Durante la confirmación del hijo del líder del PSOE en la comunidad Una iglesia de Alhama de Murcia, 'desalojada' por superar el aforo

Una iglesia de Alhama de Murcia, 'desalojada' por superar el aforo
Una iglesia de Alhama de Murcia, 'desalojada' por superar el aforo

El PSOE aclara que no hubo desalojo del templo: "Simplemente, la Policía detectó que el aforo permitido se podría haber sobrepasado y solicitó al cura que pidiera a algunas personas salir de la iglesia, y la ceremonia continuó con total normalidad, respetando en todo momento la distancia de seguridad”

La Guardia Civil y la Policía Local de la localidad murciana de Alhama de Murcia desalojaron este sábado una iglesia en la que había unas 200 personas, informa el diario La Opinión de MurciaEntre los asistentes, se encontraba la alcaldesa de la localidad y el líder del PSOE en la Región de Murcia, Diego Conesa.

Según este rotativo, las autoridades recibieron el aviso de que en el interior de la iglesia, donde varios jóvenes estaban recibiendo el sacramento de la confirmación, se estaba produciendo una concentración de gente incompatible con las medidas contra la transmisión del coronavirus.

Los agentes llegaron al templo y comprobaron que no se estaban respetando las distancias de seguridad, por lo que procedieron a desalojar la iglesia.

Multa de entre 3.000 y 6.000 euros

Aunque no hubo detenidos, La Opinión afirma que el párroco podría ser sancionado con una multa de entre 3.000 y 60.000 euros.
Entre los asistentes a la ceremonia estaban Mariola Guevara, alcaldesa de Alhama, y Diego Conesa, líder del PSOE regional, cuyos hijos se confirmaban.

Fuentes del Ayuntamiento de Alhama, según La Opinión, explicaron: "Ella ha llegado allí como una madre más a la iglesia y al parecer los aforos estaban sobrepasados, la Policía se ha personado allí, ha hablado con el cura y le han explicado que tenía que desalojar hasta cumplir el aforo. La alcaldesa ha sido la primera que se ha levantado, ha salido y tras ella han salido los demás, la gente ha empezado a salir de forma ordenada y la iglesia se ha quedado con el aforo permitido".

Por su parte, Diego Conesa se explicó en Twitter y dijo que acompañó a su hijo Álvaro a recibir el sacramento de la confirmación, "como un padre más. Lo he hecho con la plena confianza en que la parroquia, como organizadora de la ceremonia y responsable de los aforos y medidas de seguridad, garantizaría su cumplimiento".

Según Conesa, no se ha producido un desalojo, sino que la Policía Local, tras detectar que podía haber un exceso de personas en la parroquia, ha solicitado al sacerdote que pidiera a algunas de ellas salir fuera. Una vez hecho, la ceremonia ha continuó con normalidad. "En todo momento se ha respetado la distancia de seguridad. Os aseguro que, si no hubiera sido así, tanto yo, como mi mujer e hijos, habríamos sido los primeros en abandonar el templo por iniciativa propia. Aún así, por mi responsabilidad pública, pido disculpas anticipadas".

Petición de dimisiones

Tanto el PP, por medio de su secretario general nacional, el murciano Teodoro García Egea, como Vox, han pedido explicaciones.

"Mientras te piden que te quedes en casa, Diego Conesa, secretario general del PSRM, participa en celebraciones con 200 personas y les tienen que desalojar", ha censurado el secretario general de los 'populares' y diputado por Murcia. 

Frente a las acusaciones, el secretario de Organización del PSRM-PSOE, Jordi Arce, ha aclarado este domingo que en la iglesia de Alhama en la que ayer se celebraron varias confirmaciones, en ningún momento se produjo un desalojo por parte de la Policía, tal y como ha afirmado Teodoro García Egea, secretario general del PP, a quien le ha recordado que mentir es pecado, “aunque él se suele saltar varios mandamientos”.

Jordi Arce ha dicho que, según el decreto de la Comunidad autónoma, este tipo de ceremonias están permitidas y se pueden desarrollar extremando todas las medidas de seguridad, con un aforo limitado al 50 por ciento.

En este sentido, ha explicado que la parroquia de Alhama, como organizadora de la ceremonia, es la responsable de garantizar las medidas de seguridad. “Simplemente, la Policía detectó que el aforo permitido se podría haber sobrepasado y solicitó al cura que pidiera a algunas personas salir de la iglesia, y la ceremonia continuó con total normalidad, respetando en todo momento la distancia de seguridad”.

Volver arriba