Misa en Madrid, la víspera de Adviento, por los médicos fallecidos durante la pandemia Cardenal Osoro: "Con su entrega y la búsqueda del bien de nuestros hermanos, los médicos son un ejemplo para todos"

Son las palabras del arzobispo de Madrid, en la celebración organizada por el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM), que ha animado a mirar el futuro con esperanza

"En estos momentos de dolor por la muerte de tantas personas, os invito a vivir con la certeza que nos da el Señor: 'Él viene y nos alienta a divisar lo que hay más allá del horizonte'"

El purpurado ha explicado que el Evangelio proclamado, con la alusión a estar despiertos y vigilantes, "nos invita a despertar de muchas cosas que nos rodean y nos impiden escuchar la voz de nuestra conciencia"

(Archimadrid).- En la víspera del primer domingo de Adviento, ayer sábado, 28 de noviembre, la catedral de Santa María la Real de la Almudena ha acogido una Misa para «tener un recuerdo especial y agradecido por los médicos fallecidos durante esta pandemia que nos está asolando». «Médicos, familiares, amigos vuestros, compañeros de trabajo, que han estado en primera línea de batalla contra el coronavirus y que, con su entrega y la búsqueda del bien de nuestros hermanos, han sido y son un ejemplo para todos», ha detallado el cardenal Carlos Osoro.

En la celebración organizada por el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM), el arzobispo de Madrid ha incidido en que «la tragedia nos ha despertado la conciencia de ser una comunidad mundial que navegamos en una misma barca, donde el mal de unos perjudica a todos», al tiempo que «ha desenmascarado nuestra vulnerabilidad y ha puesto al descubierto nuestras superficialidades». 

En este sentido, el purpurado ha explicado que el Evangelio proclamado, con la alusión a estar despiertos y vigilantes, «nos invita a despertar de muchas cosas que nos rodean y nos impiden escuchar la voz de nuestra conciencia» y así «prepararnos para la venida del Señor». «En estos momentos de dolor por la muerte de tantas personas, ahora que estamos pendientes de la evolución sanitaria de la pandemia, de las posibles vacunas y de los efectos económicos y sociales, os invito a vivir con la certeza que nos da el Señor: Él viene, quiere provocar en nosotros un deseo de entrega y confianza en Él. Nos alienta a no conformarnos con mirar lo inmediato, lo próximo, sino a divisar lo que hay más allá del horizonte», ha aseverado.

Según ha subrayado el cardenal Osoro, «en cierto modo la profesión médica es así», puesto que «en la entrega diaria a quienes sufren, muchas veces expuesto a la propia enfermedad y a la muerte, todo el personal sanitario sabe precisamente que en esta entrega absoluta por los demás se muestra su compromiso con los demás y su confianza en que ni la muerte ni el dolor tienen la última palabra».

En la Misa han estado presentes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; el consejero de Sanidad regional, Enrique Ruiz Escudero; representantes de distintos partidos; el presidente del ICOMEM; Manuel Martínez-Sellés, y su junta; médicos, y familiares de los fallecidos. Han concelebrado, entre otros, los obispos de Getafe y Alcalá de Henares, monseñor Ginés García Beltrán y monseñor Juan Antonio Reig Plan, respectivamente.

Volver arriba