El arzobispo de Oviedo sobre los encierros de trabajadores en iglesias: "Las puertas de la Iglesia no se cierran" Jesús Sanz: "No seré yo quien reclame la actuación policial"

Protestas de trabajadores en Asturias
Protestas de trabajadores en Asturias

El arzobispo de Oviedo ha señalado así que la Iglesia de Asturias se hace "solidaria de la justa reclamación de estos trabajadores que sufren en la carne propia de sus familias la deriva de una política mal orientada en sus soluciones

El arzobispo ha expresado igualmente su deseo de que las autoridades políticas y sanitarias "acierten" con las medidas adecuadas "para bien de toda la sociedad"

A los trabajadores encerrados les ha pedido que observen las medidas de seguridad en el interior del templo

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha asegurado este lunes que no va a reclamar la "actuación policial" para desalojar a los trabajadores que se han encerrado en las iglesias de La Felguera y San Antonio de Padua de Avilés para reivindicar ayudas por el cierre de negocios a causa de la pandemia.

"No lo haré, como nunca lo hemos hecho en nuestra Iglesia diocesana en otras ocasiones", ha asegurado el arzobispo en una nota de prensa en la que ha señalado que las puertas de la Iglesia "no se cierran nunca a quienes sufren por cualquier motivo". "No queremos cerrarlas precisamente cuando más se necesita la ayuda de la fe, el compromiso de la caridad y la fortaleza de la esperanza", ha agregado.

Sanz Montes ha señalado así que la Iglesia de Asturias se hace "solidaria de la justa reclamación de estos trabajadores que sufren en la carne propia de sus familias, sus puestos laborales y pequeños comercios, la deriva de una política a veces improvisada en sus medidas, mal orientada en sus soluciones dadas y de imprevisibles consecuencias para tantas personas".

En este sentido, ha dicho que "no sería justo" proyectar sobre unos establecimientos y unos trabajadores "que pueden y quieren observar las debidas medidas de seguridad sanitaria" lo que "quizás es imputable en buena medida a la irresponsabilidad más insolidaria de quienes por frivolidad están provocando el desastre que todos lamentamos".

El arzobispo ha expresado igualmente su deseo de que las autoridades políticas y sanitarias "acierten" con las medidas adecuadas "para bien de toda la sociedad". "También a ellas les expresamos el respeto para que entre todos logremos encontrar el camino justo en el que no añadamos dolor y sufrimiento a lo que nos puede estar desbordando con esta pandemia", ha dicho.

Respecto a los trabajadores encerrados, Sanz Montes les ha pedido que observen las medidas de seguridad en el interior del templo, tales como el uso de mascarillas y de gel hidroalcohólico, a fin de no poner en riesgo la salud de os fieles que acuden a la iglesia "por motivos estrictamente religiosos y humanitarios".

Volver arriba