Hacer el Bien ¿Qué puede tener sentido?

David López Royo
David López Royo

A lo largo del camino de la vida, las personas solemos plantearnos la siguiente pregunta ¿qué puede tener sentido?

La respuesta que demos, con toda seguridad, no será exclusiva dado que el día a día nos planteará nuevos retos

Buscar hacer el bien no es tarea fácil y, la mayoría de las veces, se trata de una asignatura que tiene muchos impedimentos. Los escollos hacen sufrir, pero hay que tener en cuenta que no son el fin del mundo

Hacer el bien es superar dificultades. Hacerlo es la la respuesta a la pregunta sobre qué puede tener sentido en la vida

A lo largo del camino de la vida, las personas solemos plantearnos la siguiente pregunta ¿qué puede tener sentido?

Larespuesta que demos, con toda seguridad, no será exclusiva dado que el día a día nos planteará nuevos retos.

Conforme va pasando el tiempo y se va alcanzando la madurez que da el privilegio de cumplir años te vas percatando que la respuesta a la pregunta se va acotando y lo que antes era muy importante va cediendo en favor de la búsqueda de la paz y la tranquilidad.

Sentir paz y dejarte atraer por la serenidad de tener tranquilidad es la graduación que uno obtiene en el master de la vida. Por mucho que los acontecimientos puedan desbordarte, la experiencia te ayuda a asimilar que lo más importante es disfrutar con gozo de los pequeños detalles que se presenten en tu existencia.

No existe mayor don que el que uno recibe en la graduación de la propia vida. Graduarte en la vida es haber realizado un camino que va mejorando con la historia que cada persona es capaz de realizar.

La historia se construye a través de acontecimientos que, por regla general, nunca son controlados por quienes tienen que vivirlos. Son el fruto de intereses particulares que buscan siempre la destrucción de las personas. Es suficiente con echar un vistazo al noticiero de la historia para percatarse que ésta se construye con espíritu destructivo y no con una vocación de ser instructivos. La corrosión suele ser el común denominador de quienes piensan en hacer daño.

Buscarhacer el bien no es tarea fácil y, la mayoría de las veces, se trata de una asignatura que tiene muchos impedimentos. Los escollos hacen sufrir, pero hay que tener en cuenta que no son el fin del mundo.

La única manera de contraponerse al vandalismo de una anticultura que busca someter a la paz y a la concordia es intentar perpetuarse en el objetivo de hacer el bien.

Esto requiere paciencia y constancia y, sobre todo, no dejar de preguntarse diariamente ¿qué puede tener sentido?

La respuesta siempre será que hay que trabajar para que el bien no quede limitado y controlado por quienes buscan generar dolor y sufrimiento.

La búsqueda del bien enaltece los espíritus y te posiciona siempre en un recorrido del camino que es capaz de construir proyectos nuevos. Esto, además, se ve reforzado porque el grado que se obtendrá estará limpio de personas que solamente se acercaron a tu vida por intereses propios y muy alejados de la amistad sincera y verdadera.

La purificación a la que las personas somos sometidas, cuando acontecen en tu historia momentos duros y complicados, termina siendo una parte muy importante del don de la amistad que la vida te proporciona. Descubres, no sin sufrimiento, que muchas personas te han abandonado. No existe causa ni razón porque nada malo has hecho; pero deciden abandonarte porque en tu vida aparecen acontecimientos provocados que pretenden cuestionar la honorabilidad que hayas podido construir a lo largo del camino.

Los silencios originados duelen pero también te hacen ser más fuerte. Te ayudan a hacer un análisis de autocrítica en donde pones en el camino los posibles errores cometidos y, frente a los mismos tienes que sincerarte y empezar a construir la respuesta a la pregunta ¿qué puede tener sentido?

La respuesta se va llenando de esperanza, de fortaleza y de energía porque el pasar de los años te ha ayudado a generar la fuerza suficiente para continuar haciendo el camino de la vida.

Hacer el bien es superar dificultades. La comodidad de quienes piensan que controlan el bien o el mal con discursos vacios y sin alma, y que siempre procuraran que el bien que tú puedas pretender hacer quede sometido a su manera de entender qué es el bien, nunca te dejarán avanzar en el camino de la vida, te querrán ver sometido y humillado.

Pues bien, el Bien, se hace procurando siempre hacer el Bien. Esta es la respuesta a la pregunta sobre qué puede tener sentido en la vida, porque el grado que alcanzarás al final de la misma es el haber trabajado por haber ayudado a construir un camino siempre nuevo lleno de bondad y de generosidad. Siempre hay que estar dispuestos a empezar proyectos nuevos.

Superación

Volver arriba