El sacerdote era director espiritual del centro donde estudiaba la chica Un cura de Talavera, condenado a ocho años y medio de cárcel por abusar de una menor

Iglesia de Talavera
Iglesia de Talavera

La Fiscalía solicitó para el acusado un total de 17 años de prisión, el doble de lo que el tribunal ha estimado; la acusación particular pidió 22 años de cárcel y la defensa, la libre absolución de su cliente, que en su declaración negó todos los hechos que se le imputaban

Habrá de indemnizar con 50.000 euros a su víctima, que cuando ocurrieron los hechos hace once años tenía 14, en concepto de responsabilidad civil; prohibiéndole comunicarse o acercarse a ella a menos de 300 metros durante los próximos 18 años

Un sacerdote de Talavera de la Reina, cuya identidad responde a las iniciales J. L. G. M., ha sido condenado a ocho años y seis meses de prisión como presunto autor de un delito continuado de abusos sexuales con acceso carnal a una menor, según sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo, conocida este martes.

El tribunal que ha juzgado al sacerdote ha condenado a éste, además, a indemnizar con 50.000 euros a su víctima, que cuando ocurrieron los hechos hace once años tenía 14, en concepto de responsabilidad civil; prohibiéndole comunicarse o acercarse a ella a menos de 300 metros durante los próximos 18 años.

En la sentencia, contra la que cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, también se establece la inhabilitación especial de J. L. G. M. para ejercer cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular con menores de edad.

Juicio a puerta cerrada

La vista del juicio contra el sacerdote por los hechos sucedidos cuando ejercía como tal en la parroquia San Ildefonso, de la Ciudad de la Cerámica, y como director espiritual en el colegio al que acudía su víctima, se celebró en la Audiencia Provincial de Toledo los pasados días 29 y 30 de junio y 1 de julio a puerta cerrada.

En sus conclusiones, antes de quedar el juicio visto para sentencia, la Fiscalía solicitó para el acusado un total de 17 años de prisión, el doble de lo que el tribunal ha estimado; la acusación particular pidió 22 años de cárcel y la defensa, la libre absolución de su cliente, que en su declaración negó todos los hechos que se le imputaban.

Volver arriba