Llamamiento del arzobispo de Barcelona con motivo de la Jornada del Migrante Cardenal Omella: "Acojamos a los migrantes y refugiados como a nosotros nos gustaría ser acogidos"

Monseñor Omella
Monseñor Omella

"Deberíamos reconocer y valorar -agrega- todo lo que ellos pueden aportar. La presencia de migrantes y de refugiados en nuestras comunidades es una oportunidad de crecimiento humano, cultural y espiritual para todos"

"Es una oportunidad para conocer mejor el mundo y la belleza de la diversidad"

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) hace este domingo un llamamiento para acoger a personas migradas y refugiadas "para construir un futuro juntos"

"Compartamos con ellos nuestros proyectos, sueños y compromisos. Nadie debe ser excluido en el trabajo por el Reino"

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Juan José Omella, hace este domingo un llamamiento para acoger a personas migradas y refugiadas "para construir un futuro juntos".

Bajo el título de "construyamos el futuro con los migrantes y los refugiados", Omella dedica su carta dominical a reflexionar sobre "cómo acogemos a las personas que se ven forzadas a buscar un futuro lejos de su tierra y de su gente".

Tras recordar que el próximo domingo, 25 de septiembre, la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, Omella denuncia que "se vulneran los derechos humanos en muchos lugares".

"Las consecuencias de muchos meses de pandemia y de la guerra en Ucrania, sin olvidar los conflictos en otros lugares del mundo, lo han agravado todo. Ante esta realidad, estamos llamados a construir un futuro más acorde con el plan de Dios, en un mundo donde todos podamos vivir dignamente y en paz. Esto solo será posible desde la conversión personal y la transformación de la realidad", pide el cardenal.

Omella insiste en la "necesidad de que los migrantes y los refugiados que ya viven entre nosotros sean también protagonistasen la construcción del futuro que queremos".

"Deberíamos reconocer y valorar -agrega- todo lo que ellos pueden aportar. La presencia de migrantes y de refugiados en nuestras comunidades es una oportunidad de crecimiento humano, cultural y espiritual para todos. Es una oportunidad para conocer mejor el mundo y la belleza de la diversidad".

Protagonistas

El arzobispo de Barcelona recuerda que la Iglesia "lleva años viviendo la creciente diversidad de sus miembros como una riqueza irrenunciable" y que "se han constituido parroquias y comunidades llamadas 'personales', que ayudan a los miembros procedentes de culturas diversas a vivir la fe sin perder sus costumbres y tradiciones".

Omella parafrasea al papa Francisco al repetir que "la llegada de migrantes y refugiados católicos ofrece energía nueva en la vida eclesial de las comunidades que los acogen. Ellos son a menudo portadores de dinámicas revitalizantes y animadores de celebraciones vibrantes".

"Acojamos a los migrantes y refugiados como a nosotros nos gustaría ser acogidos. Compartamos con ellos nuestros proyectos, sueños y compromisos. Nadie debe ser excluido en el trabajo por el Reino, que sitúa siempre en el centro a los habitantes de las periferias existenciales. Entre ellos hay muchos migrantes y refugiados, desplazados y víctimas del tráfico de personas", concluye el presidente de los obispos españoles. 

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba