Royo López Royo: "Quien tenga la responsabilidad de proponer un Gobierno a partir del 10N, tiene que buscar la colaboración"

David López Royo
David López Royo

"El devenir político y las encuestas presionan a los responsables políticos"

"La política no puede construirse destruyendo"

El próximo domingo, de nuevo, elecciones. Se podrían haber evitado si Ciudadanos y PSOE hubieran dialogado y si, ante todo, la colaboración fuera el eje que vertebrara la acción política y el servicio a quienes configuramos este magnífico país.

El pasado ya ha ocurrido: no ha existido un verdadero diálogo. El presente es la campaña electoral y las elecciones del próximo día 10 de noviembre. El futuro, no nos quepa ninguna duda, será la voluntad de querer colaborar.

Considero que los responsables políticos están sometidos a una gran presión que nace de sus propias fuerzas políticas; pero también de las encuestas y de todo aquello que los medios de comunicación interpretan que tiene que ser el devenir político.

La suma de PSOE y Ciudadanos hubiera articulado un gobierno fiable y duradero. Esto no será posible después del día 10. Personalmente, lo siento y, creo que el no haber alcanzado un acuerdo, nos ha vuelto a llevar a una situación muy complicada para afianzar un gobierno estable y creíble. Por esta razón me inclino por pensar que quien tenga la responsabilidad de proponer un Gobierno a partir del día 10 de noviembre, tiene que buscar la colaboración, y pido lo mismo al resto de las fuerzas políticas. Considero que es lo que estamos pidiendo todas las personas que formamos este país, sin excepción

Quien aspire a formar Gobierno tendrá que tener como bandera el intentar desarrollar un proyecto en donde la colaboración sea el punto de común unión, de comunión. Confío en cada uno de los líderes de los partidos políticos. Estoy convencido que todos tendrán alturas de miras, porque lo que verdaderamente les debe de preocupar es el intentar potenciar un país más solidario, en donde todas las personas que lo configuramos buscamos un espacio de convivencia, entendida ésta según nos propone nuestra Carta Magna.

Políticos españoles
Políticos españoles

Los políticos, y máxime quienes han arriesgado su vida personal y profesional al intentar dirigir fuerzas políticas, poniéndose ante la opinión pública para estar sujetos a un análisis detallado de cada uno de sus movimientos, deberían de merecer nuestro respeto. Ellos, hay que entender, que se exponen para poder construir una sociedad mejor. Yo quiero pensar que a cada uno de nuestros líderes políticos lo que les mueve es el servicio. Estoy confiado en que es de esta manera.

Servir no es fácil porque supone tomar decisiones, y esto siempre conlleva que no todo el mundo está de acuerdo. Estoy convencido que, en esta ocasión, después del día 10 de noviembre, podrá existir un gobierno estable y que las fuerzas políticas que crean en la colaboración lograrán un acuerdo.

Las encuestas, al menos, las que han aparecido hasta el momento, están muy igualadas a los resultados de la anteriores elecciones. Mi pregunta a los responsables políticos es: Y...¡ahora! ¿qué? Me gustaría que tuvieran un gran espíritu constructivo, no más vetos, no más malas caras, no más insultos, no más desprecios; deben de pensar que estos comportamientos suponen el maltratar a los que configuramos España.

Vds., no tengo ninguna duda, son buenas personas. Busquen por favor los puntos de encuentro; pero no para destruir y batir a quienes puedan considerar enemigos. Los busquen para encontrar puntos, en los que reconozcan que los otros también tienen aspectos positivos, y hay que escucharlos. La política no puede construirse destruyendo. La política es el espacio en donde se fomenta el dialogo y la convivencia. Pero para que esto se pueda dar es preciso que cada líder político este convencido de esta doble perspectiva. Colaborar es dialogar y convivir. Negar esta doble dimensión supone negarnos a nosotros mismos como personas, esto implica fomentar un camino autodestructivo.

Elecciones del 10 de noviembre de 2019
Elecciones del 10 de noviembre de 2019

Vds., que son servidores públicos, tienen la suficiente categoría personal para saber ejercer la política de manera sensata y justa. Los ciudadanos precisamos políticos con alturas de miras, en donde su vocación sea trabajar para construir una sociedad más justa. Los problemas que pueden existir en nuestro país precisan de la colaboración de todos los agentes existentes, entre éstos, los políticos, los empresarios, los emprendedores, el tercer sector, los sindicatos, las familias, los adultos, los jóvenes, los niños y las niñas.

El dibujo que saldrá después del día 10, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, en cuanto, a la capacidad de organizar un gobierno estable, va a ser muy similar, salvo con una nueva correlación de las fuerzas del centro derecha. Todo indica que será el PSOE el partido más votado, con lo cual, con toda probabilidad será el Sr. Pedro Sánchez quien tenga que proponer un nuevo gobierno. Quizá una solución, fuera un Gobierno en minoría entre el PSOE y Ciudadanos con la abstención del Partido Popular. ¿Por qué? pues sencillamente porque la aritmética parlamentaria es la que es, y sería la opción más ecuánime respecto a la correlación de fuerzas políticas.

Si nos atenemos a las encuestas, el PSOE y Ciudadanos podrían sumar 140/145 escaños, y con la abstención del PP entre 230 y 240 escaños. Si hay voluntad de colaborar, esto será posible.

Otra alternativa sería, si las fuerzas de izquierdas constitucionalistas sumaran entre 160 y 165 escaños y con la abstención de Ciudadanos, que pudieran configurar un gobierno. Pero, claro, debe darse, como común denominador, el respeto a la Constitución. Aquí, el PSOE, Unidas Podemos y Más País tienen un gran reto. Es el reto de servicio a los españoles y españolas. Pero será Ciudadanos el que más tenga que conjugar el verbo colaborar y su significado.

La tercera alternativa podría ser, si las tres o cuatro fuerzas constitucionalistas del centro derecha pudieran sumar entre 160 y 170 escaños. Esta opción también podría ser viable y tan legítima como las dos anteriores. El PP, VOX y Ciudadanos podrían dar un ejemplo de convivencia y de saber ajustar determinados parámetros políticos. Pablo Casado tendría que fomentar una colaboración positiva y constructiva.

Por mi parte, insisto, teniendo presente las encuestas que se están publicando, la primera opción sería muy factible ¿Aceptarán Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Casado servir a España, alejándose de postulados ideológicos que no nos conducen a la convivencia y al progreso que nuestro país precisa? La segunda pregunta que hay que hacerse es ¡Ahora! ¿qué? La respuesta no puede ser otra que buscar la colaboración.

Congreso de los diputados
Congreso de los diputados

Volver arriba