Bilbao celebra de nuevo sin peregrinaciones, ni txosnas, ni aurresku, ni aglomeraciones Monseñor Segura preside por primera vez como obispo la festividad de la Asunción: "¡No perdáis la esperanza!"

Monseñor Segura celebra la Asunción de la Virgen
Monseñor Segura celebra la Asunción de la Virgen

Mons. Joseba Segura ha presidido hoy, por primera vez como obispo de Bilbao, la misa mayor de la festividad de la Asunción de la Virgen en la basílica de Begoña, a los pies de su patrona, la Amatxu

El prelado ha querido poner en valor la acogida de la Virgen siempre con "ojos amables y afectuosos". Precisamente, ha sido esa mirada "que transmite confianza y ternura"

Por ello, ha pedido a la Virgen que nos ayude a fortalecer el "deseo de cuidar nuestras comunidades" y abrirnos "sin temor" a las personas diferentes. Hablando no sólo de respeto al otro, sino también "de acogida, acompañamiento y cuidado"

El prelado ha finalizado su homilía pidiendo a la Virgen que nos enseñe a mirar bien, recitando una estrofa de la poesía del fraile franciscano itoriano Gandiaga: 'Begira ondo begira' "Mira bien mira/ al hilo del amor..."

(Diócesis de Bilbao).- Mons. Joseba Segura ha presidido hoy, por primera vez como obispo de Bilbao, la misa mayor de la festividad de la Asunción de la Virgen. Una celebración importante para el pueblo de Bizkaia y que ha compartido con la feligresía en la basílica de Begoña, a los pies de su patrona. En su homilía, centrada en la mirada de la Amatxu, ha pedido que nos ayude a “renovar la esperanza” preocupados por esta pandemia, que se ha convertido “en un problema mayor y más prolongado de lo que en su origen pudiéramos haber imaginado”. 

Sin peregrinaciones, ni txosnas, ni aurresku, ni aglomeraciones de personas. Con mascarillas, esperando en cola para ver a la Amatxu o entrar a las eucaristías, con geles hidroalcohólicos, celebrando on line.... la pandemia ha cambiado la manera de festejar la festividad del 15 de agosto en Begoña, pero lo que no ha variado es su esencia cristiana.

Hoy, en todas las parroquias de Bizkaia se celebra la festividad de Andra Mari, pero la que atrae al mayor número de fieles es la de Nuestra Señora de Begoña. La devoción a la Amatxu viene de lejos, ya que la talla original es el del 1.300, anterior al edificio. Los primeros datos documentados se remontan al s. XVI y muestran que hubo que ampliar el templo anterior, porque se había quedado pequeño para albergar a la cantidad de devotos que acudían.

Basílica de Begoña

La historia se repite, pero este año, de nuevo, con restricciones motivadas por la situación sanitaria. A lo largo de la jornada se celebrarán 12 misas en el santuario. La última eucaristía de la mañana tendrá lugar a las 13:00 h. Por la tarde, el primer oficio será a las 17:00 h. y el último del día, a las 21:00 h.

Ala misa mayor, de las 12:00 h. presidida por Mons. Segura, han acudido varios representantes del consistorio bilbaíno encabezados por el alcalde, Juan María Aburto. También ha participado en la misma la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui.

Homilía

El prelado ha comenzado su homilía recordando que “por segundo año consecutivo” no se ha podido “ofrecer a la amatxu nuestra peregrinación”. Con la esperanza de que el próximo año pueda realizarse, ha querido poner en valor la acogida de la Virgen siempre con “ojos amables y afectuosos”. Precisamente, ha sido esa mirada “que transmite confianza y ternura” sobre la que ha querido incidir en su mensaje el obispo de Bilbao. Este encuentro con la Madre de “mirada serena”, que tiene raíces profundas en el tiempo y la recibimos de nuestros antepasados, “acrecienta nuestro deseo de vivir más unidos unos con otros”.

Basílica Begoña

El prelado ha pedido a la Virgen que nos ayude a fortalecer el “deseo de cuidar nuestras comunidades” y abrirnos “sin temor” a las personas diferentes.

Ha hablado no sólo de respeto al otro, sino también “de acogida, acompañamiento y cuidado”. Ha pedido a la Virgen que su mirada nos defienda “para que nadie nos robe la esperanza” y seamos capaces de ser colaboradores suyos “en el cuidado de los más débiles”.

"Ayúdanos a construir en positivo"

Ha sido otra de las plegarias que ha realizado el obispo de Bilbao a la Amatxu. Construir en positivo, pero “junto con otros” y “sin dejar de ser lo que somos”. Ha finalizado esta idea abogando porque se busque la unidad para mejorar las familias, los barrios o “lo que ayude a mantener” la cohesión de una sociedad “cada vez más plural y compleja”.

Eucaristía

El prelado ha finalizado su homilía pidiendo a la Virgen que nos enseñe a mirar bien, recitando una estrofa de la poesía del fraile franciscano, natural de Mendata y considerado como uno de los poetas más brillantes de la literatura en euskera del s. XX, Bitoriano Gandiaga: `Begira ondo begira´ “Mira bien mira/ al hilo del amor...”.

Al finalizar la eucaristía, como es tradición desde el año 1997, el grupo de danzas Beti Jai -Alai ha bailado la ezpatadantza de Begoña.

Volver arriba