Piden soluciones justas para los trabajadores del campo de la región Los obispos apoyan las reivindicaciones de los agricultores extremeños

Los tres obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz junto a los Vicarios generales de las tres diócesis extremeñas
Los tres obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz junto a los Vicarios generales de las tres diócesis extremeñas

Los obispos han valorado positivamente que la sociedad tome conciencia de la situación del campo extremeño, aquejado de problemas de diversa índole que, con frecuencia, han sido ignorados o silenciados

Invitan a todas las partes a un diálogo franco y a que se atiendan especialmente a las situaciones de precariedad personal y familiar

En la mañana de hoy se han reunido en Cáceres, en sesión ordinaria, los obispos de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz: Mons. Celso Morga Iruzubieta, arzobispo metropolitano, Mons. Francisco Cerro Chaves, administrador apostólico de Coria-Cáceres y arzobispo electo de Toledo, y Mons. José Luis Retana Gozalo, obispo de Plasencia, acompañados de sus respectivos vicarios generales.

Entre otras cosas, los obispos han tratado de la situación de los agricultores y del campo de Extremadura, un asunto que ha cobrado especial actualidad en las últimas semanas. En ese sentido han valorado positivamente que la sociedad tome conciencia de la situación del campo extremeño, aquejado de problemas de diversa índole que, con frecuencia, han sido ignorados o silenciados.

Sin entrar en propuestas técnicas que no son de su competencia, los obispos invitan a todos los actores implicados (administraciones públicas, asociaciones agrarias, sindicatos y particulares) a que se comprometan en un diálogo franco y constructivo en el que se reconozcan los legítimos derechos y aspiraciones de todas las partes y se atiendan especialmente las situaciones de precariedad personal y familiar, así como a que trabajen conjuntamente ante las autoridades regionales, nacionales y europeas en la defensa de soluciones justas para los trabajadores del campo de nuestra región, de modo que obtengan un precio justo al fruto de su trabajo.

Invitan, además, a las comunidades cristianas a que acompañen estos procesos sociales con la oración confiada al Señor para que se abran a los agricultores extremeños nuevos horizontes de esperanza.

Por otra parte, con motivo de su ya próxima toma de posesión como arzobispo de Toledo y primado de España, los obispos han expresado su afecto y gratitud a Don Francisco Cerro, del que quieren reconocer públicamente su generoso esfuerzo por mantener lazos de comunión eclesial entre todas las diócesis extremeñas, haciendo votos, al mismo tiempo, para que en Toledo tenga un ministerio episcopal fecundo.

 En Cáceres, a 12 de de febrero de 2020

Protesta de agricultores extremeños

Volver arriba