El sacerdote reconoció su adicción a los estupefacientes Detenido 'in fraganti' el cura de la prisión de Albacete por tráfico de drogas

Prisión de Albacete
Prisión de Albacete

El sacerdote confirmó que es adicto a los estupefacientes y el juez decreto su ingreso en un centro de desintoxicación

El clérigo prestaba servicio anteriormente en el Hospital General de Albacete. Los agentes le acusaron de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas y tras prestar declaración ante el juez, fue puesto en libertad con cargos

 Tanto la diócesis como la Congregación de la Misión (Padres Paúles) —institución a la que pertenece el sacerdote— “se sienten cercanos al dolor que este hecho provoca en tantas personas”

El cura de la cárcel de Albacete fue detenido recientemente por tráfico de drogas, según medios locales. El centro penitenciario conocido como la "Torrecica" era un lugar de peregrinaje para el párroco, ya que lo visitaba varias veces al mes desde hace un año para excomulgar a los reclusos.

Según informa La Tribuna de Albacete, el clérigo prestaba servicio anteriormente en el Hospital General de Albacete. Los agentes le acusaron de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas y tras prestar declaración ante el juez, fue puesto en libertad con cargos.

El cura reconoció su adicción a las drogas

El propio sacerdote confirmó a la autoridad judicial que era adicto a los estupefacientes, por lo que la respuesta del juez fue dictar que deberá acudir a un centro de desintoxicación.

La diócesis de Albacete, por su parte, ha remitido un comunicado en el que lamenta “la detención, y posterior puesta en libertad condicional en condición de investigado, del capellán del Centro Penitenciario de Albacete»”. Tanto la diócesis como la Congregación de la Misión (Padres Paúles) —institución a la que pertenece el sacerdote— “se sienten cercanos al dolor que este hecho provoca en tantas personas”.

Presunción de inocencia

En la nota de prensa, ambas entidades religiosas indican que el sacerdote, que fue detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico de drogas y que el Obispado y la Congregación recuerdan que "goza de la presunción de inocencia", se ha manifestado dispuesto a colaborar con la autoridad judicial para el esclarecimiento de los hechos "y ha reconocido su adicción por lo que va a ingresar en un centro especializado en espera de ulteriores decisiones judiciales", concluye.

Y es que, tras declarar ante la Justicia, el sacerdote tendrá la obligación de comparecer ante el juzgado todas las semanas, así como cuantas veces sea llamado.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba