Amadeo Rodríguez: "Lo que importa es el servicio y no la persona" Chico, a los jienenses: "Tened paciencia conmigo, ayudadme para que responda a la voluntad de Dios"

Chico, a los jienenses: "Tened paciencia conmigo, ayudadme para que responda a la voluntad de Dios"
Chico, a los jienenses: "Tened paciencia conmigo, ayudadme para que responda a la voluntad de Dios"

"Voy a vosotros con la intención de compartir vuestra vida, caminando juntos como discípulos y seguidores de Jesús"

El obispo emérito: "Acojan con afecto y, sobre todo, con sentido eclesial al Pastor que a partir de ahora va a presidir y animar el camino de fe de este pueblo cristiano que tiene en la Diócesis de Jaén la misión de compartir el amor a Jesucristo y de llevarlo a quienes, quizás sin saberlo, tanto le necesitan"

El obispo electo de Jaén, Sebastián Chico, ya se ha presentado a sus nuevos diocesanos. Y lo ha hecho en una carta, en la que saluda a "esta hermosa tierra andaluza, desde donde emana el agua, nuestro río Segura, que riega gran parte de la tierra donde fui llamado a la vida, a ser cristiano, a ser sacerdote y a vivir mis primeros años de apóstol en el Ministerio Episcopal".

Tras agradecer al Papa su nombramiento, y a don Amadeo su acogida, el nuevo prelado subrayó que "voy a vosotros con la intención de compartir vuestra vida, caminando juntos como discípulos y seguidores de Jesús".

"Quiero ser un pastor según el corazón de Cristo, un hombre de esperanza", afirma Chico, quien se muestra "consciente de mis limitaciones y debilidades" y pide a sus nuevos diocesanos: "Tened paciencia conmigo y ayudadme para que responda adecuadamente a la voluntad de Dios".

Sinodalidad y camino colectivo

"El Espíritu nos invita a que toda la Iglesia local camine en sinodalidad, viviendo la comunión, la participación y la misión", recalca en su presentación, asumiendo el deseo del Papa de "hacer que germinen sueños, suscitar profecías y visiones, hacer florecer esperanzas, estimular la confianza, vendar heridas, entretejer relaciones, resucitar una aurora de esperanza, aprender unos de otros, y crear un imaginario positivo que ilumine las mentes, enardezca los corazones, dé fuerzas a las manos".

Por su parte, el obispo saliente, Amadeo Rodríguez Magro, subrayó en su carta una petición: "Acojan con afecto y, sobre todo, con sentido eclesial al Pastor que a partir de ahora va a presidir y animar el camino de fe de este pueblo cristiano que tiene en la Diócesis de Jaén la misión de compartir el amor a Jesucristo y de llevarlo a quienes, quizás sin saberlo, tanto le necesitan".

"Yo soy testigo de la calidez del pueblo jiennense, en la acogida que ahora pido para el que será mi sucesor Mons. Sebastián Chico Martínez. Lo que yo he experimentado y siento día a día, es lo que os pido para el Obispo que, el Santo Padre, acaba de regalarnos", reclama el obispo para su sucesor, "un obispo joven, tiene 53 años, y, por tanto, no tiene una fecha cercana de jubilación, cosa que no me sucedió a mí, que vine con 70 años".

Amadeo Rodríguez
Amadeo Rodríguez

Los laicos, "mayoría del Pueblo de Dios"

"Este pueblo cristiano, del Santo Reino de Jaén, es cálido en afecto y acoge con ilusión y esperanza a su Pastor", afirma el prelado, dirigiéndose a quien habrá de sucederle, y recordando que "el obispo no puede vivir su misión de pastor de la Iglesia sin que los laicos, mayoría del Pueblo de Dios, cristianos en la calle, que representan, cada cual en su ambiente, a la Iglesia en salida, le acompañen activamente en su ministerio. Tampoco lo podría hacer sin la variedad, riqueza y belleza de los carismas que muestran en su vida y en sus acciones los consagrados y consagradas, que tienen presencia entre nosotros".

"En este momento, en el que la Iglesia está en camino, el nuevo pastor se va a incorporar como nuestro guía en una Iglesia en “sinodalidad”. Este hecho, el de un cambio de pastor, nos hará ver mejor lo que es la Iglesia, como misterio de comunión, para la evangelización: un sucesor de los apóstoles sucede a otro y la Iglesia de Jaén sigue adelante en su camino, porque lo que importa es el servicio y no la persona", finaliza el prelado.

Primero, Religión Digital
Volver arriba