¿Es la voz de los obispos la de la Iglesia en este y otros temas? La Iglesia de base, contra Reig Plá: "Su actitud es anticristiana y antievangélica"

Reig Pla
Reig Pla Agencias

Evaristo Villar (Redes Cristianas), Jesús López (Foro Curas Madrid y +), Emi Robles (Proconcil) y Raúl Peña (CRISMHOM), opinan sobre las 'terapias restaurativas' promovidas por el obispo de Alcalá y defendidas por la CEE

"Lo de los cursos del obispado de Alcalá, con ese enfoque culpabilizador y de revertir lo que tratan como una perversión, quebrando la identidad (si se demuestra ese enfoque)  es erróneo e inadmisible, a nivel ético y – probablemente-  a nivel legal"

"La actitud, y la práctica, de Reig Plá, es sencillamente anticristiana y antievangélica, y se sitúa al mismo nivel de la xenofobia que defienden y practican los políticos que pretenden volvernos a las cavernas neandertales". Esta es la opinión de Evaristo Villar, portavoz de Redes Cristianas, ante las pseudoterapias restaurativas promovidas por el Obispado de Alcalá, y que el pasado viernes avalaron, con una inédita y dura nota, los obispos españoles.

¿Qué piensan los cristianos de las tesis de Reig Plá? Por fortuna, también en esta tema, la voz de los obispos y la de los seguidores de Jesús son diferentes, como sucede en el caso del aborto, la eutanasia o los criterios políticos a la hora de votar. ¿Qué sucede para que se den opiniones tan diversas dentro de la -supuestamente- misma Iglesia? Desde RD, hemos preguntado. Estas son algunas de las respuestas.

Evaristo Villar (Redes Cristianas)

Entiendo que se trata de un tema, como es la dimensión sexual del ser humano, que pertenece más al ámbito científico que al religioso. Y, desde hace ya bastantes décadas, los científicos se han inclinado mayoritariamente por una antropología sexual no exclusivamente dual.

Abascal, Reig y Arsuaga, juntos en la entrega de los premios HazteOir
Abascal, Reig y Arsuaga, juntos en la entrega de los premios HazteOir

Tratándose de un colectivo social, siempre humillado y generalmente maltratado, religiosamente, y más cristianamente, este colectivo está entre los pobres del Evangelio, los excluidos, marginados  o "descartados", como dice  Francisco, pero que son los preferidos de Jesús de Nazaret. Estos son, en estos momentos,  por su marginación, uno de los lugares teológicos de la experiencia cristiana.

La actitud y práctica de Reig Plá, si es cierto lo que se dice, es sencillamente anticristiana y antievangélica. Se sitúa al mismo nivel de la xenofobia que defienden y practican los políticos que pretenden volvernos a las cavernas neandertales. 

Este colectivo está entre los pobres del Evangelio, los excluidos, marginados  o "descartados", como dice  Francisco, pero que son los preferidos de Jesús de Nazaret

Emi Robles (Proconcil)

La homosexualidad en sí misma no es ninguna enfermedad ni una amenaza social (como puede ser la pederastia). Hay que reconocerla, aceptarla y ayudar a la integración de las personas tal como son, ayudando – como en cualquier orientación sexual-  a que sus relaciones sean respetuosas consigo mismo y con los demás, preservando su dignidad.  Una persona homosexual puede tener un buen equilibrio psíquico, sobre todo cuando se reconoce y acepta como es, haciéndose resiliente incluso en medios hostiles. 

Una cosa distinta es diagnosticar posibles reacciones a traumas en la infancia o adolescencia que derivan en una deficiente o engañosa identificación sexual, asociada a veces a otros rasgos neuróticos o trastornos de personalidad, que necesitan terapia (en la línea de lo que decía el Papa en la entrevista con Évole). Lo de los cursos del obispado de Alcalá, con ese enfoque culpabilizador y de revertir lo que tratan como una perversión, quebrando la identidad (si se demuestra ese enfoque)  es erróneo e inadmisible, a nivel ético y – probablemente-  a nivel legal.

La homosexualidad en sí misma no es ninguna enfermedad ni una amenaza social (como puede ser la pederastia)


Jesús López (Foro Curas Madrid y +)

La obsesión que Reig Plá tiene con los homosexuales y su empeño en conseguir que dejen de serlo son susceptibles de recibir comentarios muy diversos. Es un modo de proceder que en modo alguno le avergüenza, al contrario, salvo que sea un cínico, habla y actúa de esa manera porque cree que es lo que Dios le pide que haga y lo que cabe esperar de alguien que se llama cristiano y que es “pastor de la Iglesia católica”.

Monseñor Reig
Monseñor Reig

A mi modo de entender, sin embargo, no habiendo certeza de que Dios exista, porque no puede haberla, menos la hay para afirmar sin ningún género de duda que considera que la homosexualidad es una enfermedad y que asumirla y vivirla como algo natural es una abominación moral.  Y, respecto a Jesús de Nazaret, hay indicios que inducen a pensar que ante personas con ese tipo de inclinación sexual  lo que le preocuparía principalmente es cómo lograr que sean felices y que su vida se caracterice por amar a Dios, al que no vemos, y al prójimo, al que tenemos a nuestro lado.

Reig habla y actúa de esa manera porque cree que es lo que Dios le pide que haga y lo que cabe esperar de alguien que se llama cristiano y que es “pastor de la Iglesia católica”


Raúl Peña (portavoz Crismhom)

Desde CRISMHOM, Comunidad de Cristianas y Cristianos de Madrid Homosexuales, comunidad cristiana ecuménica de diversidad sexual LGTBI+H, queremos hacernos eco de la noticia aparecida estos días en los medios sobre la práctica de terapias para cambiar la orientación sexual de las personas homosexuales, promovidas por el obispado de Alcalá de Henares. 

Lo primero que hay que decir, es que la existencia de esas prácticas era conocida desde hace años, pero solo ahora, gracias a la iniciativa periodística de eldiario.es se ha podido tener constancia documental de las mismas.  

Es de sobra conocido, que la comunidad científica internacional condena la realización de dichas terapias, que deberían considerarse auténticas pseudoterapias, dado que la condición afectiva sexual homosexual no es ninguna patología, sino una variante normal de la diversidad sexual humana y solo el prejuicio y la ideología pueden llevar a considerar deseable cambiar dicha condición. Por otra parte, está demostrado fehacientemente que estas prácticas no llegan, en el mejor de los casos a cambiar la condición y en el peor, pueden producir graves trastornos psíquicos y conducir incluso al suicidio.  

La Iglesia y la homosexualidad
La Iglesia y la homosexualidad Agencias

Por todo ello, como personas cristianas LGTBI+H, que nos sabemos hijos queridos de Dios, que nos hizo y nos ama tales y como somos, condenamos enérgicamente la puesta en práctica de dichas terapias, nos congratulamos de que hayan salido a la luz como prácticas ilegales y peligrosas que son, e instamos a los poderes públicos a investigar con seriedad y diligencia los hechos y a aplicar las sanciones pertinentes.

Condenamos enérgicamente la puesta en práctica de dichas terapias, nos congratulamos de que hayan salido a la luz como prácticas ilegales y peligrosas que son, e instamos a los poderes públicos a investigar con seriedad y diligencia los hechos y a aplicar las sanciones pertinentes

Volver arriba