La capilla ardiente quedará instalada hoy domingo en la capilla del Santo Cristo de Lepanto de la Catedral de Barcelona Toni Vadell: el presbítero que vivió enamorado su vocación y lo contó

El obispo auxiliar de Barcelona, Toni-Vadell.
El obispo auxiliar de Barcelona, Toni-Vadell. Agustí Codinach - Catalunya Cristiana

"Uno no puede quedarse siempre en la rabia y en la rebeldía porque al final, uno se da cuenta de que lo más fundamental de la vida no está en nuestras manos y no lo controlamos", decía Toni Vadell en su última entrevista en Ràdio Estel

“Para mi, se trata de una experiencia muy interesante y profunda desde el punto de vista espiritual. La enfermedad forma parte de la vida y pienso que es una de esas cosas de las que tanto podemos aprender”, afirmó desde los micrófonos de la emisora del arzobispado de Barcelona

“Es verdad que estamos en un momento de un nuevo perfil, de una nueva primavera, de una Iglesia muy minoritaria. Pero tenemos que hacer el esfuerzo de situarnos como Iglesia sin ser proselitistas y sin pensar que tenemos el monopolio de todo”

“Pienso que hemos de ser muy humanos y muy conscientes de lo que nos pasa y, por tanto, no anestesiarnos. Uno no puede quedarse siempre en la rabia y en la rebeldía porque al final, uno se da cuenta de que lo más fundamental de la vida no está en nuestras manos y no lo controlamos. Si uno vive esta realidad desde la opción creyente, desde la fe y desde la confianza, esto es impresionante. La gran verdad es que no podemos controlarlo todo. Entonces, ¿en manos de quién te pones? ¿de quién te fías? Esta es la pregunta clave”.

Con esta entereza se expresaba el obispo auxiliar de Barcelona Toni Vadell el pasado 26 de noviembre en el programa Camins, de Ràdio Estel, donde fue entrevistado por los periodistas Rafa Sanahuja e Ignasi Miranda. Fue la última aparición pública del prelado mallorquín, que pocas semanas después ingresó en estado grave en el Hospital Clínic de Barcelona ante el agravamiento del cáncer de páncreas que le ha acabado provocando la muerte, el pasado sábado 12 de febrero, a los 49 años.

En una entrevista marcada por la calidez y la cercanía, Vadell, que en aquellos días estaba recibiendo quimioterapia para reducir el tumor, ofreció el valioso testimonio de cómo afrontaba la enfermedad. “Desde el punto de vista espiritual y emocional me encuentro bastante bien. Para mi, se trata de una experiencia muy interesante y profunda desde el punto de vista espiritual. La enfermedad forma parte de la vida y pienso que es una de esas cosas de las que tanto podemos aprender”, afirmó desde los micrófonos de la emisora del arzobispado de Barcelona.    

La conversación acaparó casi todo la edición del magacín vespertino, y sirvió para abordar, entre otros temas, la catequesis —el prelado era también presidente del Secretariado Interdiocesano de Catequesis—, la comunidad cristiana (“el cristiano no es el 'llanero solitario' que va solo por la vida, necesitamos la compañía, la fraternidad”) y el sínodo sobre la sinodalidad en el que está sumido la Iglesia universal desde el pasado mes de octubre.

Si algo caracterizaba al obispo Toni era la buena disposición a la hora de afrontar algunas de las cuestiones que generan mayor inquietud en la vida de la Iglesia. Así, preguntado por una posible debilitación de la fe en un mundo marcado por la secularización, Vadell tenía el parecer de que el momento actual es “apasionante”. “Es verdad —reflexionó— que estamos en un momento de un nuevo perfil, de una nueva primavera, de una Iglesia muy minoritaria. Pero dentro de esta Babilonia que es nuestra sociedad descristianizada, tenemos que hacer el esfuerzo de situarnos como Iglesia sin ser proselitistas y sin pensar que tenemos el monopolio de todo”. 

No menos esperanzador respondió a la pregunta de las crisis de las vocaciones: “Creo que la clave es la pastoral vocacional, que los cristianos vivimos en profundidad y con alegría la propia vocación. Por tanto, que los presbíteros, consagrados, monjas o laicos estén enamorados de su vocación y que lo cuenten”.

Imagen

Actos cultuales en memoria de Toni Vadell

Tal como ha informado el arzobispado de Barcelona, en torno a las 11:40 de este domingo tendrá lugar la llegada y acogida del féretro de Toni Vadell en la catedral basílica metropolitana de Barcelona por parte del cardenal arzobispo de Barcelona y de los dos obispos auxiliares.

La capilla ardiente será instalada en la capilla del Santo Cristo de Lepanto, en la catedral de Barcelona y podrá ser visitada de 12 a 14 y de 17 a 20 horas.

El lunes 14 de febrero a las 11 de la mañana tendrá lugar en la Catedral de Barcelona el funeral de corpore insepulto en el altar mayor de la catedral de Barcelona. Presidirá el arzobispo de Barcelona, el cardenal Joan Josep Omella. Y el martes 15, a las 17 horas, habrá otro funeral de corpore insepulto en la catedral de Mallorca. Presidirá el obispo de Mallorca, Mons. Sebastián Taltavull.

Posteriormente, el féretro será trasladado al santuario de Nuestra Señora de Gracia (Llucmajor, Mallorca) donde recibirá sepultura en un acto familiar y privado.

Primero, Religión Digital
Volver arriba