La catdral abrirá sus puertas este sábado y lo harán de forma gratuita La Iglesia toledana calcula que ha perdido dos millones de euros por la falta de turistas

El seán durante la rueda de prensa
El seán durante la rueda de prensa

Lo ha dicho Juan Miguel Ferrer, quien acompañado del ecónomo diocesano, Anastasio Gómez, y de varios párrocos de la Diócesis, ha explicado detalladamente cómo se llevará a cabo la reapertura del templo primado

El deán ha resaltado el "gran esfuerzo económico" que para el Arzobispado de Toledo supone recuperar la normalidad, teniendo en cuenta las adaptaciones en las instalaciones que ha sido necesario realizar 

La Iglesia toledana calcula que ha perdido dos millones de euros durante la pandemia del coronavirus y que se han perdido, como mínimo, 200.000 visitantes. Son datos que ha ofrecido este jueves en rueda de prensa el deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer, quien acompañado del ecónomo diocesano, Anastasio Gómez, y de varios párrocos de la Diócesis, que ha explicado detalladamente cómo se llevará a cabo la reapertura del templo primado, que abrirá sus puertas este sábado y lo harán de forma gratuita hasta el próximo martes para recuperar la normalidad y ayudar también a la sociedad toledana a remontar la situación vivida en estos meses de pandemia.

El deán ha resaltado el «gran esfuerzo económico» que para el Arzobispado de Toledo supone «recuperar la normalidad», teniendo en cuenta las adaptaciones en las instalaciones que ha sido necesario realizar para cumplir con las recomendaciones sanitarias y de distanciamiento social, así como la formación que se ha tenido que dar a los trabajadores «para actuar acorde a las nuevas circunstancias y que sea una reapertura segura».

Dicho esto, ha significado que la Iglesia afronta este esfuerzo «con alegría e ilusión», consciente de que , de esta forma, ayuda también «a toda la sociedad toledana», que se ha visto altamente impactada económicamente por la falta de turistas.

El deán ha reconocido que «el desastre vivido» desde el punto de vista económico para la Iglesia en estos meses de estado de alarma por el coronavirus «ha sido comparable a la época de guerras», lo que ha hecho que «nos apretemos todos los machos -ha dicho- porque el golpe ha sido muy duro y lo hemos ido capeando, como todos los demás, con los Ertes establecidos desde el Gobierno».

Catedral de Toledo

Volver arriba