La diócesis de Girona publica las últimas voluntades del prelado, fallecido el jueves El testamento espiritual de Francesc Pardo: "Pido perdón por mis debilidades, infidelidades y pecados"

Funeral de Francesc Pardo
Funeral de Francesc Pardo

Un texto que comenzó a escribir en diciembre de 2012, "antes de una operación a causa de un cáncer de esófago" y que rehizo el 24 de agosto pasado, al cumplir los 75 años y presentar su renuncia al Papa

"Doy gracias por el gran don, totalmente inmerecido, de haberme escogido para el episcopado y encargarme de ser pastor, a imagen de Cristo, el Buen Pastor, de la Iglesia de Girona, a la que quiero con todas mis fuerzas y a la que he procurado servir durante estos años y espero continuar sirviendo hasta mi último aliento"

"Confío sobre todo en su misericordia y su perdón por mis debilidades, infidelidades y pecados". La diócesis de Girona ha hecho público el 'testamento espiritual' de Francesc Pardo, fallecido el pasado jueves, a los 75 años de edad. Un texto que comenzó a escribir en diciembre de 2012, "antes de una operación a causa de un cáncer de esófago" y que rehizo el 24 de agosto pasado, al cumplir los 75 años y presentar su renuncia al Papa.

A lo largo de seis páginas, el prelado reclama "coraje" para "aceptar con paz y serenidad la jubilación" y "fuerza" para seguir sirviendo a la Iglesia de Girona según decidiera su sucesor. "Me he esforzado por amar a Dios, por confiar en Jesús, pero el polvo del camino me ha ensuciado", admite.

"Doy gracias a Dios por haberme escogido para hacer presente a Cristo entre las personas", añade Pardo en su texto, en el que repasa algunos de sus destinos pastorales, especialmente en el tiempo de la división de la diócesis de Barcelona en tres. 

"Doy gracias por el gran don, totalmente inmerecido, de haberme escogido para el episcopado y encargarme de ser pastor, a imagen de Cristo, el Buen Pastor, de la Iglesia de Girona, a la que quiero con todas mis fuerzas y a la que he procurado servir durante estos años y espero continuar sirviendo hasta mi último aliento". A fe que lo hizo.

"Tengo que reconocer mis limitaciones y desaciertos" apunta, aunque subraya que "he vivido plenamente realizado", y acompañado por sus familiares y amigos. "He recibido mucho de todos vosotros, pues cada cual con vuestra aportación me habéis ayudado a configurar la personalidad, la vocación y a ejercer la misión".

Perdón por las ofensas

"También es el momento de pedir perdón a todas las personas que haya podido ofender consciente e inconscientemente con mis acciones o palabras (...). Soy consciente que con la manera de ser y actuar quizás no he mostrado con transparencia el rostro de Cristo, no he ayudado a crecer y mantener la fe, y no he dado un buen ejemplo de vida cristiana y sacerdotal", escribe Pardo.

"Constato mis debilidades y así como me encomiendo a la misericordia de Dios, también me encomiendo a la misericordia de todos aquellos que haya podido ofender y dejado de ayudar", finaliza.

Testamento espiritual del obispo de Girona by Jesús on Scribd

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba